Es noticia
Menú
El covid-19 puede aumentar el riesgo cardiovascular a medio y largo plazo, según un estudio
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

El covid-19 puede aumentar el riesgo cardiovascular a medio y largo plazo, según un estudio

Una investigación publicada en la revista 'Nature' muestra que el virus puede generar inflamación del músculo cardiaco y dejar daños prolongados, especialmente en quienes fueron hospitalizados

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Casi dos años después del inicio de la pandemia provocada por el covid, son cada vez más las noticias de que las secuelas físicas o psicológicas de la infección siguen presentes al menos un año después del alta y es probable que algunas personas las sufran durante incluso más tiempo. De hecho, una de las mayores incertidumbres que nos ha dejado la pandemia es cuánto dura la enfermedad y, también, si este coronavirus es capaz de invadir muchos tipos de tejidos (incluidos los músculos, el sistema nervioso y el cerebro).

Un nuevo estudio que acaba de publicarse en la revista 'Nature' asegura que las personas que han pasado el coronavirus en casa, sin problemas e incluso de manera asintomática, con el tiempo acaban experimentando una sustancial pérdida de salud que afecta no solo a los pulmones. Se trata dolencias que afectan a prácticamente cualquier órgano o parte del cuerpo, desde problemas neurológicos hasta cardiovasculares o gastrointestinales. Y también se observa un mayor riesgo de padecer problemas de salud mental, como ansiedad y trastornos del sueño. En definitiva, una amplia gama de problemas médicos a largo plazo que esas personas nunca habían sufrido.

Foto: Foto: iStock.

En el caso del corazón, explica el doctor José Ángel Cabrera, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, “conocemos cada vez con más precisión los efectos que la fase aguda de la infección por el virus SARS-CoV-2 produce en el sistema cardiovascular. La trombosis y la inflamación son efectos de enorme transcendencia clínica en el sistema cardiovascular de estos enfermos. Sin embargo, el estudio más exhaustivo a los pacientes dados de alta tras su hospitalización prolongada ha mostrado la presencia de inflamación o edema en el miocardio sin signos graves de miocarditis”.

Diferencia entre edema en el miocardio y miocarditis

Según explica el doctor Cabrera, "el edema es un efecto secundario a la inflamación que se produce por la presencia de una mayor cantidad de líquido en la pared del músculo cardiaco". Y se ha visto que, para que se produzca esta inflamación, no es necesario que el virus haya entrado directamente en el propio músculo cardiaco. En cambio, un cuadro de miocarditis por entrada del SARS-CoV-2 en las células del músculo cardiaco produce cardiotoxicidad directa, con los problemas que puede llevar asociados.

En cuanto a los riesgos que supone para nuestra salud, "el escenario de un cuadro de inflamación —al margen de la lesión del propio miocardio— puede expresar daño cardiovascular", continúa el especialista. De hecho, una inflamación severa del músculo cardiaco o miocarditis puede conducir a disfunción ventricular, arritmias cardiacas, e incluso 'shock' cardiogénico con desenlace fatal. En cambio, el cuadro inflamatorio leve, sin que haya habido una toxicidad directa del virus en el miocardio presenta una evolución más favorable y es previsible un buen pronóstico.

placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos se basan en los resultados de estudios exhaustivos a los pacientes dados de alta tras su hospitalización prolongada, que han mostrado la presencia de inflamación o edema en el miocardio sin signos graves de miocarditis. Los servicios de Cardiología y Diagnóstico por la Imagen del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid han evaluado a 367 pacientes que estuvieron hospitalizados por covid entre marzo y mayo del 2020 y a los que se les ha sometido a una resonancia magnética cardiaca.

"Hemos identificado la presencia de edema miocárdico en estos pacientes a través de técnicas y secuencias especiales de mapeo para detectar alteraciones del músculo cardiaco ['mapping'] y utilizadas para la detección precoz de esta clase de lesiones", explica el doctor Javier Urmeneta, cardiólogo especialista en imagen cardiaca del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, y primer autor del estudio "Resonancia magnética cardiaca en pacientes recuperados por covid-19", publicado en el número de octubre de 'International Journal of Cardiology: Heart & Vasculature'.

"Es momento de seguir investigando y detectar qué está pasando en el corazón de los pacientes que han sobrevivido a la invasión del virus"

Así, queda patente que los pacientes con afectación miocárdica, tras la infección de coronavirus, deberían acudir a revisión de forma sistemática, con el objetivo de determinar su evolución. Esto puede realizarse mediante ecocardiografía, resonancia magnética cardiaca y analíticas seriadas.

"Es momento de seguir investigando y detectar qué está pasando en el corazón de los pacientes que han sobrevivido a la invasión del virus. Estamos estudiando la afectación del sistema cardiovascular de los pacientes que han superado la enfermedad o presentan sintomatología compatible con covid-19 persistente", finaliza el doctor José Ángel Cabrera.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

Casi dos años después del inicio de la pandemia provocada por el covid, son cada vez más las noticias de que las secuelas físicas o psicológicas de la infección siguen presentes al menos un año después del alta y es probable que algunas personas las sufran durante incluso más tiempo. De hecho, una de las mayores incertidumbres que nos ha dejado la pandemia es cuánto dura la enfermedad y, también, si este coronavirus es capaz de invadir muchos tipos de tejidos (incluidos los músculos, el sistema nervioso y el cerebro).

ECBrands Brands Salud
El redactor recomienda