LA FÓRMULA SE DECIDIRÁ "EN LOS PRÓXIMOS DÍAS"

El Peine del Viento lucirá los lazos amarillos hasta saber los Chillida cómo borrarlos

La pretensión es acometer la limpieza "cuanto antes" si bien el Ayuntamiento y la familia del escultor priman el encontrar "la fórmula más adecuada" a la celeridad del proceso para no dañar la obra

Foto: Una turista fotografía la obra de Chillida con los tres lazos amarillos pintados. (EFE)
Una turista fotografía la obra de Chillida con los tres lazos amarillos pintados. (EFE)

El ataque vandálico al Peine del Viento de San Sebastián en apoyo a los políticos catalanes presos por su desafío soberanista al Estado permanecerá visible durante varios días hasta que la familia de Eduardo Chillida determine junto con el ayuntamiento cuál es la mejor manera de eliminar los tres lazos amarillos pintados en una de las tres piezas de acero que componen la emblemática obra del escultor para que conserve su estado original.

La edil de Espacios Públicos y Proyectos de Ciudad, Marisol Garmendia, informó del ataque a la familia de Chillida, que ahora debe analizar cuál es “la fórmula más adecuada” para acometer las labores de limpieza sin "dañar" la obra para que mantenga el aspecto original. La respuesta, según apunta la concejal, llegará “en los próximos días”, de modo que los lazos amarillos seguirán manchando durante varios días un conjunto escultórico que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

El ataque desde el independentismo catalán a la obra que desde hace más de 40 años preside uno de los extremos de la Bahía de la Concha, donde las olas baten con fuerza, ha generado un ‘tsunami’ de indignación a diferentes niveles: político, institucional, social, cultural… “Es una barbaridad”, ha censurado el alcalde, Eneko Goia, ante un acto que no solo denota una “falta de respeto”, sino “una manifiesta incultura” al atentar contra un elemento “simbólico” que traspasa fronteras.

"Lo que más nos importa tanto a la familia como al ayuntamiento es que la limpieza se haga de la manera más adecuada para no dañar la obra"

Ahora, la Guardia Municipal ha abierto una investigación para tratar de localizar al o a los responsables de estos hechos. A la espera de avances sobre la autoría, la Dirección de Espacios Públicos y Proyectos se ha puesto manos a la obra para eliminar los tres lazos amarillos, algo que tardará unos días de cara a que la huella de este ataque no sea perpetua.

“Lo que más nos importa tanto a la familia como al ayuntamiento es que se haga de la manera más adecuada”, ha argumentado Garmendia para defender que se prime encontrar “la fórmula más idónea” a la celeridad del proceso de limpieza. En juego está, según justifica, que la protesta del independentismo no dañe de por vida el emblemático conjunto escultórico de Chillida y del arquitecto Luis Peña Ganchegui. La pretensión es hacerlo “cuanto antes”, pero siempre “de la mejor manera posible”.

La decisión está en manos de la familia del escultor, que, según constata Garmendia, "ha mostrado su total disposición a analizar cuál es la mejor manera de limpiar" el Peine del Viento ante este "execrable ataque". Desde el ayuntamiento, la primera estimación ha deparado una cierta tranquilidad. “Parece que la eliminación va a ser sencilla”, expone el alcalde. En todo caso, se requiere un “especial cuidado”. El proceso a seguir ante este ataque no es el mismo que en el caso de una pintada en la pared. El acero es un elemento peculiar, expuesto a los tratamientos de limpieza, y hay que lograr que los posibles impactos negativos de los materiales a utilizar para el borrado sean los menores.

El acto vandálico llega cuando el Ayuntamiento de San Sebastián ha iniciado el proceso para que la obra sea declarada Patrimonio de la Humanidad

El acto vandálico contra el Peine del Viento, que cada día atrae a numerosos turistas de todo el mundo, llega cuando el Ayuntamiento de San Sebastián ha iniciado el proceso para que este conjunto escultórico que vigila la Bahía de la Concha desde 1976 –aunque no fue hasta tres décadas después cuando se procedió a su inauguración oficial, con Odón Elorza como alcalde, para acabar con una “injusticia histórica”– sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