Canal+ y el 'apagón TDT' amenazan con dinamitar la tregua Mediaset-Atresmedia
  1. Comunicación
cambia la relación de fuerzas en el sector

Canal+ y el 'apagón TDT' amenazan con dinamitar la tregua Mediaset-Atresmedia

Cambios en el panorama audiovisual. El apagón de canales y la irrupción del proceso de venta de Canal+ dinamitan la entente entre Mediaset y Atresmedia.

placeholder Foto: Alejandro Echevarría, presidente de Mediaset (i) y José Manuel Lara, de Atresmedia (d), con la vicepresidenta del Gobierno (EFE)
Alejandro Echevarría, presidente de Mediaset (i) y José Manuel Lara, de Atresmedia (d), con la vicepresidenta del Gobierno (EFE)

Cambios de calado en el panorama audiovisual. Y es que el definitivo apagón de nueve canales y el proceso de venta de Canal+ amenazan con dinamitar la débil entente forjada por Mediaset y Atresmedia para defender unos intereses comunes que, en el nuevo escenario, ya no existen. En primer lugar, el fundido a negro de frecuencias desequilibra el statu quo, ya que la sociedad cabecera de Telecinco se queda con una cadena más. Y, en segundo, la posible participación del grupo italiano en la compra de la plataforma de pago junto a Telefónica pone en guardia a todo el sector. En apenas días, la relación de fuerzas ha dado un giro de 180 grados.

Corría el mes de marzo y ambos grupos decidían poner toda la carne en el asador ante el inminente apagón de los canales concedidos de manera irregular durante la era Zapatero. En un movimiento sin precedentes, Alejandro Echevarría, a la sazón presidente de Mediaset, y José Manuel Lara, de Planeta y dueño de Atresmedia, se ponían de acuerdo para formar un frente común en la patronal (Uteca) y hacer un llamamiento 'in extremis' al Gobierno para evitar el cierre de los canales. Un hecho que finalmente se produjo el 6 de mayo, sin que nada pudiera hacer la recién escenificada unidad de acción. Probablemente llegaba tarde.

Dos semanas después del deceso, la comunidad de intereses ha desaparecido, con un damnificado principal: Atresmedia. Y es que grupo que gestiona Silvio González pierde tres canales en el actual ecosistema audiovisual, por dos de su adversario de la calle Fuencarral. Con un agravante: Antena 3 tiene arrendada una de sus frecuencias a Gol TV hasta, al menos, diciembre de 2015. Tras el esfuerzo de absorber laSexta y de probar que podía competir con Mediaset por la audiencia a igualdad de condiciones, ahora tendrá que lidiar con una nueva reestructuración de su oferta, una pelea que se presenta como un auténtico tour de force.

placeholder

También mirando al futuro, la concurrencia de intereses se disipa. Tras la bajada de persiana a los canales, el Gobierno debe aún comunicar cuál es el siguiente paso, con la convocatoria de concursos para reasignar las frecuencias como opción ajustada a derecho. Este planteamiento conviene a Atresmedia, que podría verlo como vía para recuperar el terreno perdido. Para Mediaset, sin embargo, parece una cuestión secundaria, en tanto el actual estado de cosas no le perjudica tanto. La pelota está en el tejado de José Manuel Lara, que a fin de cuentas es quien necesita recuperar un canal. “No hay duda de que los intereses son divergentes una vez se produce el apagón. Todo salta por los aires”, explican fuentes del sector.

Canal+, la última batalla

Por si el affaire con la TDT no fuera suficiente, la venta de Canal+ termina por separar ambos caminos. Como adelantó El Confidencial, Mediaset estudia presentar también una oferta por la plataforma de pago durante su derecho de tanteo, después de que Prisa ya aceptara los 725 millones puestos sobre la mesa por Telefónica para adquirir un 56% del activo. “Podrían plantear una propuesta por la totalidad o simplemente por una parte”, aseguraban fuentes financieras. Ya se trate de una posibilidad real o de una forma de llamar la atención de la teleco para afrontar unidas la operación y limitar las restricciones de Competencia que sin duda vendrán, la aparición de la multinacional de César Alierta es para el sector un factor de distorsión innegable.

placeholder Juan Luis Cebrián y César Alierta

“El paso adelante de Telefónica supone la entrada en el sector audiovisual de una empresa con un músculo financiero inusitado e inalcanzable para el resto de jugadores. De por sí ya tiene un impacto notable. Si a esa fuerza se uniera la de Telecinco, su posición para obtener derechos premium sería imbatible. Y no es imposible que lleguen a algún tipo de acuerdo a la hora de afrontar la transacción. A día de hoy ya comparten el Mundial de Motociclismo. Parecería lógico que todos los que estén alrededor, incluida Antena 3, estén hipervigilantes ante todo el proceso anti-trust que se abre”, asegura un ejecutivo del sector, bajo condición del anonimato.

Eso sí, la inseguridad jurídica que ha traído el obligatorio cese de las emisiones en hasta nueve canales puede volver a cambiar la situación en meses. Y es que otros ocho canales están en el alero sobre la misma base jurídica que los anteriores, con el fallo del Tribunal Supremo a la vuelta de la esquina. Si también se pierden, Mediaset quedaría en inferioridad numérica frente a Atresmedia. Mientras tanto, ambos grupos volverán a mirarse con un recelo que conocen bien. Enemigos íntimos durante años en un sector que dominan a voluntad, las malas épocas de uno suelen ser buenas para el otro. El pastel publicitario es el que es.

Mediaset Noticias de Telefónica TDT Telecinco Atresmedia
El redactor recomienda