guía básica para los festivales de verano

Llega la temporada de festivales de verano: kit de supervivencia poco convencional

El verano es tiempo de festivales, eventos a caballo entre Resacón en Las Vegas y Los Juegos del Hambre, que requieren una serie de elementos esenciales para disfrutar la experiencia

Foto: Momento de un concierto en el Arenal Sound | EFE
Momento de un concierto en el Arenal Sound | EFE

Playa, sol y ritmo se fusionan a lo largo de la geografía española con la llegada de los festivales de verano. Desde el indie del Mad Cool hasta el heavy metal del Resurrection Fest, pasando por géneros tan diferentes como los que se escuchan en el Cabo de Plata o en el Huerasca Country Festival, los amantes de la música podrán disfrutar de la oferta más variada del año. Pero no todo va a ser bailar. Desde El Confidencial hemos preparado una guía básica con todo lo que necesitas para sobrevivir a la otra cara de los festivales: la del caos del camping y las comidas de circunstancias.

Todo lo que puedas cargar en una mochila

Empecemos por lo ideal, lo que unos buenos padres recomendarían a sus hijos: tienda de campaña, esterilla, saco de dormir y repelente para insectos son imprescindibles para pasar la noche al aire libre, mientras que para darse un baño no pueden faltar chanclas, bikini o bañador y toalla. Tampoco una sombrilla y protección solar para las horas más calurosas del día ni una nevera donde guardar bebidas y comidas. Los más 'cocinillas' agradecerán también un camping gas, si bien es recomendable consultar con anterioridad si el festival permite acceder con este equipamiento para evitar sorpresas.

Lo anterior pero en versión improvisada

Pan de molde como almohada, el césped o la arena como colchón y una toalla a modo de sábana. Primera necesidad básica resuelta. Pero además, el pan de molde es el ingrediente básico para la especialidad gastronómica de los festivales: los bocadillos. ¿Qué más puede sacarte de un apuro? Pañuelos, muchos pañuelos, y bolsas de plástico para guardar la ropa mojada o las bebidas sin ensuciar tu mochila. Todo es echarle imaginación.

Antifaz y tapones de oídos (si pretendes dormir)

No te hagas ilusiones, dormir bien es una quimera en los festivales, pero si quieres intentarlo conviene que lleves contigo un antifaz y tapones para los oídos. El primero de estos elementos será muy útil para evitar que la luz del día te arruine el sueño, mientras que los tapones te ayudarán a evadirte del ruido incesante de quienes no comparten el período de descanso.

Gafas de sol para aferrarte a la vida

En el contexto de un festival, las funciones de las gafas de sol van más allá de protegerte de la radiación ultravioleta. Si no tienes un antifaz para dormir —¿quién tiene un antifaz para dormir?— utiliza las gafas de sol. Si has estado cantando y bailando durante toda la noche y al día siguiente las ojeras te llegan al suelo, utiliza las gafas de sol.

Un hombre abraza a otro durante un festival | Pxhere
Un hombre abraza a otro durante un festival | Pxhere

Cargador portátil de móvil o batería externa

Sacas fotos, 'wasapeas', emprendes la misión imposible de intentar localizar a esa amiga que ha ido a otro concierto y, sin que te hayas dado cuenta, has fundido por completo la batería del móvil. Problemas del primer mundo que tienen solución gracias a las baterías externas y cargadores portátiles que se conectan al mechero del coche.

Y si falla la tecnología... recurre a lo analógico

El acceso a internet, la mensajería instantánea y la ubicación en tiempo real son los tres pilares tecnológicos de un buen festivalero. Pero en caso de que tu tarifa de datos esté bajo mínimos o si las aglomeraciones masivas provocan que fallen los servicios de telecomunicaciones, no queda más remedio que recurrir a métodos analógicos. Guarda a buen recaudo el programa impreso de las actuaciones si no te quieres perder nada y establece previamente un punto de encuentro con tus compañeros.

Chubasquero por si hay una tormenta veraniega

Aunque suene a animal mitológico, la lluvia en verano existe. Debido a las altas temperaturas, el sol calienta el aire, que sube a la atmósfera y se expande formando tormentas por la presión que pueden arruinar el festival de tu vida, tal y como confirmarán quienes asistieron al Arenal Sound hace tres años. Un chubasquero impermeable puede ayudarte ante estas situaciones, pero además te servirá para refugiarte del frío por la noche y para proteger tu ropa de todo tipo de vertidos.

Los lujos que siempre envidias en los de al lado

Pasamos al nivel profesional. Si alguna vez has ido a un festival, habrás tenido la sensación de que hay un grupo mejor preparado que el tuyo, ese que tiene sillas plegables, mesas y colchones hinchables bajo una carpa en la zona de acampada. Ninguno de estos elementos es imprescindible, pero son todas las comodidades a las que puedes aspirar teniendo en cuenta que, con mucha probabilidad, no encontrarás corriente eléctrica donde enchufar un secador o una plancha para el pelo.

Una guitarra si quieres eclipsar a los artistas

¿Tienes una guitarra y sabes cómo usarla? Esta guía también es para ti. En todo evento veraniego que se precie no falta un músico de tres acordes deseoso de conquistar las miradas, ni un pequeño corro para jalearle. Todos salen ganando: ellos disfrutan de un concierto privado por el precio ya incluido en la entrada del festival y tú tienes la oportunidad de lucir tus dotes musicales.

Dos músicos tocan la guitarra en la playa | Pixabay
Dos músicos tocan la guitarra en la playa | Pixabay

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios