Es noticia
Menú
¿Qué bicho te ha picado? Del mosquito a la avispa, así son las picaduras del verano
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

¿Qué bicho te ha picado? Del mosquito a la avispa, así son las picaduras del verano

Esta estación es la más propicia para sufrir las molestias de los insectos. Más allá del clásico mosquito, también otros bichos pueden picarnos y provocarnos reacciones más severas

Foto: Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

Tratamos de luchas contra ellas, pero es inevitable que, en algún momento de las vacaciones, terminemos sufriendo las molestias de las picaduras. Las del mosquito suelen ser las más frecuentes, aunque es habitual que en verano puedan picarnos otros insectos, causándonos diferentes reacciones en la piel. Es entonces cuando nos planteamos si la reacción es normal y cómo debemos actuar.

En general, cuando nos pica un bichito lo más frecuente es que la zona afectada presente inflamación y enrojecimiento. Pero, ¿qué ocurre si la reacción es más grave? ¿Se trata de una alergia? Según nos explica la doctora Mayte Resta, jefa del Servicio de urgencias del Hospital Quirónsalud Valencia, "todos los insectos que pican pueden provocar reacciones alérgicas, entendiendo la reacción alérgica como mecanismo fisiopatológico del cuerpo humano”.

Foto: Foto: Pexels.

Ante el temor de una posible alergia, la especialista nos tranquiliza, ya que "las picaduras de dípteros, que son los mosquitos, las moscas y los tábanos, no suelen corresponderse con una reacción alérgica". En concreto, estos insectos, además de las orugas, las arañas y las pulgas, pueden provocar reacciones no inmunológicas, de hipersensibilidad, debidas al veneno del insecto.

Tal y como nos explica nuestra especialista, "esta reacción se atribuye a una hipersensibilidad a la saliva del mosquito, aunque, realmente, el mecanismo es incierto". Es verdad que se han descrito reacciones anafilácticas a la saliva del mosquito, pero estas han ocurrido en muy raras ocasiones, e incluso se desconoce la prevalencia exacta de esta alergia.

Dado que, como decíamos, por lo general las picaduras de los distintos insectos suelen provocar los mismos síntomas -inflamación, enrojecimiento y picor-, no resulta fácil saber qué especie es la que te ha picado; aun así, podemos atender ciertas características distintivas.

Picaduras de mosquito

Son las más típicas del verano y provocan, explica la doctora Resta, "una reacción local inmediata que consiste en una pápula en el lugar de la picadura".

Las picaduras de mosquito se caracterizan por:

  • Picar de forma insoportable, incluso durante días.
  • Aparecer dos horas después de la inoculación.
  • Causar menos reacción inflamatoria, normalmente, en comparación con las picaduras de avispas o abejas.
placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En cuanto al mosquito tigre, de color negro con adornos blancos y originario del sudeste asiático, se ha convertido en una pesadilla en ciertos territorios de España. Su mala fama se debe a que, pese a su pequeño tamaño -de 5 a 10 milímetros-, sus picaduras pueden estar acompañadas por otros síntomas más graves que un picor en la piel.

La razón de ello es que el mosquito tigre puede transmitir una enfermedad conocida como Chikungunya, que está causada por el virus del mismo nombre. "Cuando el mosquito tigre pica, en un pequeño porcentaje de casos puede inocular el virus en la piel y este se replica en sus células". Si esto sucede, después de 2-4 días pueden presentarse estos síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de cabeza o cefalea
  • Fotofobia o intolerancia a la luz
  • Enrojecimiento en la cara y el cuerpo

Abejas, avispas, tábanos y pulgas

  • Abeja: Su picadura produce mucho dolor, que no suele prolongarse más de dos días. “Cuando nos pica una abeja es vital que extraigamos el aguijón para evitar que permanezca dentro, pues actúa como cualquier cuerpo extraño y favorece la complicación de la picadura o herida”.
  • Avispas: Pueden morder y picar, causando mucho dolor y enrojecimiento en la piel. A diferencia de las abejas, conservan su aguijón después de picar, así que no es necesario extraerlo de la piel.
placeholder Foto: Pexels.
Foto: Pexels.
  • Tábano: Es otro de los insectos habituales en las vacaciones. Cuando pica, aparece un nódulo en la piel que provoca mucho dolor en la zona de inoculación. Además, este insecto -que se alimenta de sangre, es decir, es hematófago- "puede producir reacciones mediadas por IgE, como urticaria, o incluso llegar a desencadenar una reacción alérgica sistémica generalizada, una anafilaxia", según puntualiza la especialista.
  • Pulga: También se alimenta de sangre. al igual que el tábano. Cuando pica, la piel se llena de hinchazones, muy numerosos y que aparecen de forma agrupada, muy juntos entre sí. Es habitual que también produzcan mucho picor. Cabe añadir que "las pulgas pueden causar reacciones alérgicas cutáneas, como urticaria, pero son más frecuentes las lesiones papuloeritematosas distribuidas a lo largo del trayecto de un vaso sanguíneo", tal y como resalta la doctora Resta.
  • Otros insectos: Hay otros bichitos que también pican, o, mejor dicho, muerden. Este es el caso de las hormigas y de las arañas, tan habituales en el campo o en los parques, y que al morder causan reacciones en la piel. Por ejemplo, cuando una hormiga muerde, la piel se inflama, puede aparecer pus y, en algunos casos, llega a generarse una ampolla. En cambio, las mordeduras de araña tienen aspecto de diana y causan mucho picor. Hay que tener en cuenta que, según la especie, las picaduras pueden ser de diferente grado de severidad.

Tratamiento

Cuando un insecto nos pica, la única solución es aliviar las molestias. Para ello, la especialista recomienda seguir estas medidas generales:

  • Aplica hielo en la zona.
  • Levanta el brazo o la pierna en la que se ha producido la picadura.
  • Limpia con agua y jabón las ampollas de manera suave, evitando romperlas. De este modo, previenes infecciones secundarias.
  • Toma un antihistamínico oral, previamente indicado por el pediatra, alergólogo o médico de familia.
  • Aplica un corticoide tópico, que también haya sido indicado por especialistas.
placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay que evitar rascarse porque esto solo incrementa la reacción inflamatoria y, además, erosiona la piel, lo que puede hacer que se infecte, causando una complicación llamada celulitis por la infección bacteriana del tejido celular subcutáneo de debajo de la piel. Al respecto, la especialista nos advierte que "tras sucesivos picotazos, los lugares de antiguas picaduras se reactivan en forma de ronchas que pican mucho y es lo que se denomina prúrigo agudo o urticaria papulosa".

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia.

Tratamos de luchas contra ellas, pero es inevitable que, en algún momento de las vacaciones, terminemos sufriendo las molestias de las picaduras. Las del mosquito suelen ser las más frecuentes, aunque es habitual que en verano puedan picarnos otros insectos, causándonos diferentes reacciones en la piel. Es entonces cuando nos planteamos si la reacción es normal y cómo debemos actuar.

Salud Quirónsalud Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda