Es noticia
Menú
¿Sangre en la orina? Por qué se produce y cuándo debes preocuparte
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

¿Sangre en la orina? Por qué se produce y cuándo debes preocuparte

Aunque habitualmente se trata de un problema pasajero sin mayor trascendencia, conviene consultar al especialista para descartar posibles enfermedades más complejas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La presencia de sangre en la orina es uno de los problemas más frecuentes que se encuentran los urólogos en la consulta. Puede ser un hallazgo sin importancia, pero también una cuestión compleja. En la mayor parte de los casos, el sangrado en la orina se debe a procesos benignos. Sin embargo, es fundamental consultar con un especialista para descartar las posibles enfermedades serias detrás de este síntoma.

"La palabra científica que utilizamos los médicos para definir el sangrado en la orina es la hematuria", explica la doctora Eva García Fernández, médica adjunta del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. Dentro de la hematuria, se pueden diferenciar dos tipos:

  • Microhematuria: cuando la orina, siendo de color habitual (amarillo), se descubre que contiene hematíes al mirarla al microscopio.
  • Macrohematuria: cuando se aprecia a simple vista que la orina es de color rojo, con diferente intensidad según los casos (rosa, rojiza, rojo intenso, marronácea, granate, negruzca…).
Foto: Foto: Freepik.

Hay que destacar, puntualiza la especialista, que "en la orina también se alojan sustancias que la tiñen de color y parece que existe sangre, pero esto puede ser debido a la toma de algunos alimentos, como la remolacha, o determinados medicamentos". También es importante saber que "no debemos confundir el sangrado por la orina, es decir, la existencia de sangre en la orina, con otras hemorragias por zonas como la vagina, el recto, la vía espermática o zonas cutáneas del área anogenital". Las posibles causas y los diferentes tratamientos serán muy diferentes según de dónde proceda este sangrado.

¿A qué se debe?

Las causas por las que podemos encontrar sangre en la orina, según la doctora García, pueden ser muy variadas y de muy diversa gravedad, siendo las más relevantes y frecuentes las que siguen:

  • Infecciones urinarias (cistitis, pielonefritis, prostatitis…).
  • Cálculos en el aparato urinario (riñones, uréteres, vejiga o uretra).
  • Enfermedades de la próstata.
  • Enfermedades renales como las glomerulonefritis.
  • Tumores del aparato urinario (riñón, vejiga o próstata).
placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.
  • Traumatismos renales o vesicales (caídas, accidentes de tráfico…).
  • Ejercicio físico muy intenso.
  • Después de haber instrumentado la vía urinaria con sondas, catéteres o biopsias como la de próstata, cistoscopias o cirugías urológicas.
  • Portadores de sonda vesical o catéteres en la vía urinaria.

Además, ciertos medicamentos que toman por vía oral muchos pacientes, como anticoagulantes o antiagregantes (aspirina, clopidogrel…), así como las inyecciones de heparina, "no son una causa de hematuria como tal, pero pueden facilitar el sangrado de ciertos órganos, y el aparato urinario es muy sensible a estas situaciones. Posiblemente el simtrón es el fármaco más conocido por todos, por lo que también debemos pensar en los nuevos anticoagulantes orales", añade la doctora.

En cuanto al tratamiento, explica la especialista, "en un primer momento, en la situación de urgencia se valorará el tipo e intensidad del sangrado. Si es leve y el paciente está estable, se promueve que la orina aclare aumentando la ingesta de líquidos. En cambio, si el sangrado es abundante, ha producido una pérdida de sangre importante y está provocando una repercusión en las constantes vitales, o está produciendo anemia, hay que actuar de manera más intensa".

Frenar el sangrado

En estos casos, posiblemente se requieran aportes de hierro o trasfusión sanguínea. Para conseguir que el sangrado ceda, hay que colocar una sonda vesical a través de la uretra para lavar el interior de la vejiga con suero; al mismo tiempo, se extraen los coágulos que pudieran haberse creado y estar acumulados y retenidos en el interior de la vejiga. “En alguna ocasión, si a pesar de estas maniobras no se logra controlar el sangrado, se debe realizar la extracción de coágulos mediante cirugía endoscópica. En este acto, que denominamos EBA (exploración vesical bajo anestesia), observamos el interior de la vejiga pudiendo coagular las zonas y puntos de sangrado”, apunta la doctora. La necesidad de ingreso en el hospital y tratamiento hospitalario dependerá de la gravedad y la evolución del sangrado.

Buscando en el diagnóstico el origen de un cuadro de hematuria, explica la doctora García, “es preciso conocer los antecedentes del paciente y los síntomas que acompañan al sangrado, como son dificultad para orinar, escozor, presencia de coágulos, malestar general, cansancio… Es muy importante tener en cuenta factores de riesgo como la exposición al tabaco. La mayoría de las veces, y según la sospecha clínica, es preciso realizar estudios de diagnóstico complementarios, como análisis de orina específicos, ecografía del aparato urinario, cistoscopia, citología de orina, TAC abdominal, entre otros”.

"La hematuria es un síntoma frecuente debido, en muchas ocasiones, a enfermedades benignas que requieren de la realización de un estudio"

El tratamiento definitivo, el que va dirigido a la causa que motiva el sangrado, va a depender de la patología que lo produzca:

  • En las infecciones urinarias, se decidirá el antibiótico más adecuado según los factores de riesgo y el análisis de orina.
  • Para los cálculos en el aparato urinario, y dependiendo del tamaño, composición y localización, “se aplicará tratamiento farmacológico, litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC) o cirugía endoscópica”.
  • Si la causa de la hemorragia es la próstata, “habrá que saber si estamos ante un proceso benigno (hiperplasia benigna de próstata, HBP) o maligno, ya que hay gran variedad de opciones terapéuticas según el caso”.
  • Ante traumatismos, hay que identificar el órgano lesionado. “El reposo es necesario en todos los casos para favorecer el cese de la hemorragia, junto con la ingesta de abundantes líquidos. En los casos más graves, puede ser necesaria la intervención quirúrgica de urgencia”.
  • Los tumores del aparato urinario precisan cirugía.

Para finalizar, la experta subraya que “la hematuria es un síntoma frecuente debido, en muchas ocasiones, a enfermedades benignas que requieren de la realización de un estudio por parte de los especialistas. Tras un diagnóstico preciso, enfocarán el tratamiento más adecuado, descartando sobre todo enfermedades malignas”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

La presencia de sangre en la orina es uno de los problemas más frecuentes que se encuentran los urólogos en la consulta. Puede ser un hallazgo sin importancia, pero también una cuestión compleja. En la mayor parte de los casos, el sangrado en la orina se debe a procesos benignos. Sin embargo, es fundamental consultar con un especialista para descartar las posibles enfermedades serias detrás de este síntoma.

ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda