Esto es lo que le pasa a tu cuerpo a corto y largo plazo si no haces ejercicio físico
  1. Alma, Corazón, Vida
MUÉVETE

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo a corto y largo plazo si no haces ejercicio físico

El sedentarismo acaba ocasionando enfermedades futuras de las que es mejor huir gracias a una vida sana basada en una correcta alimentación y, sobre todo, actividad física regular

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La mayoría de las personas está concienciada de que para gozar de un buen estado de salud hace falta comer sano y alejarse lo máximo posible de los vicios. Muchos creen que se pueden dejar atrás esos kilos de más tan solo haciendo enormes sacrificios en la alimentación, pero la realidad es que si no se compatibiliza con ejercicio físico frecuente, llegar hasta el objetivo será mucho más complicado.

Entrenar regularmente ayuda a que tu cuerpo funcione mucho más tiempo y de forma eficaz. Si quieres envejecer lo más tarde posible y vivir muchos más años, el ejercicio físico tiene una gran importancia para mantener a tus huesos y músculos como el primer día. De hecho, el sedentarismo provoca más muertes en todo el mundo que el tabaquismo o la diabetes, según un estudio publicado en 'The Lancet'.

El ejercicio consigue que el corazón bombee de forma más eficiente. Si no te mueves, con el tiempo tu capacidad cardiorrespiratoria disminuye

Según dicha publicación, los investigadores descubrieron que aquellos que se movían menos tenían un 500% más de probabilidad de morir de forma prematura. Es por ello por lo que resulta de vital importancia adoptar una rutina de ejercicios, por pequeños que sean, para poder ganar muchos más años de aquí en adelante. La revista 'Eat This Not That' ha recopilado una serie de riesgos a los que te enfrentas en caso de que te venza la pereza y las zapatillas de deporte vuelvan a quedarse un día más en el armario.

Problemas con el sueño

Aunque el insomnio pueda parecer un asunto trivial comparado con otros problemas de salud, si ocurre con regularidad puede promover el aumento de peso, la diabetes, un sistema inmunológico debilitado, trastornos mentales o relacionados con el ánimo y enfermedades cardíacas. Y muchos de estos episodios de privación del sueño tienen que ver con el hecho de que tu cuerpo no se ha movido en todo el día ni gastado calorías.

La reducción de la actividad física diaria provoca cambios agudos en el cuerpo que pueden conducir a un inesperado cambio de peso

¿Nunca has experimentado la agradable sensación de llegar rendido a la cama después de haberte cansado físicamente durante todo el día? El ejercicio es uno de los inductores de sueño más efectivos que existen: un gran estudio publicado en 'Advances in Preventive Medicine' recogió los resultados de 29 investigaciones que apoyaban la teoría de que la actividad física mejora tanto la duración como la calidad del sueño.

Mayor riesgo de ser hipertenso

El ejercicio físico ayuda a que el corazón bombee de manera mucho más eficiente. Si tienes este músculo en forma, el esfuerzo de bombear la sangre por todo el cuerpo se hace menor. Si no te mueves, con el tiempo tu capacidad cardiorrespiratoria disminuye. Un estudio publicado en el 'American Journal of Human Biology' demostró que los sujetos cuyos niveles de actividad física disminuyeron progresivamente tenían un 72% más de probabilidades de sufrir hipertensión en comparación con aquellos que se mantuvieron al día con sus ejercicios.

Peor memoria

Realizar ejercicio físico moderado o frecuente promueve la neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para formar nuevas conexiones neuronales y adaptarse a la edad y los cambios. Diversos estudios científicos han demostrado que una de las áreas a las que afecta es la del hipocampo, en la cual reside la memoria y la función ejecutiva del cerebro. Un estudio de la revista 'Neurology' halló que las personas que estaban en forma siendo adultos poseían una mejor capacidad de memoria, habilidades motoras y, en general, mayor facilidad para concentrarse y controlar sus emociones.

Niveles de azúcar descontrolados

La actividad física juega un papel esencial en la forma en que tu cuerpo procesa los carbohidratos. Tanto es así, que si llevas mucho tiempo sin realizar ejercicio físico puedes notar un descontrol en tus niveles de azúcar en sangre, lo que redundará en una mayor probabilidad de sufrir enfermedades como la diabetes. "Incluso a corto plazo", asegura John Thyfault, profesor de Fisiología del Ejercicio en la Univeridad de Missouri. "La reducción de la actividad física diaria provoca cambios agudos en el cuerpo asociados con la diabetes que pueden provocarun inesperado cambio de peso o en las fases incipientes de obesidad".

Foto: Diabetes. Foto: Pixabay

Por ello, lo mejor será llegar a casa sudando, aunque solo sea un poco. Un estudio de 2013 publicado en la revista 'Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology' resolvió que una caminata modrada al día puede reducir el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Peor movimiento de huesos y articulaciones

Este es uno de los efectos secundarios más notorios de la falta de ejercicio físico. A medida que vas ganando en años, si no sometes a tu cuerpo a una rutina de actividad física, comenzarás a sentir dolores y molestias en las articulaciones. Si no te mueves tus músculos pueden acabar debilitándose, así como las articulaciones, desencadenando una cascada de problemas adicionales, entre los que se encuentran la artritis reumatoide o la osteoporisis.

Diabetes Ejercicio físico Tabaquismo The Lancet Sedentarismo Deporte Trivial Trastornos mentales Insomnio Obesidad Enfermedades mentales Estudio científico
El redactor recomienda