tendremos que esperar hasta el año 2025

La vacuna del futuro que blindará nuestro sistema inmune contra la enfermedad

Durante un viaje a África, el doctor Adrian Hill descubrió los estragos de la malaria y se propuso acabar definitivamente con la epidemia. Y de paso, con todas las demás

Foto: Infectó a 214 millones de personas en 2015 y causó más de 430.000 muertes. (Efe)
Infectó a 214 millones de personas en 2015 y causó más de 430.000 muertes. (Efe)

Empezó a investigar para buscar una vacuna contra la malaria y es posible que haya descubierto la forma de combatir hasta ocho tipos diferentes de enfermedades, incluyendo el sida, la hepatitis C y la tuberculosis. El doctor Adrian Hill, investigador de la Universidad de Oxford y director del Jenner Institute, está cerca de encontrar un remedio a la enfermedad, blindando el sistema inmune para atacar los virus dañinos e invasivos, según ha publicado 'CNN'.

“Estamos experimentando con esta nueva vacuna con el fin de que pueda emplearse en la prevención del cáncer y la hepatitis C, y ya la hemos utilizado con el ébola y el VIH", dice Hill, quien añade que se están llevando acabo pruebas clínicas para combatir hasta ocho tipos de dolencias. A pesar de que el investigador no haya dirigido estos análisis, sí fue el responsable de testar las primeras vacunas contra el ébola durante la epidemia de 2014.

En guerra contra la malaria

El origen de esta investigación puede rastrearse en África. Cuando Adrian Hill visitó a los veinte años a su tío, que vivía en la antigua Rhodesia (ahora Zimbabwe), quedó muy impresionado por los graves problemas de salud del país: "No solo había multitud de enfermedades y muy poca ayuda médica, sino que también sufrían una guerra", cuenta. Así que dedicó los siguientes años a viajar por el continente siendo testigo de la gravedad de la epidemia de malaria, que infectó a 214 millones de personas en 2015 y causó más de 430.000 muertes. Si bien es cierto que el número de fallecidos se ha reducido en la última década en más de un millón al año, gracias al uso efectivo de insecticidas y al desarrollo de terapias, el parásito se ha hecho más resistente en tiempos recientes, sobre todo en el sudeste asiático.

La vacuna, que ya ha sido probada en roedores, se ha aplicado recientemente a 121 personas en Kenia, previniendo el paludismo en un 67% de ellos

Así que Hill se prometió que trabajaría sin descanso para encontrar una vacuna que pusiera en jaque a la enfermedad y en ello ha estado trabajando durante más de veinte años, testando al menos medio centenar de medicamentos sin conseguir una solución. 

Un nuevo acercamiento

Este parásito del género 'plasmodium' ataca el organismo de numerosas formas y tiene múltiples ciclos de desarrollo. Hay al menos medio millón de genes implicados y lo complicado, según Hill, es saber cuáles de ellos se deben tener en cuenta en el tratamiento, ya que estos genes crean proteínas que ayudan a combatir el parásito. Por su parte, Helen Fletcher, especialista en Inmunología de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, señala: "Ya se ha intentado antes buscar una vacuna contra la malaria basándonos únicamente en los anticuerpos, pero no ha funcionado". Hasta ahora.

(Reuters)
(Reuters)

El nuevo enfoque del doctor Hill se centra en la parte celular del sistema inmune, en un grupo de células conocidas como CD8 T-cells, que tienen la habilidad de destruir el resto de células infectadas, además de las cancerígenas. "El problema es que necesitamos al menos 2.000 de ellas para que tenga eficacia", sostiene. Por ello, su innovadora fórmula consiste en emplear una combinación de dos virus con ADN del parásito de la malaria o paludismo, que son inyectadas en el cuerpo con una doble función: la inmunización se inicia con una inyección de adenovirus modificado (CHA), seguido del virus vaccinia Ankara modificado (MVA), que actúa como estímulo. Y en ese momento, según el investigador, miles de T-cells son generadas para atacar a las células infectadas.

La vacuna se ha probado ya con 121 personas en Kenia, previniendo el paludismo en un 67% de ellos. No obstante, el mayor grupo de riesgo en el que ahora enfocan sus esfuerzos son los recién nacidos, ya que no desarrollan la enfermedad hasta los seis meses.

Entonces, ¿podemos hablar de una solución en ciernes a la epidemia? El doctor Adrian Hill tiene una fecha en el horizonte: el año 2025.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios