Las dos afecciones comunes que pueden tener un vínculo con la endometriosis
  1. Alma, Corazón, Vida
Universidad Tecnológica de Queensland

Las dos afecciones comunes que pueden tener un vínculo con la endometriosis

Una nueva investigación ha descubierto una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de endometriosis, depresión y una variedad de afecciones gastrointestinales

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Todos lo que vivimos sin dolor crónico causado por la endometriosis no podemos imaginar cómo es una vida de constante malestar. Por culpa de este dolor, la depresión puede parecer una consecuencia inevitable.

Una nueva investigación dirigida por genetistas de la Universidad Tecnológica de Queensland en Australia ha descubierto una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar endometriosis y depresión, así como una variedad de afecciones gastrointestinales, recoge 'Science Alert'.

Si bien no descarta una influencia ambiental, el descubrimiento deja en claro que la salud intestinal, la endometriosis y los trastornos crónicos del estado de ánimo a menudo coinciden gracias a genes comunes a los tres.

Foto: Ana ha compartido un vídeo en el que insta a la visibilización de la endometriosis.

La endometriosis es la presencia de tejido endometrial, las gruesas capas de células que recubren el útero, donde no tiene por qué crecer. Al igual que el endometrio, este tejido también se ve afectado por las fluctuaciones cíclicas de las hormonas, lo que da lugar a hemorragias internas, tejido cicatricial e inflamación. En su forma más agresiva, empuja profundamente los órganos y tejidos circundantes, como la vejiga, el colon y los ligamentos que mantienen los músculos en su lugar alrededor de dichos órganos.

Si bien se cree que la endometriosis afecta aproximadamente a una de cada diez mujeres, sumando alrededor de 200 millones en todo el mundo, las consecuencias de este revestimiento rebelde varían desde ser completamente asintomático hasta vivir con un dolor pélvico crónico y debilitante .

Más comúnmente, la afección se da a conocer a través de una letanía de síntomas y afecciones, que incluyen sangrado excesivo, dolor durante el coito y durante la menstruación, náuseas e indigestión.

Foto: iStock
Foto: iStock

Además de todo eso, no es inusual que las personas diagnosticadas con endometriosis también experimenten episodios de ansiedad y depresión. La investigación respalda esto, descubriendo que son los trastornos más comunes asociados con la endometriosis.

No es un gran salto suponer que esta relación es causal. Los estudios realizados en ratones también implican que el dolor de la endometriosis podría afectar directamente al cerebro, promoviendo la sensibilización al dolor y los trastornos del estado de ánimo.

Es más, tener niveles más altos de dolor pélvico hace que la depresión sea aún más probable, lo que hace que parezca que es el dolor el que causa la depresión y no la endometriosis en sí.

Foto: Foto: iStock.

Sin contradecir necesariamente el papel del dolor en afectar nuestro estado de ánimo, los investigadores se están volviendo cada vez más conscientes de la gran complejidad de la depresión, descubriendo que es más que un estado psicológico, sino un sistema fisiológico completo afectado por una rica variedad de genes.

Otros estudios también han insinuado fuertemente una base genética para la endometriosis. Para ver si alguno de los genes involucrados también podría predisponer a las personas a la depresión, los investigadores utilizaron datos de un estudio de asociación de genoma completo (GWAS) realizado por el International Endogene Consortium.

Muestra de más de 208.000 personas

La muestra de más de 208.000 personas incluyó alrededor de 17.000 casos de endometriosis, con poco menos de 192.000 que sirvieron como controles, todos de una diversidad de países alrededor del mundo.

Foto: La endometriosis suele causar intensos dolores abdominales. (iStock)

Esto se comparó con una base de datos de GWAS similar utilizada anteriormente para encontrar genes relacionados con la depresión, con un par de bases de datos alternativas utilizadas para ver si sus hallazgos se podían reproducir.

Después de realizar una evaluación de las mutaciones superpuestas comunes a ambos, los investigadores identificaron 20 ubicaciones independientes en el genoma que podrían considerarse significativas para ambas condiciones, ocho de las cuales son completamente nuevas.

22 genes

En total, estaban implicados 22 genes, muchos de ellos con funciones en las vías que gobiernan la adhesión entre células, la señalización que regula los movimientos y la proliferación celular y la salud gástrica.

Foto: iStock
Foto: iStock

De hecho, una investigación adicional descubrió vínculos causales adicionales entre la endometriosis y la depresión y al menos una condición intestinal anormal, como úlceras pépticas o enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Saber que los vínculos pueden ser genéticos es una cosa. Trazar el complicado lío de las vías de los genes a la salud y viceversa, es otra historia.

Todavía estamos muy lejos de encontrar una cura e incluso encontrar los tratamientos adecuados es un desafío continuo. Dado que conocemos la afección desde hace casi un siglo, es sorprendente que la endometriosis todavía se pase por alto contanta frecuencia.

Saber más sobre la genética subyacente y cómo podrían desarrollarse en otras condiciones de salud es más que valioso.

Genética Australia Salud Mujer
El redactor recomienda