HISTORIA

¿Perdón a México, por qué? Los historiadores y la conquista de América

Tras la petición del presidente de México, López Obrador, a España de que pida perdón por la conquista de América, tres historiadores de primera fila toman la palabra

Foto: Grabado propagandístico de la leyenda negra del belga Thierry de Bry que mostraría al conquistador Hernando de Soto torturando a los jefes nativos de Florida.
Grabado propagandístico de la leyenda negra del belga Thierry de Bry que mostraría al conquistador Hernando de Soto torturando a los jefes nativos de Florida.

Vuelve a estallar la polémica sobre España y su leyenda negra respecto a la conquista de América. El pasado 1 de marzo, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, envió una carta a Felipe VI y al papa Francisco pidiendo a España y al Vaticano "reconocer y pedir perdón" por los abusos cometidos por los conquistadores españoles en México hace más de 500 años, tras la llegada de Hernán Cortés a las costas mexicanas. Una misiva que se acaba de hacer pública y de la que López Obrador ha hablado en un vídeo subido a Twitter. "Envié ya una carta al rey de España y otra al Papa para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos", admite el dirigente mexicano."Es tiempo ya de decir que vamos a reconciliarnos, pero primero pidamos perdón".

Uno de los primeros en responder a las palabras de López Obrador ha sido el escritor Arturo Pérez-Reverte, quien desde su propia cuenta de Twitter ha escrito: "Que se disculpe él, que tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza". A lo que ha añadido: "Acaba uno harto de que la historia de España, con tantas luces y sombras como la de cualquier otro país, se haya convertido en el tiro al blanco de todos los demagogos, oportunistas y golfos de dentro y de fuera. Ya parece un concurso para ver quién escupe más fuerte y más lejos".

En los últimos años, el papel de las expediciones españolas en América ha sido cada vez más motivo de controversia: el alcalde de Los Ángeles retiró el pasado noviembre una estatua dedicada a Colón en la ciudad californiana y cambió la nomenclatura del 'Día del descubrimiento', conocido también como el 'Día de Colón', por el 'Día de los pueblos indígenas'. Por un lado, hay quienes defienden que la leyenda negra sobre la conquista española de Latinoamérica es producto de los ingleses y holandeses, apelando por un lado a la figura de Bartolomé de las Casas, defensor de que "los indígenas eran vasallos libres de la Corona que no podían ser esclavizados", y, por otro, a que las muertes indígenas en combate no superaron las 100.000, mientras que gran parte de la mortandad fue causada por la viruela y otras enfermedades llevadas por los españoles. Por otro lado, historiadores como Antonio Espino López, autor de 'La conquista de América: una revisión crítica', reivindican que, según las Crónicas de Indias del momento, se sometió a las poblaciones indígenas basándose en "el terror, la crueldad y la violencia extrema".

Cortina de humo

El historiador Alberto G. Ibáñez, autor de 'La leyenda negra. Historia del odio a España' (Almuzara, 2018), lo tiene claro: no. "Todo esto es una cortina de humo para eludir la responsabilidad, que sí la hay, de los abusos cometidos después de la independencia. Después de 1820 sí que hubo abusos hacia los indígenas. Y los hay hoy en Chiapas. Y esto es una cortina de humo que encabeza un criollo, no un Evo Morales", defiende. "Lo primero, hay que ver al señor López Obrador. Mirar su cara y preguntarse si pertenece a algún pueblo indígena atacado por los españoles o si él pertenece a una familia de origen español causante de aquellos atropellos de los que él mismo nos está acusando. Si hay algún responsable de supuestos excesos, serían los antecesores de los que se quedaron allí, es decir, los criollos, que son los que gobiernan actualmente en todos los países de Latinoamérica salvo en Bolivia. Paradójicamente, son los criollos los que acusan a España de algo que, de ser cierto, que no lo fue, sería responsabilidad de sus antepasados".

Alberto G. Ibáñez. (Almuzara)
Alberto G. Ibáñez. (Almuzara)

"Gustavo Bueno tiene un libro muy interesante a este respecto que distingue entre imperios generadores e imperios extractores. Casi todos los imperios europeos esquilmaron estos nuevos territorios para enriquecer la metrópoli, pero España es el ejemplo de lo contrario. España se empobreció. Antes de la independencia en 1812-1820, España era mucho más pobre que América. En Norteamérica, el Imperio Británico sí que fue genocida", prosigue. "Además, actualmente en México —hablo de Ciudad de México, que es prácticamente la mitad de la población del país—, el 60% son mestizos, el 30% indígenas y el 10% blancos. Es decir, que el señor López Obrador pertenecería a una minoría dominante. Si alguien tiene que hacer autocrítica son ellos".

