espectáculo en la rambleta

Freno a los ultras: Mongolia actuará en Valencia con dispositivo policial

El centro cultural La Rambleta suspendió el espectáculo 'Mongolia sobre hielo' por "riesgo de seguridad para los asistentes", pero finalmente ha reculado

Foto: Cartel del espectáculo de Edu Galán y Darío Adanti.
Cartel del espectáculo de Edu Galán y Darío Adanti.

Amenaza ultra, supensión y recule. Las amenazas ultras y de la extrema derecha han vuelto a marcar la agenda cultura en Valencia. Si hace apenas veinte días el Teatro Olympia se vio forzado a cancelar un espectáculo protagonizado por el humorista Dani Mateo tras su polémica sonada de mocos con la bandera española, esta vez le ha tocado el turno a 'Mongolia sobre hielo', el 'show' organizado por Edu Galán y Darío Adanti que iban a representarse en el centro cultural La Rambleta mañana y el domingo. Las razones esgrimidas por los gestores del recinto son las mismas que las del Olympia: seguridad de los asistentes tras recibir un alud de amenazas "verosímiles e intolerables". No obstante, tras una mañana de sonadas protestas en redes sociales y una reunión con responsables de la Policía Nacional que han garantizado la seguridad, La Rambleta ha reculado a primera hora de la tarde: habrá show de Mongolia. Habrá dispositivo policial dentro y fuera.

El primer comunicado difundido por La Rambleta decía lo siguiente: "La crispación, los insultos, las amenazas y la incitación a la violencia que se han expuesto en las redes sociales, así como las amenazas directas que han recibido los trabajadores de este centro, impiden, bajo las actuales condiciones, la celebración de dicho espectáculo. Su celebración, en estas circunstancias, supone un riesgo inasumible para la seguridad de los asistentes, de los artistas y del personal del Centro que hasta el último momento ha estado defendiendo la realización del espectáculo a pesar de la intimidación, coacción y las amenazas".

Revista Mongolia se muestra sorprendida por que "las autoridades no sean capaces de garantizar la seguridad"

Las amenazas que denuncia La Rambleta, y que fueron a las autoridades el encuentro verspertino, se produjeron después de que el líder de la formación ultraderechista España 2000, José Luis Roberto, hubiera cargado a través de las redes sociales contra la celebración del espectáculo y hubiera reclamado su suspensión alegando alegando que el complejo cultural "carece de licencia de actividades públicas" pese a que lleva años operando y programando con normalidad.

Edificio del centro cultural La Rambleta, en Valencia.
Edificio del centro cultural La Rambleta, en Valencia.

La tensión, contenida hasta ahora, colmó el vaso de los gestores del centro, que señalaron que el riesgo para la seguridad de los asistentes "ha sido observado por las instancias competentes para ello, sin que se pueda garantizar la ausencia de incidentes durante la celebración del espectáculo, algo fundamental para el centro cuya prioridad es velar por la seguridad de nuestro público, de los artistas y del personal que día a día hace posible que disfrutemos de la cultura", insistían. En realidad, los gestores de Rambleta habían trasladado esos temores a la Policía Local, pero no a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana, según dijeron desde este departamento.

Es incomprensible que un país capaz de garantizar la seguridad en Mundiales de fútbol no pueda garantizarla en un espectáculo de dos humoristas

Tras conocer la decisión, Revista Mongolia emitió un comunicado en el que asegura comprender la decisión pero no compartirla. No por los esfuerzos realizados por La Rambleta y sus trabajadores para seguir adelante con la actuación, sino por el hecho de que "las autoridades no sean capaces de garantizar la seguridad". "Es inimaginable en una sociedad democrática que las amenazas de un pequeño grupo violento e intolerante fuerce la suspensión de actividades culturales de forma continuada sin que las autoridades actúen para evitarlo", señalan los humoristas. "Nos resulta incomprensible que un país capaz de garantizar la seguridad en Mundiales de fútbol, Juegos Olímpicos y ahora incluso nada menos que en la final de La Copa Libertadores de América sea incapaz de garantizarla en un espectáculo de dos humoristas en un teatro de titularidad municipal moderno y de excelencia", abundan.

El Gobierno, a través de la Delegación en la Comunidad Valenciana que dirige Juan Carlos Fulgencio, trató de zafarse de las críticas asegurando que "garantiza la seguridad tanto en el interior como en el exterior" del espectáculo de Mongolia. "Paralelamente, se ha abierto una investigación sobre las supuestas amenazas denunciadas por La Rambleta sobre trabajadores del centro por si incurrieran en delito de odio y coacciones", informó oficialmente. Según señaló, la Subdelegación del Gobierno ha actuado "de oficio" con las informaciones "que ha ido recabando". Tras ello, mantuvo un encuentro con los administradores del espacio cultural para garantizar la seguridad de los asistentes al evento y trabajadores, en caso de que decidieran mantener su programación, como así ha sido finalmente.

¿Hubo o no comunicación?

¿Acaso no hubo comunicación previa entre las partes? ¿Tenía conocimiento la Policía Nacional de las amenazas sin que se haya actuado hasta ahora? Son preguntas sin respuesta porque las partes se remitieron a los comunicados oficiales y no ofrecieron más detalles, tampoco el contenido de las amenazas recibidas y si se pusieron en conocimiento de la autoridades antes de decidirse por la cancelación del espectáculo.

Rambleta expresó que defiende la cultura "desde la diversidad, la integración y la igualdad, siendo para el público y los artistas un espacio de convivencia, de libertad, de reflexión, de tolerancia y de respeto, donde rechazamos cualquier tipo de manifestación o comportamiento que ponga en peligro estos principios y valores que rigen este centro. Es lamentable que en nuestra ciudad y sociedad actual, la cultura se esté viendo censurada por este tipo de ataques y amenazas que atentan directamente contra la libertad", señaló el primer el comunicado de este centro de titularidad municipal pero de gestión privada.

La suspensión del espectáculo de Dani Mateo tuvo los mismos protagonistas: una lluvia de amenazas e insultos por redes sociales y correos después de que España 2000 incluso anunciase que tenía previsto convocar una concentración frente a las puertas del Teatro Olympia. El Ayuntamiento de Valencia, a través de si alcalde Joan Ribó, ofreció a Mateu y su equipo el espacio del Palau de la Música, pero finalmente el 'shów' no se celebró por falta de aforo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios