Es noticia
Menú
El milagro digital de un teatro valenciano con 100 años de historia
  1. Cultura
la renovación 2.0 del coliseo de valencia

El milagro digital de un teatro valenciano con 100 años de historia

¿Cómo se adapta un teatro con un siglo de vida a los tiempos modernos? El Teatro Olympia apuesta por la digitalización y se ha convertido en uno de los diez teatros que más recaudan de España

Foto: Imagen del Teatro Olympia
Imagen del Teatro Olympia

Renovarse o morir. Con 100 años de historia en sus tablas, el Teatro Olympia de Valencia ha conseguido, desde que se inaugurara como una ópera en noviembre de 1915, convertirse en uno de los diez con mayor recaudación en todo el territorio nacional. Antes, se convirtió en uno de los cines de visita obligada de la ciudad y, desde hace 34 años, en uno de los teatros privados más importantes de España.

Por eso, en pleno siglo XXI y con la competencia de los grandes teatros comerciales de Madrid y Barcelona, la clave de la supervivencia de un espacio como este ha sido crear una buena estrategia digital. “La comunicación está cambiando a una velocidad muy rápida y hay que ser flexibles”, reconoce Enrique Fayos, gerente de Olympia Metropolitana. Es un teatro privado y sólo cuenta con los beneficios de taquilla como único ingreso, cosa "normal en Madrid y Barcelona". Por eso, reconoce, "somos los tuertos en el país de los ciegos. Es un caso totalmente inusual".

Los pilares sobre los que debe asentarse la estrategia de marketing empresarial, teniendo en cuenta el desarrollo del comercio electrónico, son una página web bien construida, una estrategia de redes sociales y una tienda online efectiva; más teniendo en cuenta que sólo el 17% de las empresas españolas vende por internet y el 28% de las microempresas tiene web propia, según el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

placeholder Teatro Olympia
Teatro Olympia

Enrique Fayos reconoce que la teoría es algo que todos los empresarios conocen en mayor o menor medida. Lo difícil para Olympia Metropolitana fue cómo ponerla en práctica. Por ello, buscaron soluciones y probaron suerte con Índicex, que realiza un análisis de la competitividad digital de las empresas. En su caso sirvió para detectar algunos defectos, como por ejemplo, un mal posicionamiento en la versión para móvil y tableta. “Una de las cosas que más me llamó la atención al realizar el estudio fue descubrir que éramos poco flexibles y no estábamos bien posicionados. Justamente hay un público que lo hace todo con el smartphone, nos ha venido bien y nos dio un empuje”, añade el gerente.

"Las empresas tienen una barrera de entrada, que es el desconocimiento para afrontar su transformación digital. Esta herramienta lo resuelve porque es de autodiagnóstico gratuita y te proporciona una foto sobre los puntos fuertes y débiles en la estrategia digital", explica Javier Tomé, director de Comunicación Digital de Bankia.

Somos una empresa dedicada a la venta de soportes de ocio. Son intagibles, vendemos ilusiones

Los frutos de la digitalización comenzarán a verse plenamente a finales de este mes cuando publiquen su página web renovada. “En los últimos ocho meses hemos estado trabajando en todas las nuevas tecnologías que provocan un crecimiento mucho mayor”, reconoce Fayos. En este negocio familiar es fundamental la gestión de las ventas online. Ahora “tenemos un ticketing propio y gestionamos nuestra propia venta de entradas a través de la página web”.

Las claves: innovación y renovación

El Teatro Olympia tiene poco de digital pero mucho de innovación y renovación. En 1927 este espacio era en realidad una fábrica de muebles dirigida y creada por el abuelo de Enrique. Tras una fuerte crisis en el sector, la familia reconvirtió la nave en el cine Olympia y en el año 1984 sus sucesores lo transformaron en un teatro.

Actualmente, además de la gestión del Teatro Olympia, la empresa administra otros espacios como el Teatro Talia, el Teatre Auditori de Catarroja (TAC), el Auditori de Torrent y la programación del Teatro Apolo de Barcelona. Pero no sólo viven de la administración de teatros, también producen obras como la archiconocida 'La cena de los idiotas' o 'Una boda feliz', y completan su oferta cultural con la administración de la librería Le en Madrid.

Junto a estas estrategias, Fayos no olvida que la base de una buena planificación de la programación teatral es la clave del éxito. “Somos una empresa dedicada a la venta de soportes de ocio. Son intagibles, vendemos ilusiones y lo más importante es tener una programación que encaje con lo que la gente quiere”.

El cartel del Olympia busca llegar al mayor segmento de público posible. Para ello ofrecen una gran cantidad de comedias y obras familiares, además los monólogos, que se han convertido en la nueva gallina de los huevos de oro puesto que atraen a un público joven que no ha ido al teatro pero que busca divertirse y “ver a sus ídolos”, a lo que hay que sumar que reducen considerablemente los gastos que conlleva un montaje teatral.

Pero el posicionamiento del Olympia a nivel nacional no se queda aquí. Sus 1.000 butacas están prácticamente llenas a diario y se ha convertido en una plaza donde las compañías nacionales quieren ir a estrenar sus obras. Próximamente pasarán por sus tablas 'Taxi', protagonizada por Josema Yuste; 'Olivia y Eugenio', con Concha Velasco; 'Enfrentados', de Arturo Fernández, así como los monólogos de David Guapo o El Sevilla y el concierto de Los Panchos.

Con las ideas claras y seis teatros en la Comunidad Valenciana, Olympia Metropolitana abre el telón a la digitalización del negocio con el objetivo de llegar cada vez a más y nuevos espectadores y seguir sumando años a este siglo de aplausos.

Renovarse o morir. Con 100 años de historia en sus tablas, el Teatro Olympia de Valencia ha conseguido, desde que se inaugurara como una ópera en noviembre de 1915, convertirse en uno de los diez con mayor recaudación en todo el territorio nacional. Antes, se convirtió en uno de los cines de visita obligada de la ciudad y, desde hace 34 años, en uno de los teatros privados más importantes de España.

El redactor recomienda