el 28 se estrena 'ready player one'

Ernest Cline, de cocinero a rodar con Spielberg la superproducción más esperada

Hasta 2011, Ernest Cline había trabajado como cocinero de comida rápida, pescadero, donante de plasma, dependiente de videoclub e informático de un servicio de asistencia técnica.

Foto: Steven Spielberg y Ernst Cline en la ComicCon de 2017 en San Diego. (Wikipedia)
Steven Spielberg y Ernst Cline en la ComicCon de 2017 en San Diego. (Wikipedia)

Hasta 2011, Ernest Cline había trabajado como cocinero de comida rápida, pescadero, donante de plasma, dependiente de videoclub e informático de un servicio de asistencia técnica. También como guionista en una película indie, 'Fanboys' (2009), y un par de capítulos de series de televisión. Pero en 2011, Cline vendió los derechos de su primer libro, 'Ready Player One', una novela juvenil de ciencia ficción a primera vista, un manifiesto ecologista, humanista y en contra del abuso de la nuevas tecnologías en una lectura más prospectiva. Y ¡boum! De la lista de más vendidos de 'The New York Times' a las manos de Steven Spielberg, que este 28 de marzo estrena mundialmente la adaptación cinematográfica de 'Ready Player One', un macro proyecto que remite a su cine más juvenil pero que también le ha servido para trastear con las técnicas de efectos especiales más vanguardistas. Una adaptación del libro de Cline escrita... por el propio Cline, que entre muchas cosas, ahora puede presumir de tener guardado en el garaje ¡un DeLorean!

Es el año 2045 y el mundo se ha convertido en un vertedero tan insufrible que la población más pobre, sin recursos ni esperanzas, prefiere confinarse dentro del mundo virtual de un programa informático, Oasis, que enfrentarse a la realidad que le rodea. Como en una suerte de Sims​ colectivo de tamaño planetario, los usuarios construyen sus propios avatares, se relacionan, compran, venden, viven más dentro de Oasis que en el desolador y devastado mundo analógico. Wade Watts (Tye Sheridan) pasa las horas encerrado en el subsuelo del parque de caravanas en el que vive conectado al programa. Huérfano de padre y de madre, Wade sólo encuentra consuelo dentro de Oasis. Lo que no sabe es que en sus manos está la clave de una revolución contra la corporación IOI, que quiere hacerse con el monopolio del mundo virtual y controlar el acceso a Oasis. Entre medias, efectos especiales apabullantes, persecuciones, disparos y alguna que otra explosión en el mundo virtual, pero también en el real.

Son las siete de la tarde en Madrid, las diez de la mañana en Los Ángeles. Al otro lado del teléfono, a más de 9.000 kilómetros, Cline contesta dicharachero y reivindicativo las preguntas de El Confidencial, a pocos días de que su película llegue a los cine de todo el mundo. Sólo pensarlo tiene que ser mareante.

Tye Sheridan es Wade en la nueva película de Steven Spielberg, 'Ready Player One'. (Warner)
Tye Sheridan es Wade en la nueva película de Steven Spielberg, 'Ready Player One'. (Warner)

PREGUNTA. En 2011 trabajabas como informático y escribías en tus ratos libres. En 2018, has escrito una superproducción de Hollywood, una de las películas del año. ¿Cómo te ha cambiado la vida 'Ready Player One'?

RESPUESTA. Lo primero fue convertirme en un escritor a tiempo completo. Solía escribir por las tardes y en fin de semana, por culpa de mi trabajo. Pero una vez vendí 'Ready Player One' pude dejarlo y dedicar todo el tiempo a la escritura, lo que es increíble. Ha sido uno de los cambios más grandes de mi vida. Aunque no ha sido hasta estos últimos años cuando la gente ha empezado a reconocerme por la calle. Y bueno, en cuanto empezó a hacerse la película, mi vida se volvió todavía más increíble: ¡He conseguido hacer una película con Steven Spielberg!

P. ¿Cómo es trabajar con Spielberg?

R. La verdad es que ha sido una de las mejores experiencias laborales de mi vida. Ha sido muy divertido colaborar con Steven y con Zack Penn, el otro guionista, porque nos lo hemos pasado muy bien trabajando juntos y buscando formas de hacer mi libro más cinematográfico. Por ejemplo, el mundo virtual de Oasis, en la película es el lugar en el que uno puede ser quien quiera, tener lo que quiera y hacer lo que quiera. Y lo que tiene el cine que es tan divertido es que todo lo que puedes imaginar lo puedes representar en la pantalla. Es como jugar con muñecos de acción pero en un set de rodaje.

P. ¿Cuánto tiempo tardasteis en escribir el guión? ¿Spielberg es un director de los que controlan todo el proceso?

R. En realidad el guión no estuvo acabado hasta que terminamos de rodar. Durante toda la producción reescribimos y cambiamos cosas; los guionistas incluso estábamos en el set y nunca dejamos de trabajar, de rehacer cosas y aprobar pequeños cambios. También en postproducción, con las voces en off y el montaje de sonido… En todo el proceso, hasta el final, Steven nunca deja de retocar el guión y de intentar mejorar la historia. Es un director muy involucrado en cada una de las etapas de la película. Desde que hace tres años se unió a la dirección del proyecto, ha tomado la iniciativa en el guión, en la historia, siempre para mejorarla.

P. Pero tú ya tenías experiencia previa como guionista. ¿Es muy diferente trabajar en un proyecto tan enorme?

R. Mi otra película era una cosa pequeñita, independiente. También fue muy emocionante, pero para nada en la misma escala. No tuve una experiencia demasiado buena, la verdad, porque me cambiaron mucho el guión sin tener en cuenta mi opinión. De hecho, esta primera película tuvo mucho que ver con la decisión de convertirme en novelista; me dio tanta pena perder el control sobre mis personajes como guionista que empecé a escribir literatura de ficción para poder retenerlo. Y eso es lo que al principio me movió a escribir 'Ready Player One' como una novela. Nunca pensé que acabaría siendo una película; sólo quería probar si de verdad podía escribir un libro. Y frente a la anterior película, hacer 'Ready Player One' ha sido una experiencia como ninguna otra, poder trabajar al nivel más alto posible con uno de los mejores directores de la historia del cine y con uno de los estudios más grandes del mundo. Así que supongo que a partir de aquí mi carrera sólo puede ir hacia abajo (ríe). Nada va a poder superar esto.

Un momento de la animación de 'Ready Player One'. (Warner)
Un momento de la animación de 'Ready Player One'. (Warner)

P. 'Ready Player One' plantea un futuro dominado por las redes sociales y la realidad virtual. Usted lo escribió en 2011, cuando la presencia de Facebook o Twitter no era tan masiva como ahora. Con su pasado como informático, ¿cómo ha vivido la evolución de las nuevas tecnologías desde entonces?

R. Twitter apareció alrededor de 2006 ó 2007 y otras redes sociales le siguieron. Y ha sido en los últimos 10-15 años cuando hemos vivido realmente los efectos de las redes sociales. Ha sido un cambio muy profundo y más si pensamos que tenemos internet desde como mucho los 90, eso son poco más 20 años, y que ha pasado de ser algo que casi nadie usaba a algo que utilizamos cada minuto de cada día. Ha cambiado cada aspecto de nuestras vidas, desde la forma de interactuar con tus amigos hasta cómo te mantienes en contacto con tu familia a cómo llevamos las cuentas del banco o cómo compramos. ¡Todo! Incluso el tema del acoso escolar es diferente desde la llegada de las redes sociales e internet. También, por ejemplo, la forma en la que la gente se comunica con las 'celebrities' o los políticos… Incluso se han utilizado como herramienta para interferir en nuestras elecciones.

P. Obviamente, eso es muy preocupante...

R. Es un cambio demasiado fuerte que ha ocurrido en apenas unas décadas y hay mucha gente a la que le está costando adaptarse. Me preocupa que nosotros, como seres humanos, estemos o no diseñados naturalmente para sobrellevar este tipo de interacciones, que ahora son con millones de personas. Porque por naturaleza somos sociales, pero para tener un grupo de un centenar de amigos, pero con las redes sociales… creo que pueden arrastrar a algunas personas a la locura. No creo que la gente esté programada mentalmente para algo así. Es una herramienta muy poderosa, pero también da miedo.

