¿Cómo mejorar el sistema inmunitario de los niños? Un simple y pequeño experimento en Finlandia lo consigue
  1. Alma, Corazón, Vida
CONEXIÓN CON LA NATURALEZA

¿Cómo mejorar el sistema inmunitario de los niños? Un simple y pequeño experimento en Finlandia lo consigue

En apenas 28 días, los niños que jugaron en patios con naturaleza vieron como sus células T y su micriobioma mejoraban

Foto: ¿Cómo mejorar el sistema inmunitario de los niños? Un simple y pequeño experimento en Finlandia lo consigue
¿Cómo mejorar el sistema inmunitario de los niños? Un simple y pequeño experimento en Finlandia lo consigue

Jugar entre el verdor y la maleza de la naturaleza durante sólo un mes puede ser suficiente para mejorar el sistema inmunitario de un niño, según un pequeño experimento llevado a cabo en una guardería en Finlandia.

Todo comenzó cuando un grupo de trabajadores de una guardería finlandesa extendieron un césped y plantaron un pequeño bosque como brezos enanos y arándanos.

Foto: Un sencillo gesto diario para ayudar a tu sistema inmunitario

A partir de ahí, permitieron a los niños cuidar los cultivos en las macetas: la conclusión es que la micriobioma de los pequeños apareció más saludable en un espacio de tiempo muy corto.

En menos de un mes

Los datos fueron concluyentes. Los niños, de entre tres y cinco años, de estas guarderías ecológicas mostraron un aumento de las células T y otros marcadores inmunológicos importantes en su sangre en un plazo de 28 días, comparados con otros niños que jugaban en guarderías con patios de pavimento, baldosas y grava,

"Esto apoya la suposición de que el contacto con la naturaleza previene los trastornos del sistema inmunológico, como las enfermedades autoinmunes y las alergias"

"También descubrimos que la microbiota intestinal de los niños era similar a la microbiota intestinal de los niños que visitan el bosque todos los días", explica la científica medioambiental Marja Roslund de la Universidad de Helsinki (Finlandia).

Según publica Science AIert, investigaciones anteriores han demostrado que la exposición temprana a los espacios verdes está de alguna manera relacionada con un buen funcionamiento del sistema inmunitario, pero aún no está claro si esa relación es causal o no.

Comparación de dos guarderías del estudio. Foto: Universidad de Helsinki.
Comparación de dos guarderías del estudio. Foto: Universidad de Helsinki.

El experimento en Finlandia, que se ha publicado en la revista científica 'Science Advances', es el primero que manipula explícitamente el entorno urbano de un niño y luego prueba los cambios en su micriobioma y su sistema inmunológico.

La teoría de que un entorno rico en seres vivos afecta a nuestra inmunidad se conoce como la "hipótesis de la biodiversidad". Basándose en esa hipótesis, una pérdida de biodiversidad en las zonas urbanas podría ser al menos parcialmente responsable del reciente aumento de las enfermedades relacionadas con la inmunidad.

El peligro de no "educar" al sistema inmunitario

"Los resultados de este estudio apoyan la hipótesis de la biodiversidad y el concepto de que la baja biodiversidad en el entorno de la vida moderna puede conducir a un sistema inmunológico sin educación y, en consecuencia, aumentar la prevalencia de enfermedades inmunológicas", escriben los autores.

Diversas investigaciones demuestran que salir al exterior también es bueno para la vista de un niño y es beneficioso para su salud mental

El estudio comparó los microbios ambientales encontrados en los patios de diez diferentes guarderías urbanas que cuidan a un total de 75 niños de entre 3 y 5 años.

Algunas de estas guarderías tenían patios urbanos estándar con hormigón y grava, otras llevaban a los niños a pasear por la naturaleza diariamente, y cuatro tenían sus patios actualizados con hierba y maleza del bosque.

Foto: El secreto para vivir más de cien años está en el sistema inmunológico

Durante los 28 días siguientes, a los niños de estas cuatro guarderías se les dio tiempo para jugar en su nuevo patio cinco veces a la semana.

Cuando los investigadores midieron la microbiota de su piel e intestinos antes y después de la prueba, encontraron mejores resultados en comparación con el primer grupo de niños que jugaron en las guarderías con menos vegetación durante la misma cantidad de tiempo.

Un niño paseando por la naturaleza. Foto: EFE Jorge Torres
Un niño paseando por la naturaleza. Foto: EFE Jorge Torres

Incluso en esa corta duración del estudio, los investigadores encontraron que los microbios de la piel y los intestinos de los niños que jugaban regularmente en espacios verdes habían aumentado en diversidad, una característica que está ligada a un sistema inmunológico más saludable en general. Sus resultados coincidieron en gran medida con el segundo grupo de niños de las guarderías que salían a pasear por la naturaleza diariamente.

Mejor contra las alergias

"Esto apoya la suposición de que el contacto con la naturaleza previene los trastornos del sistema inmunológico, como las enfermedades autoinmunes y las alergias", apunta Sinkkonen.

Los beneficios de los espacios verdes parecen ir más allá de nuestros sistemas inmunológicos. Diversas investigaciones demuestran que salir al exterior también es bueno para la vista de un niño y es beneficioso para su salud mental. Algunos estudios recientes incluso han demostrado que los espacios verdes están relacionados con cambios estructurales en el cerebro de los niños.

Niños Enfermedades Naturaleza Finlandia Cerebro Salud Salud mental
El redactor recomienda