CUIDA TU SALUD

Cómo potenciar tu sistema inmunológico para vencer la obesidad y otros problemas

Nuevas investigaciones aseguran que prevenir varias enfermedades como el exceso de peso está en nuestra mano y, sobre todo, en nuestra alimentación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando alguien habla sobre obesidad lo primero que se le ocurre para abordarla se reduce a pensar en comer menos y hacer más ejercicio. Y aunque esta percepción del recuento de calorías o del "eres lo que ingieres" persiste, poco a poco se empiezan a valorar otras variables fisiológicas.

Muchos expertos afirman que tomar ciertos alimentos o suplementos pueden ayudar a nuestro intestino y cargar a nuestro sistema inmunológico, previniendo algunas enfermedades como el sobrepeso, la depresión o algunos problemas de piel. ¿Cuáles son?

Uno de los nuevos enfoques es el del papel que juega la microbiota: cómo nuestras bacterias influyen en que perdamos o ganemos más o menos peso, pero también en que se altere nuestra salud mental asociada a la obesidad. O, por ejemplo, de qué manera el tipo de dieta que sigamos influirá en que nuestra microbiota fabrique sustancias tóxicas que puedan perjudicar nuestra salud o beneficiosas que nos protejan frente a la enfermedad.

Probióticos

¿Qué son? Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que la idea de un probiótico solo nos parecía un reclamo publicitario asociado a las marcas de yogures. La idea de que pudieran llegar a ser eficaces en muy distintos trastornos y patologías era algo que ni nos pasaba por la cabeza. De hecho, hasta hace bien poco hemos seguido identificando a las bacterias con la falta de higiene.

Yogur natural (iStock)
Yogur natural (iStock)

Pero ahora todo es diferente: el descubrimiento de la importancia de la microbiota intestinal (con todos sus trillones de bacterias y las interacciones entre ellas) ha cambiado el concepto que teníamos: cada vez más nos hace pensar en salud y bienestar. Pero cuidado: el término es demasiado amplio, tanto que podemos confundir y mezclar productos útiles y de dudoso potencial terapéutico.

Según la Guía de la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), "los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio para la salud cuando se los administra en cantidades adecuadas". Pero para que hagan su función correctamente deben llegar íntegros, tal cual los has tomado, hasta el instestino grueso.

Muy necesarios

El proyecto europeo MyNewGut, formado por una treintena de grupos investigadores de 15 países, han trabajado para desentrañar la relación de la microbiota intestinal y su genoma -el microbioma- en el desarrollo de la obesidad y de trastornos de conducta ligados a nuestro estilo de vida. Estos consiguieron aislar al Bacteroides uniformis, una bacteria capaz de reducir la obesidad, probablemente por un mecanismo inmunorregulador: reduce la inflamación y esto detendría la cascada de acontecimientos posteriores que conducen al desarrollo de resistencia insulínica y diabetes.

Hay alimentos que han sido sometidos a un proceso de fermentación y que han desarrollado bacterias saludables para el organismo

Además, un equipo del King's College de Londres identificó una familia bacteriana común en las personas que pueden mantenerse en un peso estable fácilmente. Cuando se transfirieron a ratones, los microbios parecían prevenir la obesidad. Los investigadores también encontraron que un mal equilibrio de estos buenos gérmenes en el intestino estaba relacionado con el endurecimiento de las arterias.

Varios estudios aseguran también que los probióticos ayudan al crecimiento de los huesos, previniendo la osteoporosis y mejoran problemas digestivos, eccemas y reducen el estrés. De hecho, una investigación realizada por la Universidad de Tubingen en Alemania demostró que activan partes del cerebro relacionadas con la emoción, el aprendizaje y la memoria. "Existe un sistema nervisoso en el intestino y se comunica directamente con nuestro órgano más importante", asegura Paul Enck, director de la investigación.

¿Qué comer?

La alimentación es crucial para nuestra vida diaria y para gozar de una buena salud, pero eso ya lo sabías. Hay una serie de alimentos que han sido sometidos a un proceso de fermentación y que, como consecuencia, han desarrollado microorganismos y bacterias que son saludables para el cuerpo humano. ¿Cuáles son?

Kéfir: este lácteo se parece mucho al yogur, pero se elabora fermentando levadura y bacterias con leche. Así se crea una pasta líquida que se ha convertido en uno de los alimentos más saludables por su capacidad para mejorar la digestión, luchar contra la inflamación y las enfermedades crónicas, y aumentar la salud de los huesos.

Yogures: al fermentar la leche, aumenta la disponibilidad de los nutrientes de estos lácteos y los convierten en una opción muy saludable e interesante. Pero si incorporan azúcares añadidoso demasiados ingredientes, pasan a ser productos ultraprocesados. Por ello, cuanto más natural, mejor.

Existe un sistema nervioso en el intestino y se comunica con nuestro cerebro

Vegetales y encurtidos: los beneficios de las verduras se ven potenciados cuando estas están fermentadas. Una de ellas es el chucrut alemán (col), pero otra muy similar es el kimchi, que utiliza comúnmente la misma verdura, aunque admite otros ingredientes. Además, también se pueden encontrar vegetales encurtidos en salmuera, un proceso que estimula la formación de los probióticos que benefician al sistema inmunitario. Entre ellos destacan los pepinillos.

Tempeh y natto: estos dos nombres tan poco comunes son dos formas de preparar la soja mediante fermentación. El primero es una gran fuente de proteínas común entre poblaciones vegetarianas y veganas; y el segundo, es una elaboración tradicional de Japón que posee nattokinasa, un anticoagulante que le da una textura algo gelatinosa y mucosa, y un sabor intenso.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios