6'

en estados unidos se llevó a los tribunales

En busca del salario igualitario: la revolución de las mujeres en el fútbol internacional

Cuando la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) decidió pujar por Jorge Sampaoli e intentar igualar el salario que cobraba en el Sevilla FC, olvidó que las mujeres también jugaban. En pasado, porque la selección femenina de Argentina no juega un partido desde 2015. Hace unas semanas, las jugadoras decidieron parar de nuevo sus entrenamientos para reivindicar mejoras en sus condiciones laborales, tras haber vuelto al trabajo en agosto.

Ricardo Pinela, presidente de la Comisión de Fútbol Femenino, les prometió entonces un aumento de sueldo, pero la oferta de 150 pesos (7 euros) por entrenamiento es insuficiente. Ante esta situación han decidido volver a dejar de jugar para la selección. La de Argentina no es una situación excepcional entre las futbolistas. Brasil, Estados Unidos e incluso España también se han visto envueltas en polémica.

"Nuestra disciplina arrastra problemas estructurales de larga data: no se puede practicar un deporte cuando no se cuenta con recursos básicos", explica el comunicado de la selección argentina, que estuvo durante dos años sin competir y sin entrenador. El último encuentro que disputaron fue en los Juegos panamericanos de Toronto de 2015, cuando no pudieron pasar de la fase de grupos.

La selección femenina de fútbol dejó los entrenamientos hace dos semanas. (@FemeninoAFA)

La AFA no paga los viajes desde el extranjero

Mientras Messi y su escuadra vuela en las mejores aerolíneas, las mujeres lo hacen en autobús. "Ninguna epopeya deportiva puede llevarse a cabo cuando quienes le prestan el cuerpo deben viajar el mismo día de la competencia entre las 4 y las 9 de la mañana y dormir en un microbús hasta la hora del encuentro, tal como sucedió el 30 de agosto en ocasión del partido amistoso jugado en la ciudad de Montevideo", expresa el comunicado.

Carlos Borrello es el nuevo entrenador de las futbolistas argentinas, que echan de menos a la valencianista Estefanía Banini, a quien no le suelen pagar (ni a ella ni a sus compañeras) los viajes de desplazamiento hasta la concentración. Jugar en al selección argentina se antoja un lujo para estas mujeres, que se desplazan a Ezeiza, ciudad donde se concentra la selección, costeándose el traslado de sus propios bolsillos porque los 150 pesos que cobran en la actualidad no les alcanza. Pero su pasión les hace ausentarse de sus estudios y correspondientes trabajos.

Brasil tiene la dieta congelada en 66 euros

En su vecina Brasil, una de sus jugadoras estrella, Cristiane Rozeira de Souza Silva, dejó de jugar para denunciar la poca ayuda recibida por parte de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). "¡Cuántas veces hemos pedido cosas y nadie nos ha escuchado! Me he cansado de pedir. Lo hago por última vez, como exdeportista, una última petición", exclamó cuando dejó la selección a sus 32 años. La delantera de la 'canarinha' se despidió con una mochila ejemplar: 117 partidos como internacional y 83 goles en su casillero particular.

Cristiane debutó con Brasil en 2003, consiguiendo dos platas olímpicas (Atenas 2004 y Pekín 2008), y militó en equipos de hasta siete países, destacando en el Wolfsburgo, el PSG y el Corinthians, pero sus logros deportivos no se vieron recompensados en el concepto salarial. La dieta diaria de la selección brasileña, según denunció, está congelada en 250 reales (66 euros). Y para más leña al fuego: destituyeron a la entrenadora por malos resultados. O al menos esa fue la versión oficial. Emily Lima sólo obstentó el cargo durante once meses, destitución que también criticó la delantera: "No lo entiendo porque todos los seleccionadores que pasaron anteriormente por el cargo lo hicieron por mucho tiempo, un cliclo grande. Y Emily no ha tenido ese tiempo. ¿Sólo por ser mujer?".

Dinamarca perdió la final de la Eurocopa frente a Holanda. (Reuters)

En Estados Unidos llegó a los tribunales

“Estoy muy orgullosa de este equipo y de la determinación que mostramos durante las negociaciones”. Es la alegría que mostró Megan Rapinoe, centrocampista y una de las capitanas de la selección estadounidense que inició el litigio contra la federación (US Soccer). La iniciativa, a la que también se unieron figuras como Hope Solo, Carli Lloyd o Alex Morgan, tenía como objetivo mejorar las condiciciones salariares de las jugadoras, que desde abril de este año dsifrutan de un nuevo convenio.

Las jugadoras presentaron el recurso ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Trabajo. Su salario, según una publicación de 'The New York Times', era de 72.000 dólares fijos anuales, mientras que los hombres percibían una cantidad de 5.000 por cada partido y un plus de 17.625 dólares por cada victoria contra un rival de primer rival. Precisamente este tipo de victorias son más conocidas entre las jugadoras que entre la selección masculina. Las chicas se han proclamado campeonas del mundo en tres ocasiones (1991,1999 y 2015) y otros cuatro veces en los Juegos Olímpicos.

Igualdad en los países nórdicos

Hay federaciones que están más avanzadas. Dinamarca y Noruega han dado los primeros pasos en lo que a igualdad salarial se refiere. Los hombres han cedido parte de su salario para que ellas puedan vivir de la pasión que comparten. Pero aún no se han marcado los suficientes goles. La selección irlandesa sigue en lucha para que tengan camisetas propias. Eso, y para que no tengan que usar baños públicos como vestuario. "Básicamente estamos pagando para jugar para nuestro país", manifestó la capitana irlandesa Emma Byrne en la rueda de prensa en la que denunciaron la situación.

En España, el fútbol femenino está cada vez más considerado, pero la lucha también se libró. Vero Boquete desveló que sólo cobraban 25 euros en concepto de dieta, cuantía que llevaba congelada desde hacía décadas. Ante esta situación, la federación aumentó a 40 euros la dieta nacional, a 60 la internacional y un plus de 150 euros por partido disputado y ganado. Una situación que también deja que desear.

De momento, en la competición nacional, es Iberdrola la que patrocina desde hace dos años, dando más visibilidad al deporte femenino. Y desde la semana pasada... aparecen en la quiniela. Un hecho simbólico que hará que muchos nos se enriquezcan... ¿quienes son? Son jugadoras y comparten una pasión. "No se trata de hacernos ricas, se trata de que no tengamos que compaginar el fútbol con un trabajo, a tiempo completo o parcial, o con los estudios. Queremos centrarnos al 100% en el campo", afirmaba Pernille Harer, capitana danesa.

0 comentarios

Principales Tags

Hoy en portada