del 20 de octubre al 4 de noviembre

'Norma' vuelve al Real a lo 'Juego de Tronos'

La célebre ópera de Bellini considerada una de las obras cumbres del belcantismo regresa al coliseo madrileño tras 102 años de ausencia

Foto: 'Norma' regresa al Real un siglo después (Javier del Rea)
'Norma' regresa al Real un siglo después (Javier del Rea)

Fue el 28 de diciembre de 1914 cuando el telón se bajó por última vez para Vincenzo Bellini en Madrid. Ha tenido que pasar más de un siglo y que el Teatro Real esté celebrando su Bicentenario para que el gran drama romántico del belcantismo vuelva al escenario madrileño. 'Norma' regresa al Real 102 años después de su última representación, bajo la dirección musical de Roberto Abbado y escénica de Davide Livermore, inspirada en la épica de series como 'Juego de Tronos'.

La célebre ópera de Bellini, que llega ahora en una coproducción del Real, el Palau de les Arts y la Asociación Bilbaína Amigos de la Ópera, estás inspirada en el mito clásico de Medea. Como le pasó a todos los compositores románticos, Bellini ambientó su octava ópera en el mundo clásico, en concreto en el pueblo celta bajo la dominación romana. Colocó en el centro de la historia a una mujer, la suma sacerdotisa, que vive presa entre sus votos y su liderazgo y el amor a un hombre enemigo de su pueblo. Bellini, con libreto de Felice Romani, basado en la obra de teatro 'Norma, ou l'infanticide', de Alexandre Soumet, replica el conflicto amoroso escrito por Eurípides y en esta nueva puesta en escena llega presidida por una escenografía poderosa inspirada en la épica y en la mitología celta con un gran árbol sagrado (el Ydraggsil) en el centro del magno escenario del coliseo madrileño y un vestuario que al espectador más 'seriéfilo' le recordará a la ficción de HBO. 

'Norma' vuelve al Real a lo 'Juego de Tronos'

Además de ser considerada la gran obra maestra del belcantismo romántico, 'Norma' es una las óperas de mayor dificultad para los cantantes. 'Casta diva', su aria más famosa, es uno de los ejemplos más significativos de las melodías larguísimas y voluptuosas del estilo belliniano y una de las piezas más complejas de todo el repertorio lírico. Es un antes y un después en la lírica. La cima del bel canto para una cantante. Tanto es así que algunas de las míticas sopranos que la han interpretado, como Lilli Lehmann, han asegurado que prefieren cantar tres Brunildas que una Norma.

El compositor siciliano la escribió para Giuditta Pasta, que fue la primera Norma de una larga nómina por la que han pasado grandes sopranos como Maria Callas, Montserrat Caballé o Joan Sutherland, y hay dos versiones (en Sol mayor y Fa mayor) porque al parecer Bellini tuvo que bajar un tono el aria para que su agotada prima donna pudiera ejecutarla en el estreno. En esta producción que se estrena hoy en el Real habrá un triple reparto con las sopranos María Agesta, Angela Meade y Mariella Devia como la sacerdotisa gala Norma; los tenores Gregory Kunde, Roberto Aronica y Stefan Pop dando vida al procónsul romano Pollione; y los barítonos Michel Pertusi, Simón Orfila y Fernando Radó como el druida Oroveso.

'Norma' vuelve al Real a lo 'Juego de Tronos'

Pero aunque 'Norma' -y 'Casta diva'- es todo un icono de la ópera muy querido por el público, no fue ni mucho menos bien recibida en su estreno en la Scala de Milán el 26 de diciembre de 1831. Fue un sonoro fracaso, a pesar de las altas expectativas que el teatro italiano tenía en esta producción de Bellini, a quien pagaron 12.000 líras austriacas por su trabajo. Una cantidad que era el doble de lo que cobraba cualquier compositor normal. A pesar de ello, a los ochos días los diarios, aún críticos con Bellini, ya ensalzaban el éxito de público. Donizetti aseguró tras su estreno que los milaneses no había comprendido 'Norma', pero por su parte afirmaba que "me hubiese sentido muy feliz si hubiese podido firmar esta obra".

Wagner, quien fue un airado detractor del belcantismo y la ópera italiana, se rindió a' Norma' hasta el punto de que la llegó a dirigir en varias ocasiones y hasta compuso un aria para Orovesco imitando el estilo belliniano cuando en una ocasión se extraviaron esas hojas de la partitura. "Pocas veces se ha visto lo verdaderamente trágico preparando la catástrofe, conllevando la resignación y la elevación espiritual [del héroe y de la heroína], destacándose tan puramente motivado y tan claramente expresado", escribiría también Schopenhauer seducido por cómo la organización musical de 'Norma' ensalza la tragedia. "Nadie que sepa lo que es la música puede salir de 'Norma' -escribió Einstein en 1935 en referencia al finale- sin estar lleno a rebosar de las últimas páginas de este acto".

Aunque fue una ópera controvertida al inicio, incluso Bellini diría que "perseguida", 'Norma' se convirtió al poco tiempo en una de las más ensalzadas del repertorio belcantista y de la ópera en general. "La dirección del Real hace bien en resucitar obras como 'Norma' (y eso que se cantó por última vez hace nueve o diez años por la Capelli -ayer por la Capella-, la Parsi y el tenor Barrera). Hay público para todos los gustos y para todas las escuelas antiguas y modernas. Al que le place oír cantar se le ofrece 'Norma', y se derrite de placer. Se le da una 'Norma' como la de ayer y estalla de entusiasmo", diría el diario ABC el 21 de diciembre de 1914 sobre su último estreno en la capital. Ahora, 102 años después, 'Norma' vuelve a resucitar en el Real para seguir reivindicando la libertad... y seguir derritiendo al público.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios