Los periódicos de Moll (EPI) mutiplican por 10 sus pérdidas el año del covid
  1. Comunicación
GIRO EN PRENSA IBÉRICA

Los periódicos de Moll (EPI) mutiplican por 10 sus pérdidas el año del covid

La cabeceras de Prensa Ibérica elevaron a 31 M los números rojos tras integrar a Zeta. Los resultados fuerzan un plan de contingencia y explican la urgencia por empujar 'El Periódico de España'

Foto: Javier Moll, en la presentación de 'El Periódico de España', en noviembre. (EFE/Mariscal)
Javier Moll, en la presentación de 'El Periódico de España', en noviembre. (EFE/Mariscal)

Las cabeceras de Prensa Ibérica multiplicaron por 10 sus números rojos el año que irrumpió la pandemia del coronavirus. Así lo reflejan las cuentas de 2020, que el grupo mediático presidido por Javier Moll acaba de depositar en el Registro Mercantil. Prensa Ibérica Media, matriz del conglomerado de periódicos, revistas y radios, consolidó un resultado negativo de 31,9 millones de euros frente a los 3,2 millones del ejercicio anterior.

Las razones del fuerte desequilibrio del negocio hay que buscarlas en dos factores. El primero es la importante caída del negocio: los ingresos del grupo se redujeron de 220 millones en 2019 a 201 millones un año después, cuando España se vio golpeada por el parón de la actividad económica del covid. El segundo elemento está en la desaparición de los resultados extraordinarios que generó en el balance del grupo la integración en mayo de 2019 del Grupo Zeta.

Foto: El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada. (EFE)

La compra proporcionó un ingreso extra de 63,6 millones de euros por la quita bancaria de los préstamos en favor de la filial Inverprensa Finances (Zeta). El 'pool' bancario liderado por BBVA, Santander y CaixaBank aceptó la oferta de Moll para hacerse con la compañía de los Asensio, editora de 'El Periódico de Cataluña' o 'Sport', y firmó la renuncia a cerca del 90% de la deuda financiera. En esa operación embarcó también al Institut Català de Finances y al Instituto Valenciano de Finanzas.

Esta transición contable permitió a Prensa Ibérica cerrar 2019 con una pérdidas de 'solo' 3,2 millones. Pero los ingresos extraordinarios han desaparecido en 2020 y han aflorado un resultado de explotación negativo de 40,1 millones de euros frente al beneficio del negocio bruto de 6,3 millones de un año antes. El patrimonio neto de Prensa Ibérica Media, donde consolidan desde 'Levante-EMV' hasta 'La Nueva España' de Asturias o las cabeceras de 'El Periódico', se ha visto reducido en 31,6 millones, hasta situarse en 83,3 millones de euros. La deuda financiera ha pasado de casi 30 millones a 66 millones de euros.

El balance del principal grupo de prensa regional de España sigue apareciendo saneado. Pero la memoria de gestión recoge que la compañía ha puesto en marcha en 2021 un plan de contingencia para amortiguar tanto el impacto del covid en la venta de ejemplares y el negocio publicitario como los "costes incurridos derivados de las reestructuraciones necesarias tras la adquisición del Grupo Zeta". En ese capítulo de control y reducción de gasto se ha incluido "la estructura de costes fijos significativa en los principales segmentos de negocio en los que opera el grupo". En 2020, tuvo que ejecutar expedientes temporales de empleo, que el año pasado derivaron en expedientes de extinción en algunas cabeceras, con despidos de trabajadores.

Foto: Fernando Garea, ejerciendo como director. (EFE/Mariscal)

Ese plan de control de costes coincidió con la puesta en marcha de una nueva cabecera, 'El Periódico de España', que echó a andar en noviembre del año pasado con la intención de cubrir la gran asignatura pendiente de Prensa Ibérica: contar con un periódico de ámbito nacional con implantación en la capital del país. Moll se hizo con Zeta en parte porque consideraba que 'El Periódico de Cataluña' podía darle el marchamo de competidor con los otros periódicos de tirada nacional que no le proporcionaban los regionales, y que esto le permitiría ganar influencia en las principales instituciones del Estado y las grandes empresas españolas, empezando por el Ibex 35, casi todas concentradas en Madrid.

Sin embargo, a los pocos meses optó por retocar su estrategia alumbrando una nueva cabecera en la que puso al frente como director al periodista Fernando Garea, con un nuevo equipo de redacción, pese a las duplicidades que esto podía suponer con la delegación de 'El Periódico de Cataluña' en Madrid. El plan pasaba por crear una redacción básica de plumas reconocidas en la capital, nutrir el resto del diario con los contenidos del conjunto de periódicos y a la vez proporcionar contenidos a la red de medios, en un viaje de ida y vuelta. El fin es vender a instituciones, empresas y agencias de medios la implantación transversal y territorial del grupo por toda España en un contexto de repliegue de otras cabeceras tradicionales, con permanentes cierres de delegaciones regionales.

Foto: Imagen de archivo de un quiosco con varios periódicos. (Reuters)

Pero el primer liderazgo en 'El Periódico de España' apenas ha durado tres meses. Moll, en una decisión sorpresiva, prescindió el pasado martes de Garea porque el resultado obtenido “no se ajusta al encargo que le fue encomendado”, según explicó el propio periodista cesado en su cuenta de Twitter. Prensa Ibérica ha dejado entrever falta de coordinación entre cabeceras y un resultado pobre en la edición impresa. Garea, por contra, defiende el posicionamiento logrado por la edición digital, con un millón de usuarios únicos y un cumplimiento de objetivos "del 120%". Consolidar un diario de papel en tres meses y en plena pandemia se antoja todavía más complicado. La memoria de 2020 de Prensa Ibérica Media admite una caída media de la difusión de sus periódicos del 24%. En total, la difusión certificada por OJD de todas las cabeceras fue de 187.235 ejemplares diarios. 'La Opinión de Málaga', con 1.067 unidades, fue el menos vendido. El que más, 'El Periódico de Cataluña', con 39.372 ejemplares.

La solución al desencuentro entre director y editor ha sido situar como sustituta de Garea a Gemma Robles, hasta ahora responsable de la delegación madrileña de 'El Periódico de Cataluña' y para muchos en Prensa Ibérica la candidata inicial para el proyecto capitalino de Alberto Sáez, director del diario catalán. Sáez fue ascendido a subdirector general de Contenidos de todo el grupo el año pasado, coincidiendo con el fichaje de Garea, en lo que fue interpretado internamente como un movimiento para definir la jerarquía de la nueva estructura.

En su intervención ante la redacción junto al propio Moll, Robles aseguró que “se abre otra etapa” en la que se pretende "profundizar" en la colaboración de las redacciones de 'El Periódico de España', la delegación en Madrid de 'El Periódico' y la redacción central de todo el grupo. “Son tres redacciones que se van a coordinar como un solo equipo compartiendo un proyecto editorial que es el de Prensa Ibérica”.

Pandemia Medios de comunicación
El redactor recomienda