Es noticia
Menú
Duelo de Medeas en Mérida
  1. Cultura
arranca el festival de teatro clásico

Duelo de Medeas en Mérida

José Carlos Plaza y Andrés Lima llevan al festival dos versiones del mito femenino griego más controvertido protagonizadas por Ana Belén y Aitana Sánchez Gijón

Foto: Ana Belén y Aitana Sánchez-Gijón dan vida a Medea
Ana Belén y Aitana Sánchez-Gijón dan vida a Medea

Medea. Hija de Etes, rey de la Cólquida, y de la ninfa Idía. Sobrina de la maga y diosa Circe y nieta de Helios. Sacerdotisa del Hécate. Mujer de Jasón. Medea, la hechicera y la mujer traicionada por su marido, dejada, celosa y vengadora. Medea madre y asesina de sus dos hijos. Medea:Ana Belén y Aitana Sánchez-Gijón.

El Festival de Teatro Clásico de Mérida, que comienza hoy, rinde homenaje en esta 61 edición al personaje femenino más enigmático y controvertido de la mitología griega. Dos visiones de Medea, dirigidas por José Carlos Plaza y Andrés Lima, que vuelven a cuestionar qué hay detrás de uno de los asesinatos más desgarradores de la historia del teatro y que dejan clara la vigencia y el atractivo que envuelven a este mito. Plaza abre fuego inaugurando el festival (hasta el 5 de julio) con unmontaje protagonizado por Ana Belén y dramaturgia de Vicente Molina Foix a partir de Séneca, Eurípides y Apolonio de Rodas. Lima hará lo propio el 15de julio con un texto que parte de Séneca y una Sánchez-Gijón inconmensurable dando vida a Medea.

“El valor de Medea es que siempre es una pregunta lanzada al mundo. Es un personaje misterioso y enigmático, todo lo que le envuelve es atractivo y seductor. Es uno de los mejores personajes de la literatura dramática porque refleja al ser humano y sus contradicciones. Es una mujer que comete el acto más contradictorio y contra natura que puede existir y es precisamente ahí cuando se vuelve espejo del mundo y de la naturaleza.En esa paradoja reside su valor”, explica Andrés Lima sobre este hipnótico personaje.

Para Plaza, que cierra con esta obra el ciclo de montajes estrenados en Mérida centrados en figuras femeninas clásicas tras Fedra, Electra y Hécuba, Medea es “el culmen de un proceso en el que una mujer rompe con su propia entidad como madre. No es una loca que mata a sus hijos sino que realiza un acto de subversión contra el sistema y lo rompe. Tú me has deshecho, le dice a Jason, y ahora te voy a deshacer yo a ti. Por eso, he querido considerar el mito desde un punto de vista más político”.

Abordada desde esa parte de rebelión, en el caso de Plaza, o profundizando en el poder destructivo del amor y las relaciones de poder, en el de Lima, la pregunta que lanzaron los griegos a través de Medea y que hoy resuena con la misma fuerza en pleno siglo XXI es la misma: ¿Hasta dónde es capaz de llegar el ser humano? “Medea nos muestra que cuando se ha llevado al máximo la traición o el abandono, el ser humano reacciona de una forma absolutamente animal. Nos cuenta que el ser humano puede aguantar mucho, pero no todo”, explica Plaza, que ha querido poner el acento de su montaje en “esa parte oculta del ser humano”. “Hay una parte racional, pero existe un mundo oculto que nos dice que el comportamiento del ser humano es insondable y hay que tener cuidado al juzgar”.

Lima explica que la actualidad de Medea reside en que, de nuevo, los griegos nos hacen reflexionar sobre una de las zonas más oscuras del hombre. “A mí me interesa mucho su relación con el amor [“no hay mayor dolor que el amor”, recita Medea varias veces en su obra]. Siempre me ha resultado enigmático que un personaje tan negativo, que sufre y hace sufrir tanto, al final sea salvado por el autor convertida en una semidiosa. ¿Cómo es posible que reciba un premio?Medea está para alumbrarnos en la pregunta sobre si somos capaces de ser tan crueles, y hasta que el ser humano no supere eso, no tendrá mucho éxito”, dice.

"Cada día hay Medeas en el periódico"

"Cada día hay Medeas en el periódico. Es algo que sigue sucediendo y sigue espantando. Los griegos lo tenían clarísimo y nos ponían el espejo delante para devolvernos nuestra imagen y alertarnoscon una profundidad y una complejidad que hace que el mito forme parte del inconsciente colectivo y trascienda", asegura Aitana Sánchez-Gijón.

Pero además de rebelión y espejo, Medea es también feminismo y la reivindicación de la mujer. "Cómo serían las cosas que los hombres tenían derecho a matar a sus hijos en esa época y las mujeres no. Quebrantar esa norma suponía una gran transgresión,hacer saltar por los airestodo lo establecido y reivindicar a una mujerhumillada, vejada, desterrada, despojada, a la que arrebatan todo lo que tiene y la tiran a la cuneta, ella que ha salvado la gloria de Grecia", añade. "Medea es la mujer primordial, el origen de todo, la diosa y la fuerza de la naturaleza capaz de crear y destruir, una fuerza desatada y sin control", resume.

La actriz, que estará acompañada por primera vezen Mérida por los80 jóvenes del Coro Joven de Madrid (en el estreno en Madrid sus voces estaban grabadas),borda una interpretación memorable, intensa y desgarradora. Es, casi con total seguridad, el mejor papelde su carrera y la ha convertido en la sucesora natural de la gran Medea española: Nuria Espert, quien ha interpretado este personaje seis veces desde que lo hiciera por primera vez con 19 años en el Teatro Griego de Barcelona hasta la última en Mérida a las órdenes deMichaelCacoyannis en 2001.

"Es algo difícil de explicar porque trasciende el hecho teatral. Este trabajo está suponiendo una experiencia vital que no podría haber tenido hace cinco o diez años. Han confluido los astros y me han dado la oportunidad de vivirlo en el momento en el que estaba preparada", explica la actriz sobre un trabajo que le ha puesto el listón muy alto gracias a una interpretación de esas que se recordarán con el paso de los años. "¿Qué hago después de esto? Una comedia, por favor (risas). Está siendo un chute bestial de adrenalina y necesito un reto a la altura", responde.

¿Es Medea una heorína?

"La heroína al final es Medea. Es un personaje trágico porque realiza un acto memorable, sea matar a sus hijos o conquistar América. Medea tiene la capacidad de hacer daño a los demás y ese terreno hoy en día es inagotable", dice Lima. "Hay un proceso de identificación con Medea, con la mujer abandonada y pisoteada.Su reacción es desmedida, pero es normal y muy lúcida. Necesita enloquecer para hacer lo que hace, pero no está loca"

"Lo bueno es que no hay juicios sobre Medea. No sabemos si lo que hace está bien o mal, nosotros sólo exponemos un hecho en la función. El contrapunto lo pone la nodriza, que se convierte en eltestigo público. Si hay identificación con algún personaje es con ella", apunta Plaza.

"Bajo la razón, en un juicio es indefendible pero en el escenario no hay juicios. Es un sitio de preguntas y donde el ser humano se puede desenvolver con sus contradicciones como pez en el agua", añade Lima sobre un personaje que a un director le dejapoco margen de maniobra. "No te puedes andar con tonterías con Medea. Es un personaje radical y o lo haces hasta las últimas consecuencias o te quedas en casa. Tiene autoridad y misterio pero, sin embargo, es consecuente", dice.

Medea. Hija de Etes, rey de la Cólquida, y de la ninfa Idía. Sobrina de la maga y diosa Circe y nieta de Helios. Sacerdotisa del Hécate. Mujer de Jasón. Medea, la hechicera y la mujer traicionada por su marido, dejada, celosa y vengadora. Medea madre y asesina de sus dos hijos. Medea:Ana Belén y Aitana Sánchez-Gijón.

El redactor recomienda