una leyenda muy oscura

¿El genocidio español? La capciosa Leyenda Negra creada por ingleses y holandeses

Nuestros vecinos europeos se encargaron de retratarnos de la peor de la maneras posibles a lo largo de la historia, como si fuésemos salvajes. Pero harían bien en mirarse al espejo

Foto: 'La leyenda negra'. Grabado del neerlandés Theodor de Bry (1528-1598).
'La leyenda negra'. Grabado del neerlandés Theodor de Bry (1528-1598).

“Aún en el trono más alto del mundo estaremos sentados sobre nuestro culo”.

-Montaigne

Ha calado la idea a través de la nefasta influencia capciosa y sesgada en términos generales de la Leyenda Negra, que implementada por los holandeses en primera instancia y posteriormente repercutida por los ingleses para descalificar los hechos acontecidos en todas aquellas latitudes en las que la monarquía española tenía presencia, fuera en su espíritu descalificador un flagelo político para nuestra nación.

En buena ley, no podemos eludir responsabilidades en el tratamiento de acontecimientos históricos (porque eso es hacer historia, no maquillar lo ocurrido), que sí tuvieron sustancia y contenido para avalar las tesis de nuestros adversarios de aquel tiempo, pero si la obligación de contestar la magnitud a la que pretenden elevar algunos desatinos acaecidos en aquel entonces. Nos ha faltado capacidad de contra juego o réplica y nuestros libros de historia y la diplomacia en sus competencias no han hecho bien las tareas.

El supuesto genocidio español

Como el polen en el viento, trashumantes, fuimos llevados por el impulso de una idea audaz hacia Catay y Cipango (India y Japón) tropezando accidentalmente con un enorme continente que no estaba en ninguna cartografía. Era necesario buscar una respuesta a esa enorme incógnita que se abría retadora a nuestras ilimitadas miradas soñadoras.

Entonces, ocurrió que algunos cientos de hombres osados, sin dejarse intimidar por el imponente reto, comenzaron a explorar aquellas interminables junglas y manglares acosados por ocultas cerbatanas impregnadas en curare y enfrentándose a silenciosas flechas salidas de la tupida e impenetrable foresta. Más tarde, en esa caprichosa accidentalidad propuesta por el aleatorio destino, acabarían enfrentándose a enormes ejércitos venciendo en circunstancias muy adversas rozando el heroísmo. ¿Se mató? Si, y probablemente a mansalva a adversarios curtidos en la guerra, el canibalismo y rituales monstruosos. Adversarios que se mataban entre ellos en cruentas guerras civiles y que cuando capturaban a sus impares en las llamadas guerras floridas, lo hacían para efectuar sacrificios rituales.

¿Se mató? Probablemente, pero fue un enfrentamiento con adversarios curtidos en la guerra, el canibalismo y los rituales monstruosos


Mientras las dos Actas de Supremacía, tanto la promulgada por Enrique VIII en 1534 como la amparada por Isabel I de Inglaterra en 1559, arrasaron las propiedades, fortunas, recursos y puestos de trabajo en la administración pública para los practicantes de la religión católica con represalias sin cuento y matanzas a destajo si no se practicaba la apostasía, el acta de Alta Traición vendría a radicalizar este contexto de represión brutal ejercido por sus graciosas majestades hacia los devotos de Roma. Entretanto, a España se le endosaban los muertos por la Inquisición en una cuantía extraordinariamente menor en mortandad y alevosía, pues al menos los tribunales del Santo Oficio –qué eufemismo–, se ajustaban a la ley y los afectados tenían al menos ciertas garantías, cosa que en los países protestantes no existía ni por asomo. Allá ibas al potro o a la pira a toda pastilla y sin más preámbulos.

Como bien dice Hugh Thomas, extraordinario radiógrafo del alma española en sus libros 'El mundo sin fin', 'El Siglo de Oro español' o en 'La Conquista de México,; ni sumando las muertes adversarias por caídos en combate en la accidental conquista de América, se llegó a contabilizar más de 100.000 finados nativos –en combate– en la contabilidad más rigurosa y adversa. Otra cosa bien distinta es la terrible mortandad causada por la viruela y en menor medida por la sífilis, algo que cualquier historiador con un mínimo de rigor no puede vincular a una intencionalidad previa.

Nadie es inocente

Sin embargo, las guerras coloniales inglesas con los Zulús, Boers, Indios (de la India) o autóctonos en Norteamérica y Canadá, en las guerras del opio contra los nacionalistas chinos Bóxer, contra los aborígenes australianos o allá dondequiera que llegara su largo brazo genocida, practicaron formas de exterminio que dejan a Hitler, Stalin, Mao, Leopoldo II de Bélgica y otros prendas de esta laya como meros parvulitos adelantados en las arduas tareas de finiquitar a sus enemigos. Es probable que Inglaterra en su inocente quehacer colonial con la ayuda posterior de su epígono anglosajón al otro lado del Atlántico se llevara por delante en un exterminio sin precedentes hasta ese momento a más de diez millones de interfectos en una contabilidad rebajada y comprimida al máximo para no herir susceptibilidades, pero que perfectamente podría ser duplicada o triplicada sin ningún esfuerzo.

Animo a rebatir a cualquiera que lo desee la impronta colonial inglesa y su trágica huella de destrucción por toda la geografía mundial; y cuidado, que siguen practicando la misma afición bajo el amparo de la OTAN. Ahora, hay que reconocerles que son los reyes del maquillaje y del buen rollito y esto, lo antedicho, no es un acusatorio contra el pueblo inglés ni una diatriba alucinada, no. Busquen ustedes, damas y caballeros, en una selección de países invadidos o asaltados –que es más propio el termino– y verán si Inglaterra y sus gobernantes no han sido un pueblo genocida oculto tras una extraña y oscura mutación genética. Hasta el propio Churchill era (en principio) simpatizante nazi y antisemita declarado. Luego se tuvo que hacer un 'peeling' cuando las cosas se pusieron feas, no vaya a ser que se le viera el plumero.

Es cierto que la grave catástrofe demográfica padecida por la población nativa fue generada por el contagio de enfermedades de los españoles

Si bien es cierto que los encomenderos españoles -en su acepción actual- explotaban a los autóctonos de manera inmisericorde en algunos casos (Cerro Rico en Potosí o las haciendas cubanas hasta causar el exterminio de los campesinos locales y sustituirlos por esclavos africanos), también es cierto que había unas leyes –las promulgadas por los Reyes católicos y respetadas por los Austrias mayores y menores en la medida en que la distancia lo permitía– que fueron defendidas por varios humanistas a capa y espada (caso Fray Bartolomé de las Casas).

Es cierto que la grave catástrofe demográfica padecida por la población nativa después de 1492 fue generada de forma involuntaria por la gran mortalidad causada por el contagio de enfermedades albergadas por los españoles. Esta lamentable e inevitable mortandad se explica por la falta de resistencia inmunológica de aquellos grupos humanos que aislados durante miles de años del resto del mundo no tenían los recursos y resistencia ante la agresión de virus y bacterias con hambre de novedades. La protección de los pueblos euroasiáticos y norteafricanos, ante una exposición prolongada a estos aguerridos bichejos, los hacía inmunes a diferencia de los desgraciados autóctonos americanos.

Por cierto, se hace necesario destacar que la mortandad causada (en el caso de la guerra contra los Aztecas, exitosa en el plano militar, fue dramática por la caída demográfica posterior (se cree que murieron más de 10.000.000 de Mexicas por la acción de la viruela, sarampión, cepas de gripe y otras enfermedades desconocidas para la población autóctona. Lamentable sí, pero mientras tanto mucho más arriba, en el contencioso que se dirimía entre franceses e ingleses en Canadá por su posesión, estos últimos regalaban mantas impregnadas en viruela a los “indios” locales para que no pasaran “frío”. Unos hachas los británicos. En resumen, que mientras nosotros nos lo pasábamos bien con las exuberantes nativas, ellos no se mezclaban sino que aniquilaban, no fuera a ser que su elaborada genética fuera degradada por el adverso azar del contacto con aquellos aterrorizados indígenas.

El síndrome de la Malinche

La realidad objetiva y concluyente es que hoy de Norteamérica para abajo, la población es mestiza y de Tijuana para arriba los nativos fueron aniquilados sin piedad. Estos severos críticos sobre la actuación española deberían de lavarse como mínimo la lengua con lejía o con Perlán que es más suave pero también vale. Afortunadamente hoy, y en un acto que le honra, el gobierno holandés y varias asociaciones culturales locales han puesto en duda la Leyenda Negra, cosa que los españoles debemos agradecer. En cuanto a Inglaterra, ni está ni se le espera.

A ver si somos más estrictos los que queremos que la historia sea una enseñanza reflexiva. ¿Hubo violencia? Obviamente. Ante ataques masivos como los de Otumba o la desproporción numérica que tuvieron que afrontar Pizarro y Cortés en aquellas latitudes y alejados de cualquier línea de abastecimiento, era ineludible el enfrentamiento a muerte con aquellos que evidentemente eran invadidos.

Estimo que las enfermedades contagiosas fueron una verdadera lacra en la Conquista de América pero cabe deducir con facilidad que no existía una capacidad de profilaxis, intencionalidad de causar ese daño ni nada que lo remediara. Triste, sí, pero fue así. El llamado “genocidio español” no es tal, ni es tampoco un hecho aislado. En otras partes del planeta se dieron situaciones dramáticas semejantes a las de América. En muchas islas del Pacífico, en la Polinesia y la Micronesia sin mediar violencia, hubo casos de mortandad impresionantes a raíz del contacto entre occidentales y aborígenes durante los siglos XVIII y XIX. Los ingleses sin ir más lejos, dejaron Australia como un erial y menos mal que no les dio por dinamitar Ayers Rock. De idéntica manera, hacia 1241, la viruela visitaría por primera vez la alejada Islandia diezmando la población hasta dejarla en menos de la mitad.

Las enfermedades de transmisión sexual fueron una lacra en Latinoamérica, pero obviamente no había nada premeditado detrás de ello

La población aborigen que se libró de la terrible caída demográfica y su descendencia, mejoraron sus vidas en el plano material más allá de la subordinación a los conquistadores. Las nuevas especies animales se propagaron rápidamente entre los indígenas mejorando la dieta al introducir proteínas no humanas en muchos casos: el canibalismo estaba por ahí siempre al acecho de los incautos. Las bestias de tracción y tiro redujeron sensiblemente el efectuado en condiciones onerosas hasta la llegada de los españoles. Se facilitó el transporte de mercancías y se construyeron espectaculares monumentos que aún hoy han resistido el paso del tiempo, terremotos y guerras.

La hipocresía

Y no solamente eso, la introducción de la rueda disminuyó el desgaste físico, cambios técnicos en la inclusión de nuevas herramientas, instrumentos de metal, arados, etc. tuvieron efectos positivos en la productividad y mejora de los niveles de vida.

Por otra parte, el generalizado tributo en sangre en el imperio azteca como consecuencia de las llamadas guerras floridas en forma de sacrificios humanos masivos desparecería tras la imposición de severas leyes y los –de vez en cuando– gratificantes efectos de la cristianización.

Si indagamos sobre el término “tzompantli”, muchos lectores se quedarían a cuadros. Estas artísticas construcciones rituales no eran otra cosa que altares construidos por algunas culturas precolombinas en el antiguo México cuya base estaba decorada con cráneos tallados como altorrelieves entremezclados con piedra y estacas en las que ensartaban las cabezas de los sacrificados. En fin, para mear y no echar gota…

Huelga decir, que el ilustre y admirado escritor uruguayo Eduardo Galeano, el autor del demoledor libro 'Las venas abiertas de América Latina', best seller de imparable difusión internacional en su momento y recientemente fallecido, hizo unas inusuales declaraciones en una alarde de honestidad que le honra por su incuestionable calidad humana y autocrítica ejemplar. Poco antes de morir dijo taxativamente que “no tenía la formación necesaria” cuando escribió aquel durísimo ensayo y que no “lo volvería a leer jamás por su falta de precisión” pues “caería desmayado” (sic).

Moraleja, todos tenemos pecadillos, solo que algunos son más hipócritas que otros.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios