no cuentes más ovejas

El motivo por el que te sueles despertar en medio de la noche

Abres los ojos, completamente despejado, y ya no hay manera de volver a caer en los brazos de Morfeo. Probablemente tienes un "ladrón del sueño" al que debes combatir

Foto: Despertares. (iStock)
"Despertares". (iStock)

Despertarse en medio de la noche es bastante común, pero es cierto que si sucede con frecuencia puede acabar convirtiéndose en un problema y afectar seriamente al descanso. Seguro que más de una vez has abierto los ojos en plena noche, absolutamente despejado, y has pasado un buen rato mirando al techo sin saber qué te ha quitado el sueño, ¿quizá un ruido? ¿Una preocupación?

El doctor Jose Colon explica en 'Prevention' que hasta cuatro o seis despertares se consideran normales: "Se remonta a nuestros antepasados, cuando aún eran nómadas y estaban en las cavernas. Se despertaban, observaban el ambiente para asegurarse de que no había ningún peligro y después se volvían a dormir". La última parte es justo la clave, por muchas veces que te despiertes deberías poder volver a caer entre los brazos de Morfeo, pero si no puedes es que quizá un ladrón del sueño está contigo y te está robando tu noche de descanso, pero no te preocupes, que eso puede solucionarse. Solo tienes que conocer cuál es y después luchar contra él.

Tienes que ir al baño

Sabes perfectamente qué te despierta en medio de la noche: tienes que ir urgentemente al baño. Si te sucede con frecuencia y sientes la llamada de la naturaleza tres o cuatro veces por noche, incluso cuando no has bebido mucho, puede llegar a ser un problema verdaderamente grave. La solución para dormir en estos casos es beber un pequeños vaso de agua unos 30 minutos antes de irte a dormir, con una pizca de sal marina sin procesar. El motivo es el siguiente: a veces consumimos demasiada H2O sin suficiente sal, por lo que el cuerpo intenta expulsarla, pero si se toman ambas combinadas las retendrás sin problemas y dejarás de levantarte.

Nos despertamos varias veces en la noche por culpa de nuestros antepasados: ellos lo hacían para comprobar que no había ningún peligro

Beber alcohol también puede ser el causante de que tengas este problema, pues aunque ese cóctel que tienes entre las manos quizá te adormezca, lo más seguro es que también interrumpa tu sueño reparador. Tiene un efecto sedante pero te priva del sueño REM y conseguirá que la segunda mitad de la noche sea inquieta y agitada, ¿solución? Deja de beber, pero tranquilo, no hace falta que sea para siempre, simplemente hazlo unas horas antes de acostarte para dar tiempo a tu cuerpo a metabolizar el alcohol.

Tus condiciones

Según la 'National Sleep Foundation', una habitación caliente puede contribuir a que te despiertes o incluso a que te quedes dormido. La temperatura ideal de la alcoba en la que duermes debe estar entre los 15 o 22 grados, por lo que lo mejor es que la regules con la ropa de cama, aunque la sensación térmica puede cambiar en función de nuestro sexo, pues las mujeres pierden más calor que los hombres, especialmente en las extremidades. Los pies los dejamos a tu gusto, sácalos si tienes calor, déjate los calcetines si así lo deseas o incluso usa una bolsa caliente.

Te lo hemos dicho en numerosas ocasiones pero no nos importa repetirlo: si utilizas pantallas con luz hasta altas horas de la noche, después tu descanso no será tan reparador. Exponer los ojos durante la noche impide que el cuerpo produzca melatonina, que es la hormona del sueño, por lo que lo mejor que puedes hacer es atenuar las luces de la habitación y procurar que tu última hora antes de acostarte no involucre ninguna pantalla, o, por lo menos, que esta no se encuentre muy cerca de tu cara. Notarás la diferencia.

Estrés

Las preocupaciones, ya sean por un jefe exigente o por un niño pesado, pueden dificultar la relajación y nos privan de una buena noche de sueño. Esto se debe a que el estrés activa partes del cerebro asociadas con la atención y la excitación, que podrían causar un círculo vicioso de insomnio relacionado con el estrés, según un estudio de 2012 publicado en 'Experimental Neurobiology'.

Para relajarte te sugerimos probar a meditar y a relajarte progresivamente, pues se ha demostrado que tienen cierta efectividad en los trastornos del sueño, incluidos en estos despertares frecuentes por el estrés.

Grasa abdominal

Cuando llevas peso extra tu cuerpo tiene que esforzarse más para respirar cuando se acuesta, lo que podría ser el desencadenante de estos problemas para dormir, además de niveles más altos de inflamación en el cuerpo que interrumpen las vías neurológicas que controlan el sueño. Según los estudios esto crea un círculo vicioso, ya que el no dormir en exceso conlleva a comer en exceso el día posterior.

Las mujeres pierden más calor que los hombres debido a su metabolismo y a su peso, especialmente en las extremidades

La solución parece sencilla, aunque no lo es: cuanta más grasa abdominal pierdas, mayor será tu mejora. Además de reducir calorías y aumentar el ejercicio, intenta incorporar más ácidos grasos monoinsaturados de alimentos como el aceite de oliva, las nueces y los aguacates. Estas grasas pueden ser una defensa poderosa contra el aumento de peso, la diabetes o las enfermedades cardíacas.

Déficit de vitamina D

La vitamina D se puede obtener a través de los alimentos que consumimos, pero son pocas las comidas ricas en ella: únicamente el aceite de bacalao y el pescado azul. Cuando tenemos deficiencia de ella no solo sentimos somnolencia excesiva durante el día, sino que también podemos sufrir problemas de insomnio, por eso es tan importante.

La buena noticia es que el cuerpo la produce cuando está expuesto al sol. Pero, ¿y si tenemos problemas en invierno? Lo más probable es que tu médico, tras un análisis previo, te recomiende comer huevos, pescado graso o zumo de naranja, y quizá magnesio antes de dormir para aumentar su absorción.

De todas maneras siempre es bueno que acudas a un médico si estás sufriendo esta condición, porque quizá tengas otros problemas que pueden ir desde la apnea del sueño a las piernas inquietas, tiroides o quizá depresión. La higiene del sueño es verdaderamente fundamental, pero la ayuda de un especialista o incluso la Unidad del Sueño en los casos muy graves podrá ayudarte a recuperar el descanso que te mereces.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios