unos pican en la cara y otros pican en el cu

Adiós a los mosquitos: trucos contra las picaduras probados científicamente

Junio está a la vuelta de la esquina y, con él, el verano, el calor... y estos molestos insectos

Foto:

Junio está a la vuelta de la esquina y con él el verano, el calor... y los mosquitos. Estos insectos necesitan sangre fresca para su reproducción, por lo que las hembras se juegan la vida con tal de sacar adelante a sus crías. Para nosotros, este 'amor de madre' se traduce en picaduras, molestas ronchas, insoportables zumbidos y, en el peor de los casos, la transmisión de enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, el zika, el dengue y el chikunguña.

R. PérezR. Pérez

Géneros como 'Anopheles' y 'Aedes' actúan de vectores de estas enfermedades infeccionas, asociadas en un principio a climas tropicales pero que se han extendido al hemisferio norte debido al cambio climático y el tráfico aéreo. Uno de los ejemplos más conocidos es el del mosquito tigre 'Aedes albopictus', considerada como especie invasora en España e incluida en la lista de 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Este problema ha llevado a investigadores, inventores y gobiernos a luchar contra los mosquitos con todas las armas a su disposición, desde tanques láser a la modificación genética. Pero, ¿qué puede hacer el común de los mortales contra estos vampiros que nos atacan en nuestro propio dormitorio? Existe un sinfín de remedios caseros, aplicaciones, 'gadgets' y 'armas químicas' a nuestra disposición y es importante saber qué funciona y qué no.

Mosquiteras

La vieja mosquitera nunca falla. Estas mallas se remontan al siglo XVIII y son uno de los métodos más eficaces de evitar las picaduras. En países del tercer mundo son, además, una forma muy barata de luchar contra la malaria. Bien instalada su eficacia es total, ya que los insectos son incapaces de atravesar la barrera de este 'condón' contra mosquitos. Existen modelos cuyos materiales han sido tratados con insecticida para mayor seguridad. El único problema es si queda algún diminuto hueco por el que entren los animales, en cuyo caso sería peor el remedio que la enfermedad, ya que el 'bicho' quedaría encerrado con nosotros.

En países desarrollados la mosquitera clásica que recubre la cama —disminuyendo, por desgracia, la ventilación— ha sido sustituida por una malla que se instala en ventanas y puertas como garante de que podremos ventilar nuestro hogar en verano sin miedo a los mosquitos. Se trata de un muro físico compatible con otras medidas como los insecticidas. Un inconveniente es que, al no matar a los mosquitos, sus zumbidos pueden volvernos locos por la noche aunque el riesgo de picaduras sea cero.

'Apps', 'gadgets' y lámparas

Quien haya planeado un viaje a algún país con riesgo de malaria seguro que se ha planteado el comprar uno de esos 'gadgets' que prometen espantar mosquitos con ultrasonidos. A cambio, tan sólo deberemos soportar un eterno y molesto "pííííííí" en nuestro cinturón durante todo el viaje. Estos pequeños aparatos cuentan desde hace unos años con su versión 'app', que funcionan de la misma forma gastando la batería de nuestro móvil en el proceso.

Los aparatos antimosquitos basados en ultrasonidos aseguran que el zumbido imita al sonido de los machos para ahuyentar a las hembras, que son las únicas que pican —los machos, más gentiles, se alimentan de néctar—. El problema es que ninguno de los estudios que se han llevado a cabo desde los años 70 han demostrado la eficacia de este método, hasta el punto de que la organización de consumidores FACUA ha pedido la retirada de estos productos del mercado.

Las lámparas suenan mucho mejor, ya que electrocutar mosquitos parece una dulce venganza, pero los estudios llevados a cabo con estas lámparas tampoco son muy optimistas sobre su efectividad. Un trabajo publicado en los años 70 aseguró que los mosquitos hembra muertos a causa de este dispositivo no alcanzaban el 5% del total. Más alarmante era el número de insectos no dañinos electrocutados, muchos de los cuales son una fuente importante de alimento para algunas aves.

Plantas, aceites y cremas

Algunas plantas generan de forma natural sustancias químicas que repelen a los insectos, mosquitos incluidos, aunque su uso como única protección sería tan eficaz como el de una planta carnívora. Es el caso de 'Cymbopogon nardus', más conocida como citronela, que no es la única especie conocida por sus efectos antimosquitos. En algunos casos el calificativo es puro 'marketing', como sucede como 'Pelargonium', que en EEUU y Canadá se vende como "geranio citrosa", a pesar de que ha demostrado no ahuyentar en absoluto a los insectos.

Tener una maceta en casa no garantiza estar a salvo de picaduras, pero los aceites y productos sintetizados a partir de estos principios activos sí han demostrado ser eficaces, aunque sea un poco. El aceite de citronela, por ejemplo, se usa en Filipinas como protección contra el mosquito transmisor del dengue, aunque es necesario reaplicarlo cada treinta o cada sesenta minutos.

Todavía peor es cuando estos productos se utilizan en pulseras: la eficacia de la citronela es baja, pero para que funcione aunque sea un poco es necesario aplicarlo por todo el cuerpo como si fuera una crema solar. En este sentido, la OCU desaconseja su uso y recomienda apostar por los repelentes tradicionales. Si hablamos de interiores, los insecticidas siguen siendo el séptimo de caballería a la hora de acabar con los mosquitos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios