'Sánchez, historia de una ambición', solo para suscriptores | Sus mentiras, según Leguina
  1. Área privada EC Exclusivo
ADELANTO EDITORIAL

'Sánchez, historia de una ambición', solo para suscriptores | Sus mentiras, según Leguina

Joaquín Leguina aborda en su nuevo ensayo 'Pedro Sánchez, historia de una ambición' (Espasa) la personalidad, ambiciones y errores del actual presidente del Gobierno

placeholder Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.

De un tiempo a esta parte, el mundo de la política se define claramente con una palabra: espectáculo. Lo que históricamente era una 'profesión' seria, respetable y de trabajo por la comunidad, en los últimos se ha convertido en una batalla encarnizada por ganar votos donde todo vale. No en vano, es bastante habitual ver cómo la oposición suele atacar diametralmente y con todo tipo de argumentos al gobierno de turno, con el objetivo de provocar un desgaste o un error que haga que el pueblo cambie el sentido de su voto en los próximos comicios. Pero, a veces, el 'fuego amigo' es más peligroso que el que llega desde fuera. Y el Adelanto Editorial exclusivo para suscriptores que os ofrecemos es un claro ejemplo de ello.

Joaquín Leguina ha sido uno de los pesos pesados del socialismo español y este jueves, tras las elecciones del 4-M en Madrid, el PSOE le ha abierto un expediente de expulsión por acompañar en campaña a la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso.

En su nuevo ensayo 'Pedro Sánchez, historia de una ambición' (Espasa), Leguina repasa la compleja personalidad, los deseos personales y los errores cometidos por el actual presidente del Gobierno. Si 'Historia de un despropósito' fue un ácido y polémico recorrido por los últimos años del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, este libro pondrá al descubierto las debilidades de Sánchez y su equipo de Gobierno, y se adentrará en la figura de un hombre desconfiado y enigmático. Presidente durante 12 años de la Comunidad de Madrid y durante 11 secretario general de la Federación Socialista Madrileña, es una voz autorizada que conoce los entresijos de la política. Un ensayo demoledor que ya está a la venta desde el 28 de abril.

El mentiroso

Yo creo que Sánchez miente, pero sobre todo incumple promesas; en cualquier caso, antes de describir esos incumplimientos o mentiras, quizá convenga escribir algo sobre "la verdad" y lo haré a continuación siguiendo a Harry G. Frankfurt:

"Pienso que, en muchas ocasiones, la verdad posee una gran utilidad práctica. En mi opinión, cualquier sociedad que procure gozar de un grado mínimo de funcionalidad debe tener una idea clara de la infinitamente proteica utilidad de la verdad. Al fin y al cabo, ¿cómo una sociedad que no se preocupase por la verdad podría emitir juicios y tomar decisiones bien informadas sobre la manera más adecuada de gestionar asuntos públicos?"

Sin embargo, tiendo a pensar que vivimos en un tiempo en el que la verdad no goza de excesiva consideración. Por otro lado, es sabido que hay sectores profesionales que mantienen una relación ambivalente, cuando no despectiva, con la verdad: muchos políticos y publicistas que andan a caballo entre la propaganda y la verborrea. El pensamiento llamado posmoderno discute con gran convicción que la verdad se corresponda con una realidad objetiva. Por tanto, no le conceden especial respeto.

[...]

Y ahora pasaré a repasar algunas mentiras o promesas incumplidas, si prefieren, de Sánchez.

  • "Yo no pactaré con el populismo": "Ni antes ni después el PSOE va a pactar con el populismo. El final del populismo es la Venezuela de Chávez, la pobreza, las cartillas de racionamiento, la falta de democracia y, sobre todo, la desigualdad.". El 10 de septiembre de 2014, Pedro Sánchez decía esto en una entrevista en Antena 3. Pero el 1 de junio de 2018 lo había olvidado y llegó a presidente gracias a la moción de censura apoyada por Podemos.
  • Transparencia para la lista de los amnistiados fiscales: Sánchez lo había llamado "el listado de la vergüenza de Rajoy". En plena campaña de las autonómicas y municipales, el líder del PSOE anunciaba que publicaría la lista de cuantos se acogieron a esta medida de gracia. Podemos, por su parte, la criticó con vehemencia y llevaba en su programa esta medida. Pero llegaron a La Moncloa y acordaron que era mejor olvidarse de los 30.000 amnistiados.
placeholder Pedro Sánchez, en un acto del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez, en un acto del PSOE. (EFE)
  • "Un socialista no puede tener una offshore. Lo expulsaría". En 2016 acababa de estallar el escándalo de los Papeles de Panamá que afectaba a José Manuel Soria y Pedro Sánchez no desaprovechó la oportunidad de exigir que dimitiera del cargo de ministro de Industria y que Rajoy asumiera responsabilidades. Ya en 2015 había anunciado enfáticamente que en su Ejecutiva no admitiría a nadie que tuviera sociedades opacas. Así que en 2018 no le quedo otra que prescindir de su ministro de Cultura, Màxim Huerta. Pero cuando los problemas empiezan a multiplicarse y ya no es solo un ministro, sino dos, tres, cuatro.. y la teniente de alcalde de Vigo y exministra de Zapatero Elena Espinosa, y la presidenta de Radiotelevisión... el rigor se relaja. Los socialistas tienen cuentas opacas, no para lucrarse, sino para gestionar mejor sus finanzas.
  • Líneas rojas para Otegi. Y para demostrarlo, tiramos de hemeroteca. En abril de 2016, Sánchez explica: "Nosotros, compañeros y compañeras, el PSOE, es el partido de la libertad [...] Aquellos que hoy ensalzan a Otegi y le llaman hombre de paz, convendría que recordaran las palabras y la memoria de Ernest Lluch". Pero el apoyo de UH Bildu a sus Presupuestos le ha hecho olvidar esas palabras. Este año, en el tuit conmemorativo, no era ETA, sino "el terrorismo", quien mató a su compañero de filas. Y no ha tenido ninguna reserva con que los socialistas navarros, y él mismo, negocien con Bildu.
Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (d), conversa con la portavoz en el Congreso de EH Bildu, Mertxe Aizpurua (i), antes del pleno del Congreso. (EFE)
  • "A Iglesias, ni la caseta del perro", siguiendo la frase del líder de Podemos que, en plena campaña, aseguró: "Hemos pedido el cuarto de invitados y nos han dado la caseta del perro". Junio de 2016. Sánchez zurra a Iglesias, que acaba de frustrar un Gobierno "de progreso", mientras asegura sentirse aliviado por no tener a Iglesias controlando el CNI o RTVE. Cuatro años después, lo tiene sentado en el Consejo de Ministros. Y en el CNI.
  • No al chantaje de Pablo Iglesias. Seguimos en la campaña del 26-J de 2016 y Sánchez enfatiza que él no va a vender su alma a Podemos con tal de ser presidente del Gobierno, que el precio que hay que pagar es muy alto. Dicho de otro modo, con igual énfasis: "Señor Iglesias, si me obliga a elegir entre una Presidencia de España que no sirva a España o mis convicciones, elijo mis convicciones".
  • El día 1 de octubre de 2017, Sánchez tuvo claro que se había consumado una rebelión en Cataluña. No se cansaba de pedir la extradición de los líderes fugados por ese delito. Apoyó el 155. Pero en cuanto llegó al Gobierno cambió de criterio.

La moción de censura

  • La motivación de la censura a Rajoy. De este episodio solo hay un responsable, según Sánchez: Mariano Rajoy. Ya hemos comentado la sentencia de la Gürtel, con la aportación del juez Prada, que se convirtió en su "argumento definitivo" para desalojar a Rajoy. El presidente explicó que el fallo produjo una "lógica indignación social" y que "afecta a la reputación de España". "Se abre un necesario debate sobre la calidad de nuestra democracia y sobre dónde ponemos el listón para la ejemplaridad de nuestros representantes". Cuando la sala de lo Penal del Supremo rechaza que se pueda condenar al PP como conocedor de la existencia de la caja B, que el fallo se pronuncia sobre algo que no era objeto de enjuiciamiento, ese "argumento definitivo" para la moción de censura queda bastante deslucido. Y la imparcialidad de José Ricardo de Prada bastante cuestionada.
placeholder Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, tras consumarse la moción de censura. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, tras consumarse la moción de censura. (EFE)
  • Moción de censura y convocatoria urgente de elecciones. El PNV había traicionado a Rajoy después de dar su apoyo a los Presupuestos, y Pedro Sánchez sigue haciendo cuentas: sus 85 votos más los 71 de Unidas Podemos no suman. ERC es proclive a apoyar la moción. ¿Pero si PNV y PDeCAT se abstienen? La única manera de convencer a Ciudadanos es hacer hincapié en que si logra la investidura, va a convocar elecciones inmediatas. Que él no es un político que quiera aferrarse al poder ¡por favor!... Una promesa electoral más, de esas que no implican cumplimiento. La ratificó durante la moción de censura. Pero en cuanto llegó a La Moncloa, entendió que el peso de la púrpura era muy llevadero y comenzó a dar largas a las exigencias de la oposición. Ocho meses de "echar balones fuera", hasta que tuvo que convocar las elecciones.
  • La decencia y la dignidad como 'leit motiv' del discurso. Ensalza la dimisión de ministros alemanes (el de Defensa, muy valorado, o la de Educación, amiga personal de Merkel, que habían plagiado en sus respectivas tesis), y la opone a la "indignidad" que supone para España la permanencia de Rajoy en Moncloa. Cuando 'ABC' destapó el asunto de la tesis plagiada de Sánchez, el presidente no dudó en amenazar con demandas a los medios que se hicieran eco de esa noticia.
Foto: Pedro Sánchez, durante su entrevista con Antonio García Ferreras en 'Al rojo vivo', este 19 de septiembre en la Moncloa. (Borja Puig de la Bellacasa | Moncloa)
  • "Con Iglesias no podría conciliar el sueño". Esta frase, en mármol, pesará siempre sobre Pedro Sánchez. Era el 26 de septiembre de 2019, con las elecciones del 10N recién convocadas, cuando el presidente en funciones reconoció a Antonio García Ferreras que se acababa de quitar un peso enorme de encima, ya que tener a ministros de Podemos en el Gobierno iba a quitarle el sueño, a él y al 95% de los españoles. Las fotos del abrazo con Pablo Iglesias son del día 12 de noviembre, ¡dos días después de las elecciones!
  • Días antes de las elecciones, Sánchez se vino arriba en Radio Nacional y anunció que iba a traer de vuelta al prófugo Puigdemont, el expresidente catalán. Obviamente la pandemia ha dificultado los desplazamientos.

De un tiempo a esta parte, el mundo de la política se define claramente con una palabra: espectáculo. Lo que históricamente era una 'profesión' seria, respetable y de trabajo por la comunidad, en los últimos se ha convertido en una batalla encarnizada por ganar votos donde todo vale. No en vano, es bastante habitual ver cómo la oposición suele atacar diametralmente y con todo tipo de argumentos al gobierno de turno, con el objetivo de provocar un desgaste o un error que haga que el pueblo cambie el sentido de su voto en los próximos comicios. Pero, a veces, el 'fuego amigo' es más peligroso que el que llega desde fuera. Y el Adelanto Editorial exclusivo para suscriptores que os ofrecemos es un claro ejemplo de ello.

Libros PSOE Pedro Sánchez Joaquín Leguina
El redactor recomienda