P. ¿Por qué cree que la realidad alternativa que se construye uno mismo en las redes sociales engancha tanto a la gente? ¿Por qué a veces damos más importancia a lo que ocurre dentro de ellas que fuera?

R. En mi novela, por ejemplo, hablo de los 'hikikomori'. Creo que las redes sociales entroncan con algo en nuestro cerebro que es cómo nos conectamos unos a otros y lo que supone recibir la aprobación de la gente. Como la gente que se emociona porque alguien famoso le dé un 'like' a uno de sus 'tuits'. O que algo de lo que escribe se vuelva viral. Es un chute de dopamina en tu cerebro y hay gente que se vuelve adicta a ese tipo de sensaciones. ¿Por qué vemos en internet a gente humillando públicamente a otra gente o uniéndose a gente que se mete con alguien? Creo que la naturaleza humana también se expresa a través de estos comportamientos en internet. Es fascinante y también preocupante.

Olivia Cooke, Win Morisaki, Lena Waithe y Philip Zhao en 'Ready Player One'. (Warner)
Olivia Cooke, Win Morisaki, Lena Waithe y Philip Zhao en 'Ready Player One'. (Warner)

P. En la película hay una frase que resume la idea de que la gente prefiere disfrazar la realidad en la que vive que enfrentarse a ella. ¿Internet nos está alienando?

R. No, no. Mucha gente en Estados Unidos trabaja activamente para cambiar las cosas y lucha contra la destrucción de nuestro medio ambiente. Así que todavía tengo mucha esperanza. La gente también utiliza internet para organizarse dentro del activismo. Es lo que pasa en la película: unos chicos sometidos por una corporación que no tiene interés en ellos como individuos y que los desecha, y utilizan internet para agruparse y para luchar por su mundo. 'Ready Player One' es una película de acción divertida, pero también es la historia de un grupo de jóvenes que luchan por mejorar la realidad en la que viven, que luchan por las cosas que son importantes para ellos y que luchan por su libertad para comunicarse, para interactuar, para tener acceso a la tecnología.

P. El futuro que construyes en 'Ready Player One' es bastante desasosegante. ¿A partir de qué referentes diseñaste tu distopía?

​R. Tardé algunos años en escribir 'Ready Player One'. Fue en la década después del 11-S y de lo que pasó con Estados Unidos. Habíamos ido a la guerra y era un tiempo de bastante inquietud. Además, en mi país seguían ignorando —y siguen— el cambio climático, la posibilidad de una crisis energética, del desabastecimiento de combustibles fósiles… Así que fue muy fácil pensar en cómo ignorar todos estos problemas podría ser catastrófico para el mundo entero. Y eso no ha cambiado en los siete u ocho años desde que escribí el libro; es más, creo que hemos ido a peor. Ahora tenemos un negacionista absoluto del cambio climático en el poder. Incluso su llegada al poder tiene también tiene que ver con lo que plantea 'Ready Player One' sobre las redes sociales, que al final acaban fomentando que sólo las personas famosas puedan ganar las elecciones. Parecido a lo que ha pasado ahora, cuando tenemos al presentador de un reality show [Trump presentó el concurso 'The Apprentice' durante varios años] en la Presidencia. Incluso ahora, en 2018, a veces me siento como si estuviera en un futuro distópico.

Un momento de 'Ready Player One'. (Warner)
Un momento de 'Ready Player One'. (Warner)

P. En el siglo XX los villanos de cine solían ser dictadores enloquecidos, el Estado opresor, agrupaciones políticas. Últimamente en muchas películas veo que el malo es una corporación, una empresa sin escrúpulos, un organismo privado que machaca al individuo. ¿Por qué será?

R. Las corporaciones en Estados Unidos, pero también en el mundo, son tratadas a nivel legal muchas veces como individuos, pero no lo son. Estas entidades capitalistas a las que sólo les interesa el beneficio y nada más. Y mucho del daño hecho al medio ambiente es culpa también de las corporaciones. Internet además también representa esta nueva frontera en la que muchas corporaciones desearían constituirse en un monopolio y controlar el acceso de la gente a los servicios. Y así controlar a los líderes de los países. La gente de Twitter, de Facebook, tienen influencia enorme en nuestro país e incluso el poder para influir en las elecciones, además de ser hoy en día una de las fuentes de riqueza más importantes del mundo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios