'WOBI ON CHANGE MANAGEMENT'

"La excelencia personal y empresarial está en los próximos cinco minutos"

Tom Peters, el gran gurú mundial del 'management', apunta las claves que hacen a las compañías "organizaciones imparables" ante los grandes retos del mañana

Foto: Tom Peters, durante su conferencia digital 'Wobi On Change Management’.
Tom Peters, durante su conferencia digital 'Wobi On Change Management’.

Si hubiera una palabra que definiera a Tom Peters (1942), esa sería 'personas'. En una época como la que estamos viviendo desde el punto de vista empresarial, en la cual muchos agoreros no dejan de advertir sobre las consecuencias que traerá al mercado laboral la automatización y la irrupción de la inteligencia artificial, el gurú más importante del mundo del 'management' sigue apostando por el capital humano; aunque este término no le agrade en absoluto, como ha sostenido varias veces en sus prestigiosas charlas, ya que ante todo “los recursos humanos son personas, no recursos”. Así lo volvió a expresar de forma reiterada ante cientos de personas en el nuevo curso digital 'Wobi On Change Management', organizado en colaboración con El Confidencial, en tres sesiones que fueron del pasado 23 al 25 de junio.

En plena crisis global por la pandemia del coronavirus, Peters ofreció sus tres conferencias desde su amplio salón repleto de estanterías a rebosar de libros, demostrando una vez más su agilidad mental y maestría discursiva, que lo convierten en una de las voces más provocativas e irreverentes dentro del mundo del 'management'. Una anécdota que desgraciadamente caracterizó la primera de sus intervenciones fue el terremoto ocurrido en México el pasado martes, el cual obligó al equipo de intérpretes que se encontraba en la zona a abandonar la conexión durante unos minutos. Por suerte, no fue a más, y a los pocos minutos todo volvió a la normalidad. “Dios bendiga a los hermanos mexicanos, espero que no haya sido grave”, alegó, una vez se enteró de lo ocurrido.

El valor de una persona no reside en lo que sabe hacer, sino en la calidad de las relaciones que mantiene con sus amigos

Durante esta primera intervención, el autor del célebre 'En busca de la excelencia: lecciones de las empresas mejor gestionadas de los Estados Unidos', resumió las ideas principales que marcan su pensamiento, las cuales se basan en crear "una cultura empresarial imparable que ponga a las personas en el centro", al igual que las relaciones que se tejen entre ellas. “El verdadero valor de una persona no es lo que sabe hacer o que sea mejor en algo, sino que se mide con base en la calidad de las relaciones que mantiene con sus amigos”, aseveró. “La empatía es el atributo más importante en la vida del hombre y es esencial para lograr el éxito de toda organización empresarial”. En este sentido, su discurso podría encajar con una visión humanista en tiempos de caos e incertidumbre como los que viven las empresas hoy en día a causa de la pandemia, que viene representada por la máxima antropocéntrica de “poner al hombre en el centro”.

Tom Peters, durante su conferencia digital 'Wobi On Change Management’.
Tom Peters, durante su conferencia digital 'Wobi On Change Management’.

De este modo, alegó que la figura más importante en toda organización empresarial no es la de los ingenieros o la de los altos cargos, sino la de la gestión de equipos y formadores del personal, aquellos que seleccionan a los empleados, los motivan y les ayuda a promocionar para alcanzar el máximo de sus capacidades. “Es terrible que entre el 70 y el 86% de los empleados de todo el mundo no se sientan bien en su trabajo o no quieran ir a trabajar. Y eso no es culpa suya, en absoluto, es de sus jefes, son sus jefes los que permiten que estén tan desmotivados”, recalcó.

Un espacio de inspiración y talento

Peters, parafraseando al director de cine Robert Altman, galardonado con un Oscar, aseveró que “el papel fundamental del director”, tanto de empresas como de cine, “es conseguir crear un espacio adecuado e inspirador para los que trabajan con él, para que estos alcancen un grado de excelencia mucho más alta, con la que nunca llegaron a soñar, y para desarrollar unas capacidades que ni siquiera eran conscientes de que tenían”. Esta es la fórmula para crear “una cultura empresarial imparable” que ayude a cada empleado a alcanzar “un poder ilimitado”.

Cuando hablamos de excelencia, pensamos en una montaña de aspiraciones por cumplir. Eso es una tontería, llegas a la meta paso a paso

El gurú también recordó la figura de Dwight Eisenhower, quien al final de la Segunda Guerra Mundial tenía una figura de liderazgo tan fuerte que “incluso hasta los padres querían enviar a sus hijos a la guerra para que murieran por él”. También recordó sus años de soldado en Vietnam, cuando con tan solo 19 años viajó hasta las costas orientales al servicio del comandante Anderson, una persona “que nos amaba a todos muchísimo, tanto a los buenos como a los malos, pero que imponía un sentido muy férreo de la disciplina al ser consciente de que estábamos en un territorio muy peligroso”.

“La excelencia personal y profesional está en los próximos cinco minutos”, sentenció. “Cuando hablamos de excelencia, pensamos en una gran montaña de aspiraciones por cumplir, pero eso es una tontería, al final llegas a la meta paso a paso, de ahí que haya que buscar la excelencia en la siguiente reunión o conversación, en tu siguiente correo de 10 líneas, siempre concentrarte en lo que estás haciendo ahora mismo, no sueñes con cómo lograr el éxito para tu empresa, tan solo búscalo minuto a minuto”.

Por otro lado, valoró con creces las habilidades de las mujeres a la hora de negociar y defendió así que se les concediera un progresivo ascenso a los puestos directivos de grandes empresas, citando el libro ‘Warren Buffett Invests Like A Girl: And Why You Should Too’, escrito por Louann Lofton. “Los mejores negociadores tienen más capacidad de empatía, un estilo de comunicación mucho mejor, en el que prima más escuchar que hablar, así como menos competitividad, un sentido más equitativo de la justicia y métodos de decisión más colaborativos”, subrayó.

Fracasa antes, llega más rápido a la meta

Durante su segunda conferencia, Peters habló sobre cómo alcanzar una cultura empresarial basada en la innovación, sin duda una de las estrategias clave a la hora de conseguir la tan ansiada excelencia y ser los primeros en el sector. Para ello, el gurú aseguró que la clave está en saber crear una organización dinámica en la que todo el mundo, desde el empleado más bajo hasta el jefe más alto, prueben cosas nuevas todo el tiempo. Y nunca preocuparse por el fracaso, ya que es la mejor escuela. “No planeen, solo actúen”, aconsejó. “La innovación consiste en fracasar para luego avanzar y más tarde regresar al punto de inicio”, aseveró. “La clave está en fracasar más rápidamente para conseguir éxito más pronto. No solamente hay que aceptar el error, sino celebrarlo. Quien se arriesga e intenta llegar más lejos que los demás va a ser el que gane primero después”. En este sentido, recuerda el mítico aforismo del dramaturgo del absurdo Samuel Beckett: “Fracasa otra vez. Fracasa mejor”.

El atributo esencial para lograr la excelencia con tu compañía es la empatía que sientes hacia tus trabajadores, del primero al último

Y a la hora de hablar de innovación, es esencial reparar en las estrategias de valor añadido. En un mundo tan cambiante y acelerado tecnológicamente, el diseño de productos radicalmente nuevos por parte de las empresas es esencial. Para llegar a la idea que haga que tu producto sea irresistible para el cliente, importa el diseño, el cual “no versa solamente de lo bueno que es desde un punto de vista estético”, recordó Peters, “sino que tiene que enamorarte desesperadamente y cambiar tu mundo”. Y sentenció: “El diseño tiene que hacerles llorar para posteriormente hacerles felices”.

En la última conferencia, recordó las enseñanzas de su colega Daniel Goleman en el apartado de la inteligencia emocional para poder liderar y gestionar una plantilla encaminada a la excelencia empresarial. De este modo, puso en valor el perfil de los cazadores de talento y de la selección de personal, advirtiendo sobre aquellos perfiles extrovertidos entre los candidatos cuya obsesión es demostrar a toda costa de lo que son capaces de hacer. “Rechacen a aquellas personas que se postulan para un empleo y hablan demasiado”, advirtió Peters. “Fíjense en los que son tímidos e introvertidos, presten atención a su forma de expresarse y en los rasgos no verbales de su locución, puesto que es ahí donde se puede intuir cómo es esa persona”.

Para concluir, también defendió que el cargo más alto de la pirámide empresarial siempre debe procurar mantener una comunicación fluida y sincera con el que está más por debajo. “Yo les digo a esos jefes que en vez de comer con otros tantos jefes próximos a ellos lo hagan con miembros de su plantilla en los que ni siquiera han reparado”, resaltó el gurú. “El atributo más esencial para lograr la excelencia con tu compañía es la empatía que sientes hacia tus trabajadores, desde el primero al último. Lo digo y lo diré siempre: lo primero son las personas, y hay que saber aprovechar su humildad, su sentido del compromiso y su amabilidad para con los demás”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios