DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

Veranear en España hace 100 años: estos son los miles de souvenirs rescatados del siglo XX

Una colección de postales, carteles o etiquetas de la Biblioteca Nacional recupera el verano de 1900 y analiza las costumbres de la sociedad de entonces

Foto: Una de las ilustraciones que recoge la vida veraniega del siglo XX (BNE)
Una de las ilustraciones que recoge la vida veraniega del siglo XX (BNE)

Bañadores casi hasta las rodillas, gorros de piscina, naranjas en mano, helados de leche merengada o poses cual pin-up que van tomando protagonismo a medida que avanzan los años y a las que siempre acompañan miradas furtivas. La comida, el chapoteo en la orilla, el sol, el césped o los coches que llegan a la playa con ocupantes con más ropa que la que se usa hoy a diario son los protagonistas de los ‘souvenirs’ que han sobrevivido al paso de los años. Son carteles, etiquetas, cajas de cerillas o ilustraciones desde principios de 1900 en adelante y que retratan el calor apretado en las costas patrias de entonces. La Biblioteca Nacional de España conserva miles de ellos.

“Es un viaje al pasado para comprobar cómo se vivía la temporada veraniega”, resume Rosario Ramos, jefa de la sección de Ephemera de la Biblioteca Nacional. La mayoría de estos carteles o etiquetas de hoteles y balnearios se produjeron a principios del siglo XX como reclamo publicitario. “También el Estado realizó una gran producción de carteles para promover los viajes por toda España”. La creación del Patronato Nacional de Turismo en 1928 impulsó la promoción de distintas ciudades, como Cádiz, Santander o San Sebastián.

Las tradiciones de entonces y las costumbres se pueden saborear con las postales y los cromos con recetas de helados en el dorso, y la situación socioeconómica es reconstruible con las etiquetas y carteles de los hoteles. Entonces el agua caliente era un lujo y algunos establecimientos se enorgullecían de ofrecerla dentro de sus servicios. Varios hoteles de la Costa Brava, la Costa del Sol, Baleares o Málaga plasmaban imágenes que atrajeran a los viajeros: el sol y el mar en un color vibrante.

Evolución social en postales

"Las colecciones de 'ephemera' de la BNE abarcan amplios periodos cronológicos, lo que nos ofrece la posibilidad de observar los cambios en los hábitos, en las mentalidades, en el comportamiento... También en las actitudes y en la indumentaria o incluso en la forma de presentarse de las diferentes sociedades", explica Ramos.

Si los carteles de 1900 o 1910 muestran un traje de baño recatado que tapara la mayor parte del cuerpo, la cosa cambia hacia 1930. “La representación de la mujer en el cartel, con una figura femenina elegante y atrevida, marca la diferencia con respecto a épocas anteriores”, analiza Ramos a través de los distintos dibujos. En una serie de postales de Antonio Utrillo, una joven se tapa con una toalla mientras le sonríe a un fotógrafo. En las de G. Malugani, ya en los años 30, las mujeres aparecen más despreocupadas. En muchas ilustraciones la constante son hombres mirando de forma morbosa a las que se lanzan al agua.

En muchas de las postales con bañistas se reproducen escenas de tono irónico o humorístico. “Hay personajes de hace un siglo pero también todos los ejemplares humanos que se pueden encontrar en la costa en la actualidad”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios