El mundo sigue: reivindicación de una prensa fuerte y equitativa
  1. Área privada EC Exclusivo
LA REDACCIÓN | BLOG

El mundo sigue: reivindicación de una prensa fuerte y equitativa

Entre portátiles y cafés de máquina, hacemos hueco al lector en la mesa de El Confidencial, invitándole a conocer nuestro trabajo y también nuestros dilemas

placeholder Foto: Reivindicación de una prensa fuerte y equitativa. (Imagen: EC Diseño)
Reivindicación de una prensa fuerte y equitativa. (Imagen: EC Diseño)

Amazon Prime y FlixOlé han recuperado para las plataformas 'El mundo sigue', de Fernando Fernán Gómez, retrato de las miserias e hipocresía de la España de los cincuenta, reliquia de nuestro cine que, con la etiqueta de película maldita, había permanecido en la clandestinidad hasta fechas recientes consecuencia de la censura franquista.

Narra la vida en paralelo de dos hermanas, Eloísa y Luisita, la esposa maltratada y la joven soltera que se deja llevar siempre después del postre, interpretadas por Lina Canalejas y Gemma Cuervo, respectivamente, víctimas de la presión y la opresión que la época ejercía sobre la mujer, vidas trufadas de violencia machista y convencionalismos religiosos que devienen trágico final.

Este 8 de marzo, Día de la Mujer, la actriz y periodista Cayetana Guillén Cuervo, 'hija' de Luisita, lanzaba desde los Jardines del Botánico, maltrechos por Filomena, un mensaje de optimismo. "Hemos pasado de la más absoluta oscuridad a ver la luz al final del túnel". El mundo sigue y sigue para bien.

Foto: Imagen: Learte.

Lo decía durante unas jornadas por la igualdad de género en las que también participó El Confidencial, un medio de comunicación que, como se recordó en el coloquio celebrado, está muy cerca de la paridad en su equipo profesional.

Beatriz Parera, redactora de Tribunales, acostumbra a llamarme a eso de las siete de la mañana, en ese breve instante de felicidad que da la lectura de los periódicos y el primer café del día —o el primer cigarrillo, en su caso—, y que precede a la tempestad con el trasiego de causas judiciales y sumarios con que nos azotan diariamente.

Es 8-M. Con la confianza que nos da haber entablado mil y una batallas periodísticas, me felicita por haber dado un peso cada vez mayor a las mujeres en la redacción para, inmediatamente después, hacer un comentario que no es sino la excusa para el verdadero objetivo de la llamada: su preocupación por el escaso número de mujeres en los órganos de dirección del diario, en línea con un 'ranking' de discutible factura publicado para la ocasión.

La 'hija' de Luisita en el 8-M: "Hemos pasado de la más absoluta oscuridad a ver la luz al final del túnel". El mundo sigue y sigue para bien

La igualdad de género y la diversidad son temas que ocupan y preocupan. Asumiendo nuestras fallas y unos defectos que arrastramos del pasado, y reconociendo que, en este camino a Ítaca, cualquier avance resulta insuficiente hasta que no se consiga la igualdad plena, llama la atención la escasa visibilidad de lo logrado en El Confidencial.

¿Acaso no es El Confidencial un medio diverso, más incluso que la competencia? ¿No están ocupadas algunas de las direcciones más importantes por mujeres? ¿No hay una mayor presencia de firmas femeninas en nuestra columna de opinión? ¿No ha aumentado el número de mujeres en plantilla hasta alcanzar el 41% del total? ¿No ha disminuido la brecha salarial un 17% en el último año?

Quizá no seamos tanto nosotros, que sabemos de nuestros principios sin tener que hacer exhibicionismo de los mismos, como la manipulación partidista del discurso. Un discurso polarizado en uno y otro sentido, y mucho menos transversal de lo que debiera, que lo falso, ya lo dijo Rousseau, es susceptible de una infinidad de combinaciones.

Desde nuestro compromiso con la sociedad, El Confidencial se conjura para hacer un periódico de calidad, fuerte y cada vez más equitativo

Pero Parera lleva razón. Siempre la lleva. No es suficiente. Hace falta mayor empoderamiento de la mujer. En la política, en la empresa, en los medios de comunicación. También en El Confidencial, qué duda cabe. Necesitamos de una perspectiva nueva, más acorde con el rol protagónico de la mujer, y de tiempo para reparar injusticias, lo cual no es óbice para que el mundo siga, para que "hayamos empezado a ver la luz al final del túnel", como dice Guillén Cuervo. Eso también es de justicia decirlo.

"Les invito a todos ustedes —hombres y mujeres― a desafiar los viejos esquemas y adoptar otros nuevos, más adecuados a nuestras necesidades actuales. Tenemos una enorme tarea por delante, sea en el hogar, en el trabajo o en el liderazgo", escribía la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en El Confidencial.

Desde nuestro compromiso con la sociedad y con el quinto objetivo de desarrollo sostenible marcado por la Unión Europea en su Agenda 2030, la igualdad de género, nos conjuramos para hacer un periódico de calidad, fuerte y cada vez más equitativo. Cuenten con nosotros para ello.

PD: Sí, el mundo sigue, pero desde hoy lo hace un poco más lento tras la marcha de nuestro compañero Carlos Matallanas. Descansa en paz, amigo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Igualdad de género El Confidencial
El redactor recomienda