PRESENTA A DAVID JIMÉNEZ A LA REDACCIÓN

Fernández Galiano sobrevive a dos directores y al desplome en la venta de ejemplares

En los cuatro años que lleva al frente de Unidad Editorial, el presidente ejecutivo ha sacrificado a los dos primeros directores de 'El Mundo' sin poner en riesgo su propia gestión

Foto: Antonio Fernández Galiano, presidente de Unidad Editorial. (E. Villarino)
Antonio Fernández Galiano, presidente de Unidad Editorial. (E. Villarino)

En los cuatro años que lleva al frente de la presidencia ejecutiva de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano (Madrid, 1957) ha logrado sacrificar a los dos primeros directores del rotativo sin que las razones y motivos que llevaron a sus respectivos ceses hayan mermado la confianza de los dueños italianos del grupo hacia el papel desempeñado por él. Ni la caída continuada e imparable de las ventas en los kioscos, ni el corte generacional que se ha llevado por delante a Casimiro García-Abadillo ni las pérdidas económicas del grupo en los últimos años han lastrado su gestión como máximo responsable de la compañía, papel que incluso se ha reforzado al hacer valer su criterio en la elección de David Jiménez como nuevo jefe de la redacción de El Mundo.

El pasado jueves, cuando se conoció por sorpresa el cese de Casimiro en mitad de la última reunión del Consejo de Administración, muchas voces de dentro del periódico –algunas de firmas históricas de El Mundo como la de Lucía Méndez– se dirigieron a él para reclamarle unas explicaciones convincentes que justificasen el cambio de timón acometido sólo 15 meses después de la traumática salida de Pedro J. Ramírez. Galiano demoró las aclaraciones hasta ayer lunes, en un mensaje a la redacción que sigue sin convencer plenamente a los que han acompañado más estrechamente a García Abadillo en estos meses: “Es un relevo desde el periodismo y para el periodismo”, dijo. “No es un relevo contra nadie ni en contra del papel. El papel sigue vigente. Tendrá que ser reformado pero seguirá siendo vigente”. En las últimas horas, a Abadillo se le ha ofrecido la posibilidad de volver a desempeñar el cargo de vicedirector, función que ya desempeñaba con Pedro J. y que ha rechazado.

Fernández Galiano, que fue consejero delegado del Grupo entre 2004 y 2011, asumió el cargo de presidente ejecutivo de Unidad Editorial ese año, en plena tormenta económica y en mitad de la imparable debacle de la prensa tradicional. Ese año El Mundo y las principales cabeceras de Unidad Editorial perdieron más de 18 millones de euros por la debacle publicitaria y las caídas de la facturación de entre el 10% y el 15% en las diferentes unidades del grupo. Dos años después, la matriz del grupo, RCS MediaGroup reconocía abiertamente que Unidad Editorial valía un 65% menos.

Fernández Galiano sobrevive a dos directores y al desplome en la venta de ejemplares

 

El desfase tiene su origen en abril de 2007, año en el que Unidad Editorial culminó la compra del Grupo Recoletos (Expansión y Marca) por 1.100 millones de euros, con Galiano como consejero delegado. Seis años después, en 2013, la editora de Il Corriere della Sera tuvo que rehacer sus números y rebajar el valor del fondo de comercio atribuido a su filial en España en 402,9 millones de euros en 2012. Una cifra que se unía a los 321,8 millones ya reconocidos en las cuentas de 2011. En total, casi 725 millones de ajuste en apenas dos años, el equivalente al 65% de aquella ruinosa inversión.

En 2013, Unidad Editorial consiguió reducir sus pérdidas en un 88,6 % pero se dejó otros 59,7 millones de euros frente a los 52,6 de 2012. El año pasado, y ya con Pedro J. fuera de la dirección, el grupo elevó su facturación publicitaria un 6,6%, en parte por el enorme despliegue desarrollado por El Mundo con motivo de la celebración de su XXV aniversario, acto del que devino después la última tanda de hostilidades entre Casimiro  y su predecesor y la salida definitiva del fundador del organigrama de la compañía.

Fernández Galiano sobrevive a dos directores y al desplome en la venta de ejemplares

 

A pesar de que Unedisa logró reducir su beneficio de explotación en 2014 a un ebitda negativo de sólo medio millón de euros, lo que supuso un recorte de diez millones y medio con respecto al mismo dato registrado en 2013, lo cierto es que la tendencia no ha servido para salvar el cargo al último director defenestrado por Galiano en comandita con los italianos de RCS. En solo un año, con Pedro J. fuera de la pecera, el periódico ha perdido casi 20.000 ejemplares en los kioscos hasta tocar suelo, en marzo, en un promedio de 96.000 ejemplares de medio, según los últimos datos de OJD pendientes de certificación. Un periódico que en los últimos meses ha sufrido además la salida de un destacado grupo de periodistas históricos de la casa muy vinculados a Pedro J. como Eduardo IndaAna RomeroMaría PeralFernando Baeta o Miguel Ángel Mellado, entre otros.

Con estos datos, quizá la apuesta por el joven David Jiménez  sea la última carta a la que Fernández Galiano puede apostar su futuro. Solo el tiempo lo dirá. 

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios