Vuelve 'LA CHICA DE lOS PLANETAS'

Holden Centeno, el misterioso escritor al que leen tus hijos mientras tú ves la televisión

Un año después del éxito de su sorprendente primera novela regresa el más desconocido -y exitoso- escritor veinteañero de la literatura española. Nativos digitales a la conquista de las librerías

Foto: Holden Centeno en Malasaña.
Holden Centeno en Malasaña.

Vuestro hijo tenía apenas 20 años cuando abrió su primer blog y, por las noches, mientras vosotros, agotados padres, aguardábais el sueño frente al televisor, empezó a escribir historias. Historias de amor y de música que primero cautivaron a su grupo de amigos para multiplicarse después en las redes, esperadas puntualmente cada día por legiones de seguidores. No os enterasteis de nada pero las editoriales tampoco. Al fin, cuando el retoño se había convertido ya en la estrella literaria de los nativos digitales, os quedasteis con la boca abierta. Y entonces quisieron publicarlo.

Holden Centeno. (Ilustración de Sara Blanco)
Holden Centeno. (Ilustración de Sara Blanco)

Holden Centeno se buscó un nombre quimérico a modo de homenaje al gran héroe literario adolescente de Salinger y se arrancó a contar en internet su historia de amor y desamor con 'La chica de Los Planetas'. El sello Suma de Letras lo publicó en forma de libro en 2014, año de locura en el que la explosión de 'youtubers' y trovadores digitales (algunos de los cuales pronto fueron millonarios) puso frenética a una industria editorial a la caza de un fenómeno inesperado antes de que se les escapase de las manos.

Y aunque el misterioso Centeno (cada vez menos misterioso) no se sienta compañero de viaje de los Marwan y compañía, forma sin duda parte de esa inesperada anomalía generacional: los jóvenes sí que leen, leen con auténtica pasión... pero ni sus padres ni sus profesores se enteran.

En una de las historias que cuenta en '365 días con la chica de Los Planetas', la segunda parte de su inesperado 'bestseller' que hoy llega a las librerías de toda España nuevamente en Suma de Letras, Holden Centeno cuenta cómo, tras publicarse su primer libro, Alfaguara le envió una invitación a su gran premio anual... a nombre de Andrés Trapiello. Seguramente también él se estará haciendo ya la gran pregunta. ¿Volverá con la chica de Los Planetas?

PREGUNTA. Después de convertirse en el más sorprendente éxito literario de 2014, Holden Centeno regresa con nuevo libro. ¿Qué encontrará esta vez el lector en él? ¿La historia de su éxito?

RESPUESTA. Encontrará un libro que relata los 365 días que son la continuación de aquella primera parte. Desde el momento en que la chica se va, justo después de escribir el final de mi primer libro en abril de 2014, hasta julio de 2015, momento en el que entrego el segundo manuscrito a la editorial. No es la historia de un éxito. Eso a nadie le interesa. Es el punto y final de la historia de 'La chica de Los Planetas', que empecé a escribir hace tiempo sin saber que algún día se publicaría.

El libro comienza con una serie de relatos que no tienen nada que ver con mi historia personal, como en el primer libro. Es una manera de dar un toque de atención a mis lectores (y a los que no lo son) en el sentido de que puedo escribir cualquier cosa y no solo sobre la historia que me llevó a las editoriales. Apuesto mucho por esos relatos porque están cargados de una simbología que muestra mi manera de ver el mundo.

P. Y de pronto, los jóvenes se pusieron a leer. Los libros de poemas de Marwan o Defreds conquistan las listas de los libros más vendidos y su historia de amor con la chica de los planetas hace lo propio con la novela. ¿Se siente partícipe de una nueva generación de escritores juveniles? ¿Qué cree que comparten?

Respeto a Marwan y Defreds pero no me siento uno de los “poetas jóvenes“; mi manera de entender la literatura no tiene nada que ver con la suya

R. Honestamente, respeto el trabajo de Marwan y Defreds pero no siento que pertenezca a esa corriente de poetas jóvenes, sencillamente porque mi manera de entender la literatura y de expresarla nada tiene que ver con la de ellos. Lo único que compartimos es que vendemos libros a un público que a veces es el mismo. La poesía que se hace ahora no es la que yo leía de pequeño, y me cuesta conectar con los autores que copan los puestos de libros más vendidos de este tipo de género. Creo que están reinventando la poesía y eso puede ser bueno o malo. No se puede valorar ahora mismo, pero creo que hay que tener cuidado.

Es una especie de juego; el público demanda ese tipo de versos, las editoriales ven que vende y lo publican. Quizás en unos años en los colegios estudien a esos autores, pero yo me pregunto: ¿qué pasará con Lorca, Cernuda, Machado, Luis Alberto de Cuenca? No lo sé. Actualmente tengo un proyecto en el que un gran ilustrador está dando color a los poemas que escribí cuando era un adolescente. Nada tienen que ver con la poesía de ahora y me gustaría publicarlos próximamente.

Holden Centeno, firmando libros.
Holden Centeno, firmando libros.

P. Siempre que irrumpe un éxito como este, se habla de 'marketing' editorial y, sin embargo, más bien parece que los grandes sellos se apuntan siempre tarde a los nuevos fenómenos editoriales/digitales, cuando entienden que algo se les está escapando de las manos, ¿no cree?

R. Totalmente. A mí siempre me han acusado de eso. Creen que soy un producto editorial, una estrategia de 'marketing'. Cuando era anónimo (físicamente) me acusaron de que detrás había un famoso y un largo etcétera de juicios muy lejos de la realidad. Cuando las editoriales me contactaron para publicar mi libro, ya lo habían leído miles de personas. Las editoriales ahora sí que están más atentas a las tendencias pero sigue pasando que se 'apuntan', como usted dice, cuando ven que es algo que sí, que puede funcionar. Es normal. Vivimos en la era de las redes sociales y por desgracia ese es el barómetro de lo que vales; el número de visitas que tienes en tu blog, el número de seguidores, etc.

Cuando las editoriales me contactaron para publicar mi libro, ya lo habían leído miles de personas.

P. Relata en '365 días con la chica de los planetas' la deliciosa anécdota de cómo después del éxito del libro anterior le invitaron a los premios Alfaguara con una carta que llevaba por error el nombre de Andrés Trapiello. Me interesa esa relación entre autores consagrados y novatos que venden a veces más libros que ellos... ¿Cómo le trataron?

R. A este tipo de eventos o premios yo voy con el máximo respeto. No puedes estar ahí como si nada, sabiendo que tienes al lado de la mesa a escritores que admiras o que no admiras tanto pero sí miles de personas desde hace muchísimos años. Ellos no te conocen, pero tú a ellos sí, y eso es divertido porque no te juzgan. En ese relato que menciona, cuento el encuentro que tuve con Ray Loriga ese mismo día. Él no tenía ni idea de quién era yo pero sabía que era escritor y me dio un gran consejo, y un relato, que es el que abre mi nuevo libro y uno de mis preferidos. Loriga me trató de maravilla.

P. ¿Y qué opina cuando escucha que esta nueva literatura juvenil es pobre de estilo y abusa del 'amor' como ingrediente universal de éxito entre los adolescentes?

Me acusan de que soy muy tajante al expresarme, de que no tengo término medio. No me importa. Los libros están para eso, para expresarse

R. Sinceramente creo que es verdad, y yo me incluyo, aunque matizaría que más que pobre, es sencillo. En mi caso pienso que escribo con un estilo simple porque escribo como hablo, porque cuando leo es eso lo que me gusta y espero encontrarme en las páginas: libros en los que los personajes o el autor se expresan como yo. No creo que se abuse del amor como un ingrediente. Creo que mi generación ha leído libros que tratan de amores malditos, sucios, sencillos, buenos y reales. Yo intento escribir con la mayor intensidad posible para marcar al lector y porque así entiendo la literatura; un arma donde puedes decir lo que te dé la gana, y a quien le guste, bien, y a quien no, lo siento mucho. Me acusan de que soy muy tajante al expresarme, de que no tengo término medio. No me importa. Los libros están para eso, para expresarse, y el que los lee para entrar en una piel en la que jamás entrará o aspira a entrar en ella. Yo personalmente escribo sobre amor porque es un concepto que me interesa, que está en mi día a día como en el de todos. ¿A quién no le interesa el amor? Todo el mundo ama.

P. Lo más difícil de cautivar a esos nuevos lectores de los que se dice que no leen gran cosa parece ser disputarle la atención a la música, esa pasión juvenil sin competencia. Usted lo hace incorporando precisamente la música como gran protagonista de sus 'posts' y de sus libros. ¿Literatura o música? ¿Cómo trabaja con ambas?

R. No puedo escoger entre literatura o música. Me quedo con las dos. Leo libros y escucho música casi a la vez, cada semana. Hay libros que me obsesionan según los voy leyendo y no puedo dejar de pensar en ellos, y hay grupos y canciones que no voy a parar de escuchar hasta que me muera. No entiendo la literatura ni la música como un elemento que tengo que integrar obligatoriamente en mis obras, como una fórmula o algo parecido. Nada de eso. Simplemente escribo y en esas historias me sale hablar de libros y de música. Está claro que el poder que ostenta la música está muy por encima de la literatura o de cualquier arte, no en el sentido de que la música minusvalora a la literatura, pintura, etc., sino más bien a que la capacidad que tiene de estremecerte la música en un segundo, no la tiene un libro. Quizás el libro te estremece en un minuto y la escultura te provoca una sensación brutal pero no estremecedora. Creo que el cine y la música son capaces de emocionar en un segundo. Si un libro tiene música, puede ser una auténtica bomba atómica.

Si un libro tiene música, puede ser una auténtica bomba atómica

P. 'Youtubers', trovadores digitales, escritores que triunfan en las redes y pegan el salto a los libros. Mientras los padres ven la tele en el salón sin enterarse de nada, sus hijos revolucionan juntos la cultura en la red. ¿Cuánto les falta a los nativos digitales para tomar el poder?

R. Tal cual. Mis padres se enteraron de lo que estaba haciendo dos años después, cuando la editorial me fichó. Creo que las redes sociales van a caer y que este 'poder' que tenemos, por llamarlo de alguna manera, desaparecerá absolutamente. Cada vez que pienso en redes sociales pienso en la burbuja inmobiliaria, y estoy seguro que sucederá lo mismo. Desaparecerán y habrá que volver a empezar. Creo que se nos está yendo de las manos al poner todos los puntos de mira en lo que dice o hace un usuario que publica diariamente en su cuenta de Instagram o Twitter.

'365 días con la chica de Los Planetas', de Holden Centeno. Ilustración de Sara Blanco
'365 días con la chica de Los Planetas', de Holden Centeno. Ilustración de Sara Blanco

P. Por cierto, ¿quién es Holden Centeno y cómo le ha cambiado la vida este último año?

R. Holden Centeno es un tipo normal que empezó a escribir en un blog como miles de personas pero sin ningún tipo de pretensión. Tuve la suerte de que un periodista de un medio muy importante se interesó en mi historia, me hizo una entrevista y las dos editoriales más importantes de España quisieran publicarla. A partir de ahí me cambió la vida.

Sigo siendo la misma persona pero ahora la gente me pide que le firme libros o hacerse una foto conmigo. Algo a lo que aún no me termino de acostumbrar.

P. Y una última pregunta a modo de 'spoiler'... ¿Regresará la chica de Los Planetas?

R. Usted bien sabe que en el siglo XXI, a la persona que hace 'spoiler', se la considera un auténtico hereje, así que no diré nada.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios