UNIDAD EDITORIAL Y VOCENTO

El relevo de Casimiro reabre la puerta a las fusiones entre diarios de centro-derecha

La destitución por sorpresa de Casimiro García Abadillo al frente del diario 'El Mundo' ha vuelto a encender la hoguera de los rumores de una posible fusión con el principal diario de Vocento

Foto: Santiago Bergareche y Luis Enríquez en la junta general de accionistas de Vocento 2015.
Santiago Bergareche y Luis Enríquez en la junta general de accionistas de Vocento 2015.

La destitución por sorpresa de Casimiro García Abadillo al frente del diario El Mundo ha vuelto a encender la hoguera de los rumores que, desde hace meses, sitúan al periódico de Unidad Editorial más cerca de una fusión con su principal adversario en el flanco del centro-derecha. Esta hipótesis ya circulaba ayer entre la propia redacción del periódico de la Avenida de San Luis, en donde se llegaba a especular con que esta posibilidad se fragüe antes incluso de las próximas elecciones generales.

Lo cierto, sin embargo, es que la arriesgada apuesta por el perfil de David Jiménez (Barcelona, 1971), permite aventurar un futuro no muy lejano en el que la cabecera centre sus esfuerzos en el reto de la transformación digital, reajustando y saneando sus principales costes para una estructura mucho más reducida. No se vislumbra a corto plazo un abandono de la edición en papel, pero la realidad –tozuda–sigue empecinada en demostrar que los enormes costes de distribución y de plantilla que requiere una gran cabecera con presencia en todos los quioscos no se compensan con las ventas al número.

El Mundo cayó en marzo hasta los 96.000 ejemplares de media en un mercado en el que cada vez hay menos sitio tanto en los puntos de venta como en el mercado publicitario para tantos jugadores, y en donde la tendencia indica un comportamiento al alza en los ingresos provenientes de lo digital. Para Vocento, los ingresos de la publicidad online y de la actividad de comercio electrónico suponen ya –como reveló Luis Enríquez ante sus accionistas el pasado martes– el 25,2% (157,9 millones) de los ingresos publicitarios totales del Grupo. Y todo en un contexto en el que ABC ya ha acometido su saneamiento tomando, en algunos casos, medidas drásticas, como el cierre de varias plantas de impresión o la supresión de las ediciones en Canarias y en las Islas Baleares y su sustitución por la versión de Kioskoymas.

De momento, van ya dos intentos en vano de fusión. Como publicó El Confidencial a finales del pasado año, el segundo amago acabó en el mismo sitio que el primero. Esto es, en el olvido. Y según aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones, mantenidas entre las partes con una discreción inusitada, una de las claves que explicaron la ruptura fue la inflexible posición del expresidente de Vocento, Rodrigo Echenique, respecto a las líneas rojas de deuda y de capital con las que Unidad Editorial podía acceder a la fusión. En concreto, un agujero no superior al de su partenaire y no más de un 30% del holding.

Si El Mundo afronta ahora el ajuste pendiente que Vocento ya ha efectuado entre 2007 y 2014, quizá la hipótesis de la fusión de dos periódicos en pie de igualdad vuelva a tomar renovadas fuerzas. En estos años, Vocento ha reducido los costes de producción en un 42,2% y los de personal en un 39,2%, señalando así el camino que debe transitar su competencia. Al mismo tiempo, el grupo vasco está totalmente volcado en la transformación digital y está a punto de estrenar, antes del verano, un nuevo rediseño para ABC.es y un muro de pago para las versiones digitales de su red de periódicos regionales.

Y todo esto con el añadido de que, además, al frente de Vocento se sitúa –desde el pasado mes de febrero– un ejecutivo como Santiago Bergereche, que en los últimos tiempos siempre ha abanderado la facción del Consejo que era más proclive a una gran operación entre las dos cabeceras.

En los 15 meses de gestión de Casimiro García Abadillo, Unidad Editorial ha mitigado la caída de los ingresos publicitarios de los últimos años e incluso ha aumentado la facturación por esta vía en un 6,6% con respecto a 2013. En 2014, los ingresos publicitarios de la filial española de RCS ascendieron a 156,7 millones de euros, resultado que se explica en gran parte por el despliegue desarrollado por El Mundo con motivo de los actos institucionales relacionados con su 25 aniversario.

Unedisa logró reducir su beneficio de explotación en 2014 a un ebitda negativo de sólo medio millón de euros, lo que supone un recorte de diez millones y medio con respecto al mismo dato registrado en 2013. El crecimiento registrado por los ingresos publicitarios, el aumento de las suscripciones digitales, el refuerzo de la estrategia digital y el efecto positivo de los actos organizados por Last Lap –la división de eventos de la compañía– compensaron “en su mayor parte la reducción de ingresos de la caída de las ventas en quiosco. Por esta vía ingresaron 21,5 millones menos que el año anterior (158 millones en total). Los ingresos generales decrecieron un 3,7% al pasar de los 371,7 millones de euros de 2013 a 358,1 del año pasado.

A la espera de la recolocación definitiva de Casimiro García Abadillo dentro del futuro de Unedisa, el nombramiento de Jiménez, apuesta personal de Antonio Fernández Galiano, refuerza el papel de este ante los italianos de RCS. El futuro de la prensa de centro-derecha podría estar a medio camino entre Roma y Madrid. 

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios