Cuando el trabajo de tus sueños se convierte en una pesadilla
  1. Alma, Corazón, Vida
'GLOSSY WORKS'

Cuando el trabajo de tus sueños se convierte en una pesadilla

¿Puede llegar a ser peor el síndrome del 'burnout' laboral si estás en un empleo que tenías idealizado? Repasamos las causas y consecuencias de este fenómeno

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

A la hora de decantarte por una profesión, la máxima es clara: hay que encontrar el equilibrio perfecto entre aquello que te gustaría hacer y lo que pueda asegurarte un buen nivel de ingresos. De ahí que los temas de conversación propios de los jóvenes que se encaminan a elegir una carrera giren en torno a escoger una disciplina que les guste, pero en la que haya 'salidas'. Esa palabra tan cacareada en boca de los adolescentes.

Y, en realidad, así es: apostar por una carrera mucho más vocacional y creativa en vez de por una técnica te asegura un futuro laboral mucho más precario y de difícil acceso. Al fin y al cabo, vivimos en la era del desarrollo tecnológico, por lo que muchas veces se dejan de lado disciplinas de corte humanista bajo el pretexto de que es muy difícil encontrar un respaldo económico o laboral al terminar los estudios.

"El trabajo en el mundo del espectáculo, en los medios de comunicación o en la industria cultural a menudo termina siendo más pesado que lo que el 'glamour' impone"

Asimismo, desde que somos pequeños recibimos mensajes contradictorios. Por un lado desde los medios de comunicación, películas o en boca de los famosos salen los típicos mensajes motivacionales de que hay que perseguir nuestros sueños y pasiones frente a todo, pues supuestamente es mejor vivir siendo feliz que pobre (aunque a niveles prácticos esto sea una mentira). Y por otro, algunos progenitores o figuras de autoridad no cesan de preocuparse por el futuro de sus hijos o alumnos, encomendándoles a pensar con cabeza, restando importancia a sus vocaciones, con el objetivo de que tengan un futuro económico estable.

Mucho más rápido de lo previsto

Pero, ¿qué sucede cuando aun encontrando el que consideras que es el trabajo de tus sueños de pronto descubres que no es como lo imaginabas? A mucha más gente de la que piensas le ha pasado, tomando la decisión de dar un volantazo a su trayectoria personal por no soportar el nivel de frustración. Lo peor que te puede pasar en caso de escoger un trabajo creativo y que no cumpla con tus expectativas es experimentar el 'burnout' mucho más rápido de lo previsto o al menos mucho más pronto de lo que te podría suceder en otro empleo que a simple vista no parece el ideal. Al fin y al cabo, en ocasiones el desengaño es mucho más doloroso que la aceptación.

"¿Cómo equilibrar sus necesidades de superación personal y a la par sentirse comprendidos y ser honestos con lo que hacen?"

Otra de las posibilidades es que acabes desempeñando tareas que en realidad no tiene nada que ver con el puesto. Lo que el antropólogo David Graeber denominó "bullshit jobs", aquellos trabajos cuya principal falta de motivación nace en lo repetitivo e inútiles que resultan, no solo para quien los realiza, sino también para la sociedad en su conjunto. Empleos o tareas dentro de disciplinas profesionales que no pasaría nada si no se efectuaran.

Foto: Graeber, un anarquista en la LSE. (Melville House Publishing)

Vivimos en un mundo en el que, además, el trabajo se vende como el centro de la vida de una persona. Y, de hecho, así es, pues el tiempo que vas a tener que estar desempeñándolo se comerá gran parte del día. Sin embargo, si crees que al tener suerte pudiendo desempeñar una profesión creativa te hará más feliz y llevadera la jornada laboral, estás equivocado. "La gente idealiza el empleo en medios de comunicación, la moda, el cine, las artes plásticas y escénicas, así como en otras industrias culturales, pero el trabajo a menudo termina siendo más pesado que lo que el 'glamour' impone", aseveran Lisa Cohen, de la Universidad McGill y Sandra E. Spataro, de la Universidad del Norte de Kentucky, en un interesante artículo publicado en 'Alternet'. "Cualquier trabajo tiene elementos de monotonía".

Ambas han publicado un estudio reciente en el que analizan por qué se truncan muchas de las expectativas una vez el individuo ha llegado al puesto soñado. Así, bautizaron a esta serie de empleos como 'glossy works' (trabajos "deslumbrantes", "glamurosos"). "Para el estudio, entrevistamos a periodistas de sucesos que trabajaban para organizaciones de alto estatus empresarial y con 'glamour' mientras realizaban tareas domésticas todos los días, experimentando una fuerte disonancia entre su trabajo y su entorno", admiten las autoras. "Esta disonancia puede estimular el intento de cambiar de trabajo. ¿Cómo equilibrar sus necesidades de superación personal y a la par sentirse comprendidos y ser honestos con lo que hacen?"

La otra cara del 'glamour'

Cohen y Spataro también ven un error en la forma en que presentan los trabajos que desempeñan. Es decir, aunque estén muy quemados no van a reconocer que su actividad les está minando moral y profesionalmente, sino todo lo contrario. Esto, de alguna forma, perjudica a las personas que sueñan con llegar algún día a donde están ellos. "Cuando solo oyen opiniones positivas de los 'glossy works', los potenciales empleados del futuro con expectativas falsas tenderán a alimentar esta espiral de decepción", recalcan.

¿Qué hacer para evitar esta situación? En primer lugar, lo más lógico: informarte bien de cuál es el verdadero desempeño de ese trabajo que a simple vista parece tan glamuroso, y para ello lo primero es "consultar con personas que actualmente tienen ese puesto o que lo han ocupado anteriormente". Por otro lado, las investigadoras también admiten que los departamentos de Recursos Humanos deben ser claros a la hora de definir el puesto que ofertan para no dar lugar a equívocos. No solo por actuar con honestidad frente el candidato, sino también porque el 'burnout' que este pueda experimentar puede acabar repercutiendo en la actividad de la empresa, y sobre todo, porque ningún jefe querría tener que volver a comenzar el proceso de selección pasados unos meses al haberse equivocado con la persona a la que previamente seleccionó.

Foto: El síndrome del impostor puede aparecer más fácilmente en personas que sufren estrés laboral. (iStock)

Desgraciadamente, la frustración puede aparecer en cualquier momento de la vida laboral de una persona y tiende a hacerse mayor en aquellos oficios que hemos idealizado previamente y que más tarde no resultaron ser lo que creíamos. Como asegura la frase popular, "ten cuidado con lo que sueñas porque puede hacerse realidad", y tal vez aquella persona a la que envidias tanto al poseer el trabajo de tus sueños está más quemada de lo que piensas o le gustaría admitir.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Trabajo Películas HIjos Síndrome de burnout Alumnos Humanismo I+D+I Empleo
El redactor recomienda