Es noticia
Menú
El Opus Dei mete a mujeres en sus colegios para niños tras una multa de 50.000 euros
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Educación
EN SUS 33 CENTROS educativos

El Opus Dei mete a mujeres en sus colegios para niños tras una multa de 50.000 euros

Los colegios ligados a la Obra cambian su modelo de docencia tras ser sancionados por discriminación laboral por no contratar ni promocionar a mujeres

Foto: Imagen del colegio Montealto.
Imagen del colegio Montealto.

La vuelta al cole para los padres y alumnos de los colegios vinculados a la Obra ha traído una novedad inesperada. Por primera vez, en los centros reservados sólo para niños, varias profesoras han tomado este año las riendas de algunas clases. Y lo mismo ha pasado en los centros únicamente femeninos, donde ahora los profesores varones imparten algunas materias.

“Nadie nos ha dicho nada. Han sido los propios niños los que han llegado a clase diciendo que este año tenían de tutora a miss tal”, explica Fernando, que tiene a sus hijos repartidos entre el colegio Montealto (femenino) y El Prado (masculino). “Siempre se nos ha dicho que lo mejor para los niños era que estuviesen segregados, también los profesores, y ahora lo cambian y nadie nos explica nada”, se queja.

Siempre se nos ha dicho que lo mejor para los niños era que estuviesen segregados, también los profesores, y ahora lo cambian

Sin embargo, el cambio de criterio en los centros vinculados al Opus Dei no parece responder a un cambio en la mentalidad metodológica de su currículum lectivo. Se debe, más bien, a la multa de 50.000 euros que ha tenido que pagar el centro Viaró, en Sant Cugat (Barcelona), por discriminar en su contratación de docentes por cuestión de sexo.

A raíz de una denuncia interpuesta por el sindicato CGT, la consejería de trabajo investigó por qué en los 53 años de historia del centro, nunca una profesora había sido contratada para impartir clases más allá de infantil. En esa etapa, de hecho, todas las profesoras son mujeres por “motivos vinculados con la maternidad y por la proximidad y la relación con la madre en esas edades”, según alega el centro.

El colegio incluso hacía gala hasta hace poco de contratar sólo hombres en su página web, afirmación que ya ha sido retirada. Los motivos de esta discriminación histórica, según alegaron a la consejería de trabajo es que “la educación diferenciada ofrece mejores resultados educativos”, y también que “no se ha dado el caso” de que una mujer intentase optar a un puesto en primaria, ESO o Bachillerato.

El colegio multado alegó que “no se ha dado el caso” de que una mujer intentate optar a un puesto en primaria, ESO o Bachillerato

La dirección del centro se escudó también en algunos estudios estadounidenses que señalan que “los estudiantes están más comprometidos y se comportan mejor así como obtienen un mejor nivel educativo cuando son enseñados por aquellos que comparten su género”. Pero este criterio no convenció a la Inspección de Trabajo, que en su resolución remiten a informes de la OCDE, de PISA y a numerosos estudios que demuestran, precisamente, la tesis contraria. Alegan, por ejemplo, el refuerzo de estereotipos que puede suponer para los menores estar separados, como por ejemplo, que ellas reciban un trato más dulce, y ellos impartan clase en aulas más frías.

Trabajo: "No existe evidencia científica que avale que la educación diferenciada contribuya a mejorar el rendimiento de los alumnos"

“No existe evidencia científica que avale que la educación diferenciada contribuya a mejorar el rendimiento de los alumnos, que es la tesis que defiende la empresa”, explica el informe. “Si bien no negaremos la legitimidad del objeto del centro educativo, consideramos que para lograr el objetivo […] no concurren ni la proporcionalidad ni la esencialidad en el requisito de impedir el acceso de la mujer al empleo".

Techo de cristal en las juntas docentes

Además, la inspección de trabajo también estimó que existía discriminación de género a la hora de llegar a los puestos directivos del centro. La Junta de Gobierno del centro sólo tiene representación de primaria, secundaria y bachillerato, pero nadie de infantil y preescolar, precisamente donde todos los puestos son mujeres. “Se impide a las personas que forman parte de la Junta de Gobierno de Preescolar e Infantil […], que son mujeres la promoción a los cargos directivos unipersonales del centro”.

Por estos dos motivos, Trabajo interpuso dos multas hace ahora un año, de 25.000 euros cada una. La primera por discriminación en el acceso al empleo y la segunda por trato laboral desigual. Ambas, alegan, vulneran la Constitución Española y el Estatuto de los Trabajadores.

Las reacciones tras la sanción no se hicieron esperar, y la Institución Familiar de Educación -que coordina los centros del Opus Dei de Cataluña- (IFE) anunció que de cara a este curso cambiaba su forma de contratación en los trece centros que la Obra tiene en la comunidad.

Pero parece que la decisión ha ido más allá de Cataluña. Según han podido saber los padres de Montealto y su homólogo masculino, El Prado, en julio tuvo lugar una reunión de los claustros de toda España donde se informó que cambiaría la política de contratación. Esto no ha llegado a muchos padres, que denuncian que los centros “han ocultado el cambio”. Señalan que en el folleto en el que se presenta el programa lectivo de este año, se ha ocultado la parte de profesorado en la versión web, que sí aparece en los que han recibido en casa. “Nosotros reservamos plaza en marzo, y nos tendrían que haber comunicado algo antes, para poder decidir si queríamos que nuestros hijos sigan yendo allí o no”. Aunque muchos padres no se atreven a hablar, temen que este cambio de criterio en la educación diferenciada se aplique también en los alumnos. “Están abriendo la puerta a que en breve junten niños y niñas”, añade Fernando, que junto a varios padres más están estudiando si tomar medidas legales.

Están abriendo la puerta a que en breve junten niños y niñas

Desde Fomento de Centros de Enseñanza, la entidad a la que están adscritos todos los centros bajo la doctrina del Opus Dei, señalan que “no es nuevo que haya profesoras en los colegios de chicos y profesores en los de chicas”. Sin embargo, esta sí es la primera vez que lo hacen en los 33 centros que tienen por toda la geografía, como ellos mismos reconocen.

“En modo alguno supone un cambio de criterio respecto a la finalidad de nuestra institución o sobre sus principios educativos”, apuntan desde la institución. “Uno de los aspectos de nuestro modelo educativo, la educación diferenciada, no implica que los profesores sean hombres o mujeres, aunque esto haya sido lo habitual”.

El colegio Vinaró ha recurrido a multa, aunque ya ha acatado el cambio en su profesorado, mientras que CGT está reclamando más información sobre las formas de contratación de todos los centros de España, no sólo en este tema, también por ejemplo, en la petición de algunos centros de la fe de bautismo para hacer la matrícula que denuncian también como inconstitucional. “Cada vez se ha reforzado más la privada y la concertada con políticas muy claras, como la creación de la Dirección General de centros privados en 2011”, señala Marta Minguella, delegada sindical de CGT. “Los centros privados han tenido una permisividad tremenda, y este es un caso claro”.

La vuelta al cole para los padres y alumnos de los colegios vinculados a la Obra ha traído una novedad inesperada. Por primera vez, en los centros reservados sólo para niños, varias profesoras han tomado este año las riendas de algunas clases. Y lo mismo ha pasado en los centros únicamente femeninos, donde ahora los profesores varones imparten algunas materias.

Opus Colegios Inspección de Trabajo
El redactor recomienda