Casi todos los imperios europeos esquilmaron esos territorios para enriquecer la metrópoli, pero España no, España se empobreció

Ibáñez recuerda que España fue el primer país en legalizar el matrimonio mestizo en época de Fernando el Católico, mientras que en Estados Unidos el matrimonio interracial no estuvo permitido hasta 1967. Ibáñez también recuerda el pasado de conquistas por parte de poblaciones extranjeras que se han sucedido en la Península a lo largo de la historia. "El primer país invadido y conquistado ha sido España: por los romanos, por los fenicios, los griegos, 700 años por los árabes… Y nosotros no nos pasamos la vida pidiendo que nadie se disculpe. También hubo muerte, porque los romanos tardaron 300 años en conquistarnos, no fue una ONG, fue duro: nos quitaron nuestro idioma, lo asumimos, nos fusionamos. Esta letanía de las clases dirigentes hispanoamericanas es para no asumir su propia responsabilidad hoy, porque los indígenas siguen estando discriminados".

Por su parte, el historiador Luis Enrique Otero, catedrático de Historia Contemporánea y exdecano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, está de acuerdo con una revisión más crítica del proceso de colonización de América, pero tampoco cree que las demandas de López Obrador sean del todo legítimas. "Yo creo que lo que hay que hacer es un análisis historiográfico de lo que fue el proceso de conquista de América. Por otra parte, las peticiones de López Obrador, que su abuelo era cántabro, pues… Es verdad que es el presidente de la república de los Estados Unidos de México y que, como tal, los representa. Pero la élite dominante tras la conquista de América se construyó sobre la base de los españoles que llegaron allí, de los españoles que estuvieron allí y la población criolla, y tras la independencia, de la población criolla que era dominante desde la época de la colonia", sostiene.

Luis Enrique Otero. (EFE)
Luis Enrique Otero. (EFE)

Sobre la leyenda negra, añade: "Se han hecho análisis ya críticos de lo que representó el proceso de conquista para las poblaciones indígenas y nativas. Yo creo que lo que sí está bien y sí se ha avanzado en los debates sociales y políticos sobre conquista o encuentro, que siempre tienen una deriva polémica porque todos estos procesos de conquista no solo someten a las poblaciones indígenas con sufrimiento y despojamiento de sus tierras y recursos, sino que de ese sometimiento también forma parte un proceso de aculturación. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurrió con la colonización francesa, inglesa o belga en África, desde la primera hora Bartolomé de las Casas y otros insignes representantes de la cultura española denunciaron el mal trato que se estaba dando a los nativos y los indígenas con la figura de la Encomienda, lo que fue una excepción en el contexto de la Europa del siglo XVI".

Desde la primera hora, De las Casas y otros insignes representantes de la cultura española denunciaron el mal trato a los nativos

Para Enrique Moradiellos, Premio Nacional de Historia 2017, la respuesta a la petición de López Obrador es un tajante no. “Si España tuviera que pedir perdón por lo que hicieron generaciones de españoles, algunos de los cuales eran portugueses o genoveses, como Colón, abriríamos la espita para decir a los cromañones que pidan perdón por los neandertales, a los musulmanes por haber invadido la Península y acabar con el Estado godo, a los godos por haber invadido la Hispania romana y haber acabado con la provincia de la Bética… Es una locura, es un bucle”, explica por teléfono. Para Moradiellos, esta situación puede llevar a un peligro de anacronismo.

Enrique Moradiellos.
Enrique Moradiellos.

Señala también que López Obrador es hijo de emigrantes españoles. “Habría que decirle que empezara él. Pidamos perdón e incluso restituyamos”, continúa Moradiellos. “Que López Obrador y toda su familia abandonen aquel territorio y vuelvan a su pequeña aldea de Cantabria”. El historiador insiste en que lo que pide el presidente de México es una locura que puede tener “éxito político”. “Es una barbaridad lo que está pasando ahora con el uso de la historia con fines políticos presentistas a cargo de personas que no piensan dos veces las cosas”.

Que López Obrador y toda su familia abandonen aquel territorio y vuelvan a su pequeña aldea de Cantabria

“El mundo está desquiciado porque ha perdido referentes racionales de tipo historiográfico o de sentido común”, afirma Moradiellos. En cuanto a la leyenda negra, el historiador lamenta que haya una revitalización “muy sistemática y muy generalizada”. “Probablemente está propiciada por la crisis que atraviesa España de definición y de secesionismo”, explica. “Lo que debe saber todo el mundo es que cuando estas leyendas acaban teniendo curso público, alimentan proyectos políticos. Son ideas que luego pueden convertirse en acciones”.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
103 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios