El surrealismo más oscuro y carnal de Lorca se convierte en ópera en el Teatro Real
  1. Cultura
estreno mundial de 'el público'

El surrealismo más oscuro y carnal de Lorca se convierte en ópera en el Teatro Real

La obra 'El público' del poeta granadino se fusiona con el flamenco y la música electrónica en una nueva producción del coliseo madrileño, ideada por Gerard Mortier, que se estrena el lunes

placeholder Foto: Rubén Olmo en uno de los ensayos de 'El público', de Lorca (Javier del Real)
Rubén Olmo en uno de los ensayos de 'El público', de Lorca (Javier del Real)

Es uno de los grandes proyectos delTeatro Real.De los primeros que ideó su fallecido directorGerard Mortiery una de las últimas producciones realizada íntegramente por el coliseo madrileño. La versión de la obra de teatroEl público,deFederico García Lorca,se convierte a partir del lunes en una ópera de airesflamencos y tintes oscuros y surrealistas.

Para que se convierta “en uno de los acontecimientos culturales más importantes del 2015”, como dijo Ignacio García Berenguer, director del coliseo,han tirado la casa por la venta.La ópera, que cuenta con un presupuesto de producción de 154.000 euros y con la que esperan ingresar 1,1 millones de euros, cuenta con el director musical español más internacional, Pablo Heras Casado; el compositor Mauricio Sotelo; los cantaores Arcángel y Jesús Méndez; el guitarrista Cañizares; el coreógrafo Darrell Grand Moultrie, residente en la escena de Harlmeny premiado por coreografías de, entre otros, Beyoncé o el vestuario de Assad Awad, quien ha hecho varios diseños para Lady Gaga.

Pero más allá del eclipse de estosnombres, esta ópera supone una bajada a ese teatro de la arena, al surrealismo yoscuro interior de esos hombres –todos- disfrazados por una infinita colección de máscaras superpuestas. La homosexualidad y el teatro como medio para la transformación del ser humano son los temas centrales de esta obra inacabada de Lorca. Inacabada porque fue un primer boceto que el poeta granadino escribió antes de marcharse de Madrid. Ese julio de 1936 se la confió a su amigoMartínez Nadalpara que la destruyera si le pasaba algo, pero nunca lo hizo. Y desgraciadamente Lorca no pudo hacer la versión final de un texto que consideraba parte de su ‘teatro de lo imposible’, elque para él era su teatro más verdadero pero imposible de representar en su España. Por eso, asegura Andrés Ibáñez, Lorca hoy "lloraría de felicidad" al ver su obra en un teatro como el Real.

“Es una obra misteriosa, difícil y una leyenda porque no sabemos exactamente lo que tenemos porque Lorca no pudo terminarla. Es como si nos metiéramos en la profundidad de la psique de Lorca sin límites ni barreras”, explicó ayer Andrés Ibáñez, el libretista encargado de dar forma a esta obra. Es la obra, además,donde el amor erótico y la pasión carnal se revelan más desnudos y donde Lorca loa el ‘teatro bajo la arena’ como ese teatro del riesgo y búsqueda frente al ‘teatro al aire libre’, el convencional y comercial.

Lorca decía que El público es un espejo donde el espectador tiene que ver sus miedos y contradicciones

“Hay una convención en El público de que el arte puede transformar la vida. Hay un momento en el que el director hace un montaje deRomeo y Julieta en el ‘teatro bajo la arena’ buscando ese arte oscuro y difícil que entra en los lugares que no queremos y provoca una convicción. Esa convicción es la del surrealismo, entendido como ese deseo de no hacer arte sino realidad y crear experiencias que afecten al público”, matizó.

Y, sin duda, el espectador es el protagonista de esta pieza. Todo aquello que no está en la escena y que esta ópera sube a las tablas a través de unos grandes espejos. “Lorca decía que se llama El público porque es un espejo del público donde tiene que ver sus miedos y contradicciones”, añadió Ibáñez.

“Como el propio Federico decía, esta es una obra para ser silbada. Las palabras no bastan. Para entender hay que entender no entendiendo, como dijoSan Juan de la Cruz. Y esa forma de entender la sociedad y la naturaleza humana se da a través de la música”, aseguró Mauricio Sotelo. La partitura que ha compuesto fusiona la tradición operística con el flamenco –que adopta sobre las tablasforma de caballo como esa fuerza sensual y sexual y estárepresentado por cantaores y bailaores de la talla de Arcángel, Rubén Olmo o Cañizares- con la música electrónica, que envolverá a los espectadores gracias a 35 altavoces dispuestos por todo el Teatro Real.

Pablo Heras Casado junto al cuadro flamenco de 'El público' (Javier del Real)

Pablo Heras Casado dirige a la orquesta de música contemporánea Klangforum de Viena en una ópera que definió como “un milagro” y “algo emocionante”. “Estamos ante una oportunidad histórica para recrear, sino crear, un género que hasta ahora, incluso, se ha evitado por ciertos complejos históricos como es la ópera española. Es una oportunidad única que Manuel de Falla ya empezó a vislumbrar y aquí, de nuevo, se retoma poniendo la más alta cultura española sobre el escenario”, aseguró. Tanto es así que esa era la intención de Mortier cuando encargó en 2010 esta ópera a Sotelo: crear la ópera española del siglo XXI.

Entre dos mundos

Entre el flamenco y la ópera, entre la realidad y el sueño, entre los oscuros fondos y la luz del día. El público se mueve en ese delirio surrealista y simbólico que Lorca pensó para el público del futuro. Y, sobre todo, para romper los convencionalismos y defender la libertad artística y amorosa, porque aquí la homosexualidad se muestra con una franqueza como en pocas obras del poeta.

El libretista y el compositor destacaron la complejidad de llevar la dramaturgia de Lorca a la ópera de hoy y hacerla cercana y sencilla para el público. “Es un texto complejo, multiverso y lleno de múltiples capas. Lo primero que he intentado es que las palabras no sean inteligibles renunciando a construcciones consonánticas y encontrando líneas vocales con un perfil melódico que ayude a la comprensión del texto. La naturalidad es el primer propósito”, contó Sotelo.

placeholder Arcángel caracterizado de caballo blanco para 'El público' (Javier del Real)
Arcángel caracterizado de caballo blanco para 'El público' (Javier del Real)

Su partitura, remachó, es “un entramado muy complejo cuya proyección al espectador es aparentemente sencilla, natural y que les llega de forma muy intensa e impactante”, contó Sotelo. Que llega, de hecho, en azul oscuro profundo, como describe Arcángel.

Asimismo, recrear esos mundos ocultos y oscuros ha sido otro reto para el escenógrafo Alexander Polzin. Nueve grandes telones que evocan biombos, espejos y una suerte de laberinto conforman una escena que ha creado desde la perspectiva de un pintor. “Conocía esta pieza de Lorca. Ha sido especial esta tarea de crear algo que pudiera desplegar todas esas capas que están ocultas detrás del texto y hacer una versión contemporánea de un enfoque surrealista, algo que creo es muy válido para el arte actual”, aseveró.

El público cuenta la historia de un director aburguesado que recibe la visita de un antiguo amante, quienhace tambalear sus cimientos y que se replanteeel arte y el amor verdadero. Fue escrita por Lorca en 1930 en Cuba, tras su trascendente viaje a Nueva York, y se estrenó por primera vez en Milán en 1986 con la dirección de Lluis Pasqual, quien la trajo a Madrid un año después.

Teatro Real Ópera
El redactor recomienda