Cinco rutas para viajar en caravana por España durante las vacaciones de verano
  1. Alma, Corazón, Vida
VACACIONES POR LA ESPAÑA DESCONFINADA

Cinco rutas para viajar en caravana por España durante las vacaciones de verano

Dicen los veteranos del 'caravaning' que recorrer el mundo tras el volante de una autocaravana o una furgoneta sirve para sentirse como en casa en cada rincón del planeta

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La pandemia del covid-19 lo ha cambiado todo. Y por supuesto también los planes de vacaciones de mucha gente. Adiós a sacar billetes con meses de antelación y a los viajes lejanos. Teniendo en cuenta que la mayoría de los españoles improvisarán sus vacaciones casi sobre la marcha, en El Confidencial vamos a sugerirte todas las semanas viajes, escapadas y planes en nuestro espacio 'Vacaciones por la España desconfinada'.

En concreto, esta incertidumbre vacacional ha provocado que en las últimas semanas haya aumentado la demanda de alquiler de autocaravanas.

Dicen los veteranos del mundo del 'caravaning' que recorrer el mundo tras el volante de una autocaravana o una furgoneta con la que sentirse como en casa en cada rincón del planeta es una experiencia única. No solo porque permite descubrir culturas, paisajes y rincones paradisíacos que quedan lejos de la "otra" casa, sino también porque se trata de un estilo de vida perfecto en el que vehículo y residencia se unifican para disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer el mundo.

El turismo en autocaravana empezó a extenderse y a ganar popularidad en la década de 1950. Y este verano va a ser protagonista en muchas familias españolas. Gracias al libro de Pedro Madera 'Viajar por libre. 50 rutas en furgo por España' (GeoPlaneta) podemos conocer varios recorridos que realizar con una caravana por nuestro país; y a continuación te contamos cinco de ellos.

Norte de Cataluña: la magia del medievo

Besalú. (iStock)
Besalú. (iStock)

Pueblos encantadores, paisajes sobrecogedores y románico, mucho románico. Esto es lo que ofrece esta ruta que puedes observar en la siguiente ilustración con el número 19. Una carretera que sigue teniendo el encanto de lo rural y que transcurre tranquila entre Girona y Lleida. Aquí se verá que se vive conservando las tradiciones —de forma relajada y manteniendo los oficios tradicionales— y es que aquí siempre se ha sabido vivir.

Ruta por Cataluña 19 y 21. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')
Ruta por Cataluña 19 y 21. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')

La aventura comienza en Puigcerdà, en plena comarca de la Cerdanya, y llega hasta Banyoles, donde el lago más grande de Cataluña da una bienvenida cristalina e imperturbable. De camino, esperan las gratas sorpresas de Besalú, Santa Pau, el Parque Nacional de la Garrotxa y otras muchas paradas obligatorias de las que no cabrá arrepentirse.

Tarragona y el Delta del Ebro: cuando los olivos surfean

La estética no sabe de fronteras ni la tierra tampoco. Los paisajes de transición tienen ese no sé qué inquietante que invita a recorrerlos. Por eso llama Tarragona la atención en su expresión más meridional, cuando desde la montaña se pasa al inmenso Delta del Ebro.

Flamencos en el Delta del Ebro. (iStock)
Flamencos en el Delta del Ebro. (iStock)

Recorrer sus carreteras secundarias —que se muestra en el número 21 de la ilustración anterior— por los límites con Castellón es un plan perfecto para realizar en furgoneta. El límite de sentirse en libertad lo ponen la ruta y la curiosidad. Este es un viaje de fuera hacia dentro, de la costa al interior, que cautivará con sus playas kilométricas, sus arrozales y cruces de caminos. Sant Carles de la Ràpita, la Serra del Montsià, Les Cases d’Alcanar o La Selleta son algunos de los reclamos antes de llegar a Ulldecona, habiendo degustado antes, por supuesto, un buen arroz de la tierra.

La otra elegancia del sur de Madrid

Chinchón. (iStock)
Chinchón. (iStock)

En Madrid también hay pueblos; y bien aguerridos, además. El sur de esta comunidad autónoma ofrece unas rutas deliciosas alrededor del Tajo que son una magnífica opción cuando se quiere huir de la agobiante ciudad. En esta ruta, que se muestra en el número 33 de la siguiente ilustración, encontraremos patrimonio histórico, paisajes evocadores, ajos, fresas y buen vino. Sin duda, se disfrutará y quedará la posibilidad de volver a casa con algún melón de su generosa huerta.

Ruta por Madrid, 33. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')
Ruta por Madrid, 33. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')

Esta ruta empieza por todo lo alto en el Real Sitio de Aranjuez, entre los ríos Tajo y Jarama, para continuar hacia Colmenar de la Oreja y probar sus patatas chulas. Después, aguarda el pasado fascinante de Chinchón y su casco histórico, y seguir descubriendo la vega del Tajo: Belmonte, Villaconejos, Villamanrique, Villarejo de Salvanés y, por fin, 70 kilómetros después, Fuentidueña, enclave que merece la pena visitar en septiembre, cuando tiene lugar su gran fiesta y la embarcación de la Virgen de Alarilla.

Valles del Jerte y el Ambroz: castaños, cerezos y pasos trashumantes

Los Pilones del Valle del Jerte. (iStock)
Los Pilones del Valle del Jerte. (iStock)

"Al menos una vez en la vida, hay que mirar la verdad cara a cara", decía Chéjov en 'El jardín de los cerezos', y al menos una vez en la vida hay que visitar el valle del Jerte y deleitarse con su sinfonía de colores y sus cerezos en flor. Esta ruta, que aparece en el siguiente mapa con el número 41, también nos habla de castaños mágicos, juderías y templarios. Transcurre por el valle del Jerte y su mejor entrada, el valle del Ambroz.

Ruta por Extremadura, 41. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')
Ruta por Extremadura, 41. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')

El punto de partida es Hervás, con sus calles empinadas, para seguir hacia Baños de Montemayor y probar las aguas de su famoso balneario, bajar por el puerto de Tornavacas y continuar hasta Cabezuela del Valle. Navaconcejo será la siguiente parada, seguida de Cabrero, Valdastillas y Casas de Castañar antes de llegar a Plasencia, donde sorprendentes mansiones y palacios aparecen en rincones insospechables.

Por la sierra de Aracena: el jamón también puede hacer camino

Cuevas en Aracena. (iStock)
Cuevas en Aracena. (iStock)

A una hora de trayecto en coche entre Sevilla y Huelva se encuentra la sierra de Aracena, uno de los parajes más bonitos que pueden encontrarse en Andalucía y con una gastronomía nada desdeñable. Esta sierra nos brinda la oportunidad de descubrir pueblos encantadores, dehesas de ensueño y montañas magníficas para recorrer. Así que es hora de poner la furgoneta en marcha y enfilar rumbo a la dehesa como aparece en el número 44 de la siguiente ilustración.

Ruta por Andalucía, 44. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')
Ruta por Andalucía, 44. (Ilustración del libro 'Viajar por libre')

Despedirse de la capital por Gerena y El Garrobo es buena idea antes de llegar al 'balcón de la sierra', Zufre. La carretera nos invitará a asomarnos al mirador Alto del Bujo y a pasear por otro pueblo a pocos metros con sabor serrano: Cañaveral de León. Cerquísima de Badajoz espera Hinojales, paraíso del cerdo ibérico, y más adelante, las curvas nos conducirán hasta las Tres Cumbres, para luego llevarnos hasta Jabugo, Cortegana, Aroche, Almonaster la Real y, por último, Aracena, con su espectacular Gruta de las Maravillas, de las más bellas de Europa. 240 kilómetros llenos de tesoros paisajísticos y gastronómicos.

Vacaciones por la España desconfinada Vacaciones Viajes Viajes en familia Estilo de vida Tarragona Girona Huelva Castellón
El redactor recomienda