protégete en esta época

Cinco cosas que pueden dañar tu sistema inmune

Se trata del conjunto de elementos y procesos biológicos en el interior de nuestro organismo que le permite mantener el equilibrio interno frente a agresiones externas

Foto: iStock
iStock
Autor
Tiempo de lectura4 min

En los últimos tiempos, con la amenaza del coronavirus acechando (y todo el mundo recordándolo continuamente), es natural que estemos más preocupados que nunca por nuestra salud y nuestro bienestar físico. Quizá desde marzo te has puesto más veces de las que puedas recordar el termómetro, por si acaso. Y aquí hay un actor que juega un papel fundamental, no ya solo de cara a esta enfermedad sino a nuestra salud general: el sistema inmune.

Pero, ¿qué es exactamente? Se trata del conjunto de elementos y procesos biológicos en el interior de nuestro organismo que le permite mantener el equilibrio interno frente a agresiones externas. En otras palabras, reconoce lo dañino y actúa en consecuencia frente a ello. Y, como con casi todo en nuestro cuerpo, su estado más o menos saludable no es fruto del azar, sino que nosotros mismos podemos ayudar a que se mantenga lo mejor posible.

La falta de sueño también puede dañar tu sistema inmunológico, lo que dificulta que el cuerpo evite problemas médicos, estrés y ansiedad

Claro está, que también podemos actuar al revés y perjudicarnos sin saberlo. Esto sucede con una serie de prácticas que llevamos a cabo y que, aunque creemos que no nos afectan en absoluto, en realidad sí lo hacen. Ahí van algunos ejemplos que quizá deberías evitar de cara al futuro si quieres sentirte en al 100%.

No duermes lo suficiente

Seguro que habrás oído en multitud de ocasiones que lo ideal es dormir entre siete y ocho horas, y es cierto. No solamente evitará que te sientas aletargado el resto del día, sino que, como explica el doctor Niket Sonpal en la revista 'Best Life': "La falta de sueño también puede dañar tu sistema inmunológico, lo que dificulta que el cuerpo evite problemas médicos, estrés y ansiedad".

El alcohol es deshidratante y tiene un efecto negativo en la capacidad para combatir los gérmenes y otras enfermedades

El problema es que, a veces, nos cuesta coger el sueño, especialmente en épocas estresantas y con falta de actividad como la que estamos viviendo actualmente. Las recomendaciones son: regular la temperatura de la alcoba en la que duermes para que se mantenga entre los 15 o 22 grados, no utilizar pantallas con luz hasta altas horas de la noche, pues después tu descanso no será tan reparador, no hacer ejercicio una hora o dos antes de acostarte y darte un baño siempre que puedas. Aquí te dejamos algunas ideas más.

Tu dieta es pobre

Somos lo que comemos. Y eso que ingieres no afecta únicamente a tu salud, incrementando el riesgo de desarrollar diabetes, problemas del corazón u obesidad si no es sano, también puede afectar a tu sistema inmune. Una dieta que carece de frutas y verduras y que es alta en azúcar y alimentos ricos en grasas puede afectarte en el futuro, y no bien, precisamente. Intenta llevar una alimentación variada en la que incluyas proteínas, vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas y mucha agua.

Bebes a menudo

Es difícil distinguir si bebes con frecuencia o solo en ocasiones. Quizá, sin darte cuenta, no puedes prescindir de tu tercio de cerveza todos los días y tampoco de la preciada copa de los fines de semana. No hay nada malo en tomarse un vaso de vino antes de cenar, pero quizá estás ingiriendo demasiado alcohol y no te has percatado. El alcohol es deshidratante y tiene un efecto negativo en la capacidad para combatir los gérmenes y otras enfermedades, además puede afectar a tu calidad del sueño.

Y vapeas

¿Dejaste el tabaco pensando que vapear era mejor idea? Te equivocas. No queremos pecar de Pepito Grillo, pero tampoco te vamos a cerrar los ojos ante la evidencia. Mientras que no hay nada malo en tomarse una copa de vino de vez en cuando, vapear nunca tendrá efectos positivos. De hecho, un estudio de 2018 publicado en el 'British Medical Journal' descubrió que puede dañar las células vitales del sistema inmunitario. Lo peor es que, aunque la mayoría de la gente entiende que fumar es perjudicial, algunos todavía no ven nada malo en el vapeo.

Tu medicación también afecta

Si tomas medicamentos para ayudarte a combatir enfermedades crónicas como el lupus o el asma, debes ser consciente de que esas recetas podrían estar afectando tu sistema inmunológico. Los corticosteroides, por ejemplo, son medicamentos que tratan una amplia variedad de trastornos, como asma, artritis, afecciones de la piel y enfermedades autoinmunes. Y funcionan "disminuyendo la inflamación y reduciendo la actividad del sistema inmunitario", según la Clínica Mayo.

Lo mejor que puedes hacer si necesitas tomar medicamentos es hablar con tu médico de cabecera sobre sus efectos secundarios, ya que algunos podrían causar una disminución en la eficiencia del sistema inmunitario.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios