Descubre el País Vasco con esta ruta de 7 días en coche
  1. Alma, Corazón, Vida
VACACIONES POR LA ESPAÑA DESCONFINADA

Descubre el País Vasco con esta ruta de 7 días en coche

Disfruta este verano Euskadi con esos grados de menos que caracterizan a esta zona de España —y que tanto se agradecen—

Foto: Descubre el País Vasco con esta ruta de 7 días en coche
Descubre el País Vasco con esta ruta de 7 días en coche

El País Vasco es un paraíso que lo tiene todo para las vacaciones en coche perfectas. Euskadi permite combinar ciudades y pueblos increíbles con paisajes naturales espectaculares, playas y una gastronomía que no defrauda.

La pandemia del covid-19 lo ha cambiado todo. Y por supuesto también los planes de vacaciones de mucha gente. Adiós a sacar billetes con meses de antelación y a los viajes lejanos. Teniendo en cuenta que la mayoría de los españoles improvisarán sus vacaciones casi sobre la marcha, en El Confidencial vamos a sugerirte todas las semanas viajes, escapadas y planes en nuestro espacio 'Vacaciones por la España desconfinada'.

Foto: Cinco rutas para viajar en caravana por España durante las vacaciones de verano

En esta ocasión te vamos a recomendar una ruta ideal para exprimir al máximo País Vaco en siete días. Y, por supuesto, puedes adaptarla a tus gustos y preferencias.

Días 1 y 2: San Sebastián

La también conocida como la Bella Easo, donde pasaremos dos noches, será el punto de partida de nuestra ruta por esta zona del norte. Como el tiempo puede ser traicionero —aunque amanezca con un sol radiante, podría acabar lloviendo; y viceversa— te vamos a señalar los lugares imprescindibles para visitar; y tú eliges cómo combinarlos con las horas de playa que te apetezcan.

San Sebastián. (iStock)
San Sebastián. (iStock)
  • Free tour por Donostia

Una de las mejores formas de visitar la ciudad es de la mano de un buen donostiarra. Aprenderás mucho sobre la ciudad y sus orígenes; y te ayudará a planificar el resto de tu viaje. Y recuerda 'free' en inglés no solo significa 'gratis', también 'libre', así que eres libre de darle la propina que quieras, pero no seas tacaño.

  • La playa de la Concha

La incomparable playa de La Concha es una de las señas de identidad de San Sebastián. Situada en pleno centro de la ciudad, ofrece al visitante la oportunidad de disfrutar de magníficas vistas, como la que nos ofrece su hermosa bahía en forma de concha, con la isla de Santa Clara en el centro, flanqueada por los montes Urgull e Igeldo.

Playa de la Concha. (iStock)
Playa de la Concha. (iStock)

De fina arena dorada, en sus 1.350 metros de longitud podemos practicar numerosas actividades deportivas, tales como surf, windsurf, piragüismo, bodyboard, voleibol o fútbol playa. Es un spot alternativo para los días grandes, un 'beach break' muy urbano. Cuenta con varios picos, sobre todo derechas, destacando El Pico del Loro en marea alta, ideal para la práctica de bodyboard. Eso sí, estate atento a las restricciones que este año se hayan establecido.

  • Peine del Viento

Situado al final de la playa de Ondarreta, en el extremo oeste de la ciudad y a los pies del monte Igeldo, el Peine del Viento es una de las obras más conocidas del genial escultor Eduardo Chillida. Se trata de un conjunto escultórico formado por terrazas de granito de color rosa y tres piezas de acero aferradas a las rocas que resisten a los continuos embates del mar. Es uno de los lugares más frecuentados por los visitantes y lugareños, un espacio mágico desde el cual se puede contemplar el mar en todo su esplendor, y, en especial, durante los días de temporal, cuando las olas embisten con toda su furia contra las rocas del acantilado.

Foto: iStock
Foto: iStock

Además, a través de un sistema de tubos, el aire impulsado por las olas sale a la superficie por unos orificios emitiendo un sonido muy peculiar. Los días de gran oleaje, el espectáculo es aún más impresionante, pues ese sonido va acompañado de agua pulverizada que sorprende a las personas que transitan por este tramo final del paseo de la bahía de la Concha.

  • Monte Igueldo y su funicular

El funicular es el medio de transporte más popular para subir al Monte Igeldo.

Foto: iStock
Foto: iStock

Con más de 100 años de antigüedad y todavía con vagones de madera en su subida, parece que te transporte a otro tiempo lejano en el que los usuarios acudían al casino y al salón de baile.

Hoy en día las personas tanto turistas como locales lo utilizan para acudir con sus niños al pequeño Parque de Atracciones y de ocio que hay en la cima o para disfrutar e inmortalizar las imágenes más conocidas de San Sebastián desde las terrazas panorámicas del Monte Igeldo.

  • Pasear por la Parte Vieja

La Parte Vieja está situada al pie del monte Urgull, encajada entre el puerto y la desembocadura del río Urumea, y fue construida tras el incendio de 1813.

Foto: iStock
Foto: iStock

Sus calles, llenas de tiendas, restaurantes, bares de pintxos y sociedades gastronómicas, suelen estar totalmente animadas en cualquier época del año.

Días 3 y 4: Los pueblos más bonitos de Gipuzkoa

Aunque la capital guipuzcoana tenga una belleza singular, los pueblos de la misma provincia no tienen nada que envidiar a San Sebastián. Los siguientes dos días los dedicaremos a visitar la provincia de Gipuzkoa a través de sus pueblos. Es tu decisión el ritmo al que quieras verlos y disfrutar de las playas de algunos.

  • Hondarribia

Bañado por las aguas del mar Cantábrico, Hondarribia se halla al nordeste del territorio histórico de Gipuzkoa, en la comarca de Bidasoa-Txingudi, a los pies del monte Jaizkibel (545 m). Podemos iniciar la visita a Hondarribia contemplando las vistas que ofrece la maravillosa bahía de Txingudi, con la vecina Hendaia al fondo. Después, nos acercaremos hasta la inmensa playa para dar un agradable paseo.

Foto: iStock
Foto: iStock

Hondarribia alberga tesoros históricos que dotan a la localidad de un encanto especial. Si nos adentramos en el casco antiguo amurallado, podremos caminar por sus calles empedradas repletas de casas blasonadas y edificios singulares como el Castillo del Emperador Carlos V, convertido hoy en día en parador. Muy cerca se sitúa el barrio de La Marina, con sus coloristas casas de pescadores, restaurantes y típicos bares de pintxos con terrazas.

  • Pasajes

Pasajes, formado por cuatro núcleos de población, destaca por su extenso patrimonio cultural. Así, la mayoría de los edificios de interés se concentran en Pasai Donibane y San Pedro. Estas dos localidades, separadas por la bahía, se comunican bien por una barca motora que cruza el abra o bien por la carretera que lo rodea, pasando por Lezo.

Foto: iStock
Foto: iStock

En Pasai Donibane, llamará nuestra atención la arquitectura marinera de sus coloristas casas. La mayoría de los edificios se sitúan alrededor de una única calle que recorre la orilla oriental de la bahía y que, en ocasiones, pasa por debajo de las casas, a través de varios pasadizos. Este singular casco urbano alberga numerosos edificios de gran interés arquitectónico e histórico, como la iglesia de San Juan Bautista, el palacio Arizabalo, la ermita de Santa Ana, la basílica del Santo Cristo de Bonanza o la casa donde vivió el escritor francés Victor Hugo.

Cruzando la bahía, en Pasai San Pedro, visitaremos la iglesia parroquial del mismo nombre, con su hermosa fachada, y la casa que vio nacer al ilustre marinero Blas de Lezo. Desde esta zona, se puede acceder al monte Ulia, desde donde divisaremos una espectacular panorámica del mar y la bahía.

  • Zarautz

Zarautz posee innumerables atractivos que seguro cautivarán al visitante. La villa cuenta con un completo servicio hostelero y un casco histórico de interés desde el punto de vista artístico y arquitectónico, además de un entorno natural de excepción.

Foto: iStock
Foto: iStock

Bañada por el mar Cantábrico, Zarautz está situada en la comarca de Urola Kosta. Su extensa playa, flanqueada por los acantilados de Santa Bárbara y Mollarri, se extiende a lo largo de 2.500 metros y está rodeada por un animado paseo marítimo, repleto de terrazas y cafeterías. La inconfundible imagen de los toldos de colorines y su fina arena dorada la convierten en uno de los arenales más bonitos de la costa vasca.

  • Getaria

Getaria ha sido, tradicionalmente, un pueblo de pescadores y de grandes navegantes como Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo. Durante cientos de años la caza de ballenas tuvo una gran importancia en la economía de la villa. De hecho, la ballena ha sido históricamente el motivo principal de sus escudos.

Foto: iStock
Foto: iStock

En Getaria no puedes pasar por alto una visita al Museo Cristóbal Balenciaga, donde te introducirás en la obra del genio, en su relevancia en la historia de la moda y del diseño. Te resultará también altamente atractivo su entorno natural conformado por barrios rurales.

Getaria es una villa medieval amurallada, asentada en una ladera, llama especialmente la atención por la silueta del monte San Antón, más conocido por su peculiar forma como el "Ratón de Getaria", que se asoma al mar.

  • Zumaia

El casco histórico de Zumaia aún conserva su trazado medieval. Se encuentra presidido por la parroquia de San Pedro, iglesia gótica del siglo XIII, la cual se eleva sobre el resto de edificaciones como una gran mole de piedra. Llama la atención por su sólida construcción, similar a la de una fortaleza, sin apenas elementos decorativos en su exterior. Compuesta por una única nave, su interior constituye uno de los espacios góticos más bellos de Euskadi, donde destaca un retablo de Juan de Antxieta, declarado monumento nacional. Paseando por las estrechas y empinadas calles del casco histórico encontraremos otros edificios de interés, como los palacios Zumaia y Ubillos y las casas Olazábal y Goikotorre.

La playa de Itzurun es la más cercana al casco histórico de la villa. Abierta al mar y bajo la protección de la ermita de San Telmo, sus arenas y aguas tienen propiedades beneficiosas para la salud por su alta concentración en yodo. La playa de Santiago, por su parte, se encuentra en el extremo oriental de la villa, junto a las marismas que forma el río Urola en su desembocadura. Este hermoso arenal está situado cerca del Museo Zuloaga, casa-taller del conocido pintor eibarrés, capilla y antigua hospedería del Camino de Santiago, donde se guarda parte de su colección.

Flysch de Zumaia. (iStock)
Flysch de Zumaia. (iStock)

Otro de los lugares de obligada visita son sus espectaculares acantilados, muy interesantes desde el punto de vista geológico. Desde la playa de Itzurun hasta Deba, se puede realizar un precioso recorrido para contemplar las peculiares formaciones rocosas que se alzan sobre el mar. En bajamar, queda al descubierto un peculiar fenómeno denominado Flysch. Se trata de una superficie de abrasión originada como consecuencia de la erosión del mar, formada por diferentes láminas de rocas calizas y areniscas, en forma de milhojas. Se organizan excursiones para contemplar de cerca este bello paraje.

Días 5 y 6: San Juan de Gaztelugatxe y Bilbao

Dedica la mitad del primer día a visitar San Juan de Gaztelugatxe, o como le conocen los fan de 'Juego de Tronos': Rocadragón. Se encuentra en plena costa vasca y está catalogado como biotopo protegido y alejado de cualquier núcleo urbano.

Este idílico lugar se encuentra entre las localidades costeras de Bakio y Bermeo unido a la costa a través de un puente de piedra y una escalinata de 241 peldaños.

La iglesia que vemos hoy en día desgraciadamente no es la original. A lo largo de los siglos ha habido incendios y batallas y la iglesia ha tenido que ser reconstruida en múltiples ocasiones. Se cree que la primera ermita fue erigida en el siglo IX. En el siglo XII, se convirtió en un convento. Sin embargo, dos siglos más tarde los frailes abandonaron el lugar llevándose todos los objetos de valor consigo.

Cuando hayas disfrutado al máximo de las vistas que te brinda este lugar, pon rumbo a Bilbao.

  • Free Tour por Bilbao

Igual que en Donostia, un ‘free tour’ puede ser clave para conocer a grandes rasgos la ciudad en un par de horas.

  • Casco Viejo

El Bilbao de siempre tiene su corazón en el Casco Viejo, más conocido como las Siete Calles. Rehabilitado después de las inundaciones que lo anegaron en 1983, el Casco Viejo es uno de los principales centros de ocio y comercio de Bilbao.

Foto: iStock
Foto: iStock

En sus calles peatonales, los comercios clásicos se alternan con los más innovadores y con abundantes bares y restaurantes en los que degustar lo mejor de la gastronomía vasca.

Así, miles de visitantes se sumergen cada año en sus calles; cualquier pretexto es bueno para disfrutar de la oferta gastronómica, comercial y cultural que ofrece el Casco Viejo.

Y es que en sus rincones encontraremos las iglesias y los monumentos más antiguos de la ciudad: la Catedral de Santiago, la Iglesia de San Antón, el Museo Arqueológico, el Museo Vasco, la Biblioteca Municipal de Bidebarrieta o la Plaza Nueva, un lugar de esparcimiento y escenario de numerosas citas lúdicas y festivas, como el mercadillo dominical o la feria de Santo Tomás.

  • Mercado de la Ribera
Foto: iStock
Foto: iStock

El Mercado de la Ribera, ubicado junto a la Ría de Bilbao, en pleno Casco Viejo, es una importante referencia comercial para Bilbao y toda Bizkaia. El puente de San Antón se sitúa en las proximidades de este recinto de la Ribera, que ha convertido sus alrededores en un entorno económico de gran interés.

La historia de este mercado se remonta al siglo XIV, aunque el edificio que hoy conocemos fue inaugurado en 1929. Desde entonces ha sido reformado varias veces; en 1984, se vio forzado a la profunda remodelación tras la riada de 1983.

  • Mirador de Artxanda

El Mirador de Artxanda posee una vista impresionante de toda la ciudad de Bilbao y si se trata de un bonito día soleado y despejado, se puede ver el mar. Por eso, sin duda es una parada obligatoria que tienes que realizar cuando vayas de visita.

  • Museo Guggenheim

Convertido en símbolo del nuevo Bilbao, el Museo Guggenheim Bilbao constituye uno de los proyectos culturales más ambiciosos del siglo XX.

Foto: iStock
Foto: iStock

La colección permanente del museo incluye fundamentalmente obras de los artistas más prominentes de las últimas cuatro décadas y se complementa con fondos prestados por la Solomon R. Guggenheim Foundation y con las programaciones especiales que auspicia la Fundación. Además, algunas salas del Museo Guggenheim Bilbao están dedicadas a montajes monográficos y otras albergan obras realizadas expresamente para este Museo. El arte contemporáneo vasco y estatal también están representados con una selección de obras que, como nuevas adquisiciones de la colección permanente, proporcionan una amplia visión de las tendencias más actuales del arte.

El Museo Guggenheim cuenta con una colección propia y singular, al tiempo que complementa las colecciones del resto de instituciones Guggenheim. Los fondos del Museo cuentan con obras de algunos de los artistas más importantes de la segunda mitad del siglo XX, como Eduardo Chillida, Yves Klein, Willem de Kooning, Robert Motherwell, Robert Rauschenberg, James Rosenquist, Clyfford Still, Antoni Tàpies y Andy Warhol, por citar algunos.

Día 7: Vitoria

Ponemos rumbo al interior para nuestro último día de viaje. Elegida Capital verde Europea 2012, Vitoria-Gasteiz es un innegable ejemplo de buen vivir, además de ser el centro político y administrativo de Euskadi, Y es que, la capital alavesa cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico, un sinfín de zonas ajardinadas, espacios peatonales ideales para el ocio y equipamientos cívicos: una ciudad accesible, especial, con personalidad.

Foto: iStock
Foto: iStock
  • Free tour por Vitoria

Igual que en las otras dos grandes ciudades, aquí también te recomendamos que explores la ciudad con ‘un free tour’.

  • Casco Antiguo

El Casco Antiguo de Vitoria-Gasteiz conserva el trazado medieval en forma de almendra que le dieron hace más de ocho siglos, cuando Sancho VI "El Sabio" fundó la villa. El Centro Histórico se asienta sobre una colina presidida por la Catedral de Santa María. Junto a la Catedral, las torres de las iglesias de San Miguel, San Vicente y San Pedro forman el perfil más conocido de la ciudad.

Foto: iStock
Foto: iStock

Sus calles recuerdan a los oficios artesanos que se asentaban allí: Correría, Herrería, Zapatería, Cuchillería, Pintorería... Dichas calles albergan los edificios más antiguos y singulares de la ciudad. Detrás de la catedral, por ejemplo, se encuentran el Portalón, una bella posada medieval de ladrillos, y la Torre de los Anda.

En el centro del Casco Antiguo se erigen dos fastuosos palacios renacentistas: el de Escoriaza-Esquivel y el de Montehermoso, convertido hoy en centro cultural.

En el otro lado, se pueden encontrar la Casa del Cordón, edificio de espectacular fachada, el Palacio de Bendaña, edificio que junto a otro anexo alberga el Museo Bibat que acoge los museos de Naipes y de Arqueología, la Iglesia de San Vicente, el Palacio de Villasuso y el Mirador de los Arquillos.

  • Muralla

Las excavaciones arqueológicas realizadas en el subsuelo de la Catedral Vieja durante 2001, descubrieron los restos de una antigua muralla, datable en la segunda mitad del siglo XI, y de la que podía observarse todavía un tramo de su lienzo y uno de sus torreones.

La muralla puede observarse desde la trasera del Palacio Escoriaza Esquivel, por donde se accede a la visita guiada, y desde la trasera de la Iglesia de San Miguel Arcángel y el Palacio Villa Suso.

  • Catedral

La Catedral de Santa María se levanta majestuosa en el casco antiguo de Vitoria-Gasteiz. La construyeron a finales del siglo XIII y a lo largo del siglo XIV. Gótica, fue edificada como iglesia-fortaleza, de gran volumen y aspecto cerrado, sobre todo al norte, formando parte de la defensa de la ciudad.

Foto: iStock
Foto: iStock

Entre 1496 y 1861 fue colegiata, y en ese año adquirió la categoría de catedral. Tiene una planta en forma de cruz latina, un amplio crucero y girola en la que se abren capillas.

Las esculturas monumentales de la portada son de gran importancia artística. El pórtico occidental es una verdadera obra maestra, está dividida en tres portadas: la del centro dedicada a la Virgen, la de la izquierda a San Gil y la de la derecha al Juicio Final y a Santiago.

Viajes Guipúzcoa Vacaciones por la España desconfinada Social Noticias de País Vasco Guggenheim San Sebastián Turismo Playa
El redactor recomienda