Diagnóstico: parado

Diagnóstico: parado

Cuando despidieron a Mario se lo tomó como un tiempo de relax. A sus 42 años, quería aprovechar para terminar con el inglés, su eterna asignatura