Música: Bares Indiespensables: guía culinaria secreta de la música indie española. Noticias de Cultura

'Bares Indiespensables': guía culinaria secreta de la música indie española

Más de 50 grupos y artistas comparten en esta guía los bares y restaurantes de cabecera para disfrutar de los amigos o sobrevivir a una gira

Foto: Pecker junto al chef de Tatau Bistró, Tonino Valiente. (María Tresaco)
Pecker junto al chef de Tatau Bistró, Tonino Valiente. (María Tresaco)

En estos tiempos de aplicaciones sobre recomendaciones de restaurantes y bares, y fotos de Instagram que pueden convertirse en la mejor (o en la peor) publicidad Elisa Muñoz ha puesto su granito de arena gastronómico recurriendo a algunos de los expertos culinarios más experimentados. La periodista musical de la Cadena Ser ha escogido a jóvenes, y no tanto, que están acostumbrados a recorrer cientos de kilómetros en sus furgonetas, a compartir mesa y mantel en lugares que, tal vez, solo visiten una vez. O que, como El Churrasco de Oro, se conviertan en la visita imprescindible cuando pasan por Orense.

Maestros del buen comer, o simples comensales hambrientos, que también acostumbran a disfrutar de la gastronomía cuando no están de gira. Porque los entendidos elegidos por la autora de ‘Bares Indiespensables’ (Ediciones Hidroavión) no son otros que los componentes de más de cincuenta grupos indies españoles entre los que encontramos nombres como ‘Lori Meyers’, ‘Supersubmarina’, ‘Lagarto Amarillo’. Y solistas como Xoel López, La Shica o Jorge Marazu que comparten con Muñoz, y con los lectores, sus bares y restaurantes, esos lugares que les han inspirado para componer algunos de sus temas, pero también aquellos en los que disfrutan con un buen plato. Porque como escribe Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja, en el prólogo de esta particular guía gastronómica “comer bien es uno de los motivos que mantiene a las bandas juntas”.

Algo en lo que coincide la autora, porque “si tienes esa motivación de parar a comer en un buen sitio” el día a día en la carretera resulta más llevadero. Lo saben bien varios road managers españoles que, como cuenta Elisa en su libro, tienen un grupo de Whatsapp en el que intercambian recomendaciones sobre esos lugares a los que tienen que acudir si quieren evitar un disgusto gastronómico. “Se trata” explica Muñoz, “de comer mejor dentro de lo que pueden. La economía por supuesto que va acorde, si tu te vas de gira y tienes cuatro duros para actuar en los pueblos no te los puedes gastar en la comida de ir y venir. Pero en el libro también hay gente a la que le gusta comer más que a otra, y gente que se lo curra más que otra”.

Elisa Muñoz acompañada por Carlos G. Cano (izq) y Carlos Sadness (esquina dcha) en la presentación de 'Bares indiespensables'. (Javier J. Bas)
Elisa Muñoz acompañada por Carlos G. Cano (izq) y Carlos Sadness (esquina dcha) en la presentación de 'Bares indiespensables'. (Javier J. Bas)

Rabas y bravas

‘Bares Indiespensables’ nació gracias a ‘Play Gastro’ el podcast gastronómico de Carlos G. Cano en la Cadena Ser, en el que Elisa Muñoz tenía una sección semanal entrevistando a un grupo de música que hablaba de la gastronomía de su provincia. “Algunas veces me hablan de restaurantes bastante famosos en la provincia, pero la mayoría son restaurantes muy personales que les gustaban por lo que fuera. A lo mejor no era por la comida, sino por el ambiente, porque son amigos del camarero, por un plato en concreto” explica la autora, que también confiesa que fue Cano el que le sugirió que se animase a convertir su sección en una guía.

Portada de 'Bares indiespensables'. (Ediciones Hidroavión)
Portada de 'Bares indiespensables'. (Ediciones Hidroavión)

Decenas de entrevistas en las que Elisa descubrió que cuando Santiago Castillo, guitarra y voz del grupo cántabro Templeton, llegó a Madrid pidió en un bar unas rabas le pusieron unas bravas. O que los componentes de León Benavente acostumbran a “echar un pitín” en una estación de servicio llamada La Torre, situada en el trayecto que les da nombre. “Tienen unos pinchos muy trabajados” comparte Luis Rodríguez con la autora. Aunque quizá los chicos de Izal tienen algo que decir al respecto, ya que para Mikel, su solista, “el pintxo es algo más elevado que una tapa, es una tapa 2.0.”

Hablar de gastronomía con un grupo de música no es algo muy habitual y Elisa reconoce que “al principio les costaba un poco, pero en cuanto arrancaban no había que les parase. En general” añade “todos disfrutamos mucho hablando de comida, y algunos me escribían después para añadir algún sitio que se les había olvidado”.

Cocineros sobre el escenario

Lori Meyers disfrutando de la buena mesa.
Lori Meyers disfrutando de la buena mesa.

En sus casi trescientas páginas, ‘Bares indiespensables’ permite descubrir a los aficionados al indie (y a algún género más) que sobre los escenarios de nuestro país también se esconden algunos talentos culinarios de renombre. Jorge Martí, vocalista de La Habitación Roja, es un experto en vinos valencianos y muchos grupos podrían dar fe de su buena mano con el arroz. Pablo Mora, cantante de Lagarto Amarillo, tuvo un chiringuito en Cataluña, y los barceloneses Mishima también han apostado por la hostelería, con David Carabén abriendo una coctelería en Les Corts llamado La Javanesa, además contar con su propia marca de vinos.

“Si el libro tuviera un chef” explica Elisa “ese sería Ricky Falkner”. El productor musical “ha compartido mesa y estudio de grabación, casi a partes iguales, con muchos de los artistas” que aparecen en ‘Bares Indiespensables’. Y aunque la guía no cuenta con un jefe de cocina, si que tiene un ilustrador de excepción, Carlos Sadness. El compositor publicó en 2016 ‘Anatomías íntimas’ y “me encantó” confiesa Muñoz antes de relatar que “ya le había entrevistado para el libro pero le dije que me gustaría que él hiciese las ilustraciones”.

En su capítulo, dedicado cómo no a su Barcelona natal, el solista reconoce a Elisa Muñoz que una hamburguesería del Puerto Olímpico, Makamaka, le inspiró para escribir “Miss Honolulú”. “Salió de cenar allí tantas veces, de ver a las blogueras hacerse selfies con las palmeras”. Sadness también comparte con la autora que, a la hora de salir, “en Barcelona no hay nada parecido a La Latina de Madrid” pero añade que “tampoco en la capital existe un barrio como el Raval”.

Imagen de los barriles de El Pimpi, una recomendación del grupo malagueño La Cena.
Imagen de los barriles de El Pimpi, una recomendación del grupo malagueño La Cena.

Recomendaciones "muy personales"

‘Bares Indiespensables’ le ha servido a Elisa para aunar sus pasiones, “música, gastronomía y viajes” pero también para descubrir “el resolí de Cuenca o la mamadeta de Tarragona”. Sobre su guía, la autora reconoce que “son recomendaciones muy personales de quien las hace” a las que hay que añadir el atractivo de que si “encima si te gusta el grupo pues te hace más ilusión”. Y al igual que cada grupo tiene su sello de distinción, en el libro “cada provincia depende mucho de lo que recomienda cada uno. Algunos recurren a lo típico y otros, como el grupo de Zestoa (Guipúzcoa), Grises, recurre a su localidad natal, Zestoa, a lo diario”.

Con vinos y postres completando el menú de recomendaciones, porque “más que hablar de bares se trataba de que me dijesen qué comen, qué les gusta”, Elisa ya ha tenido tiempo de comprobar la calidad de sus recomendaciones. “En Cádiz he visitado todos y todos buenísimos” confiesa antes de reconocer que, tras disfrutar de algunas de las propuestas de Pecker y Kiev cuando nieva, Huesca es una de las provincias que más le ha sorprendido. Parece que la música indie (también) puede ser otra buena excusa para disfrutar de la gastronomía española. O, como dice la canción de Lori Meyers, para “beber hasta emborracharme, hasta caer rendido y levantarme”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios