es mejor no ahorrar en estos dispositivos

Doce consejos que te ayudarán a decidir qué batería externa para 'smartphone' comprar

Es uno de los artículos más deseados, pero hay tantos modelos y marcas que es difícil tomar una decisión. Te ayudamos a salir de dudas y escoger la que mejor se adapte a tus necesidades

Foto: Doce consejos que te ayudarán a decidir qué batería externa para 'smartphone' comprar

Decía el filósofo británico Francis Bacon que “si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”. Resume a la perfección la situación de muchos usuarios que, hartos de que las compañías no logren que sus smartphones duren ni 24 horas cargados, han optado por hacerse con una batería externa para su móvil.

Sin embargo, es difícil decidir qué batería comprar entre tantas marcas, modelos y miliamperios-hora. Te traemos una serie de consejos que te ayuden a elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

1. Ten claro qué dispositivos (y cuántos) quieres cargar

Es la primera pregunta que debemos hacernos. No es lo mismo querer cargar un smartphone, una tablet, una cámara digital o varios de estos dispositivos a la vez, por lo que deberemos escoger un tipo de batería externa u otro según nuestra situación.

2. Calcula qué tamaño de batería necesitas

La capacidad de la batería se indica mediante miliamperios-hora (mAh), y cuanto más tenga más veces podremos cargar nuestros dispositivos. Aunque existen modelos desde los 1.500 mAh hasta los 20.000, no hay que correr a por la batería más grande del mercado.

Para saber qué capacidad deberíamos comprar hay que decidir cuántas veces necesitamos poder cargar nuestro teléfono antes de que se agote. Puede que una carga adicional sea más que suficiente desde que salimos de casa por la mañana hasta nuestro regreso por la noche. O puede que nos vayamos de vacaciones a algún lugar remoto y queramos asegurarnos la autonomía para un par de días.

Calcular cuántos mAh debería tener nuestra batería externa para adecuarse a nuestras necesidades es sencillo: tan sólo hay que mirar la capacidad de la batería del móvil y aplicar la siguiente fórmula:

Batería de nuestro dispositivo (mAh) x Cuántas veces queremos cargarlo = Capacidad óptima de la batería externa que deberíamos comprar.

Supongamos que tenemos un iPhone 5S (1570 mAh) y que queremos poder cargarlo dos veces completas con nuestra batería externa antes de que esta se agote. En ese caso:

1570 x 2 = 3.140 mAh.

Por lo tanto, no sería necesario hacerse con una batería de gran capacidad, por una de tamaño convencional sería suficiente.

Un aviso: puede que algunas compañías no compartan la capacidad de sus baterías en la web oficial, pero es fácil encontrar la carga eléctrica en mAh tras una rápida búsqueda en Google.

3. Mira los amperios para saber la rapidez de carga

Los mAh nos dirán cuántas cargas completas nos dará la batería, pero también es importante tener en cuenta los amperios. La intensidad de la corriente que transmiten las conexiones nunca se mira, pero es la que indica cuánto tiempo tardará el dispositivo en cargarse por completo.

La mayoría de las baterías externas (especialmente las más baratas) transmiten 1A de corriente por sus puertos USB, por lo que los dispositivos tardan algo más de lo normal en cargarse. Si queremos mejorar este tiempo es conveniente buscar modelos que tengan 1,5 o incluso 2,5A.

4. Las baterías grandes tardan más en cargarse…

Ya hemos explicado que comprar la batería más grande no tiene sentido si no se va a aprovechar al máximo (ver punto 2). Pero es que, además, las baterías más grandes pueden tardar toda la noche en recargarse. En el caso de los modelos realmente grandes (de hasta 20.000 mAh) el tiempo necesario puede rozar las 24h, algo poco conveniente si sólo podemos conectarla media hora antes de salir del trabajo.

5. … y también pesan más

El tamaño es otro factor a tener en cuenta según el uso que vayamos a darle (ver punto 2). Si debemos llevar la batería encima junto al móvil, la cartera, las llaves, el tabaco y el mechero, más nos vale apostar por un modelo pequeño.

Las más portátiles incluso pueden engancharse en el llavero. Puede que no sean las mejores y que sólo sirvan para una carga completa, pero la comodidad también es importante. Si solemos llevar una mochila o bolso, o incluso la vamos a llevar en la maleta de viaje, entonces podemos apostar por tamaños y capacidades mayores sin temor.

6. Lo barato sale caro

No podemos esperar que un ordenador de 400 euros sea tan bueno como uno de 1.000, y esto es especialmente cierto para las baterías. Con nuestra inversión aseguramos que el dispositivo va a dar lo que promete, y en este sentido mirar la marca también ayuda. Nombres como Anker, RAVPower y Xiaomi permiten apostar sobre seguro, aunque existen muchos otros, algunos tan conocidos como Sony o Duracell.

7. Cuidado con copias chinas y falsas promesas

En consonancia con el punto anterior, no está de más usar el sentido común. Si encontramos una batería de 10.000 mAh con el precio y el tamaño de una de 3.000 es mejor sospechar. Quizá esa batería externa de 5 euros tenga buena pinta, o quizá sea una buena idea invertir en una que valga tres veces más, aunque sólo sea por evitar problemas de sobrecalentamiento.

8. ¿Realmente necesitas más de un puerto USB?

Para aquellos autónomos que lleven un par de móviles encima, o simplemente si se desea poder cargar el smartphone y la tablet al mismo tiempo (ver punto 1), existen baterías con más de un conector USB. Esta característica eleva el precio y, además, reparte la carga entre ambos dispositivos si se cargan a la vez (lo que enlentece el proceso, ver punto 3), por lo que hay que pensar bien si realmente necesitamos esa conexión extra.

9. Cable incluido, lo mejor para los despistados

Lo mejor para los más olvidadizos y para aquellos que, ya que deben arrastrar una batería externa, no deseen tener que llevar también los cables. Algunos de los dispositivos ya incluyen el cable para evitar preocupaciones. Eso sí, los propietarios de productos de Apple, tendrán que asegurarse de que el conector que viene por defecto es compatible.

10. Indicadores LED: un interesante extra

Cada vez más modelos de baterías externas incluyen una linterna LED, que puede sacarnos de más de un apuro aunque no dejen de ser un extra. Mucho más útiles son los indicadores LED, con los que poder comprobar el estado de la carga de un solo vistazo: sin ellos es imposible saber si el dispositivo está totalmente cargado… o descargado.

11. Aprovecha la ayuda del Sol

Según las horas de sol anuales que haya en nuestra ciudad, o del uso que le vayamos a dar a la batería externa, comprar una con paneles solares puede ser una buena idea. Son algo más caras, pero evitan cualquier dependencia de la red eléctrica, algo especialmente interesante para llevar a la playa o el camping en verano.

12. Ten en cuenta las opiniones de los demás

Un consejo aplicable a cualquier compra, especialmente aquellas online. La oferta de baterías externas en internet es especialmente alta, y es una buena idea estudiar los comentarios de vendedores anteriores, para ver si ha colmado sus expectativas o ha dejado de funcionar a las dos recargas. Una de las mejores formas de decidirse o descartar una compra de manera definitiva.
Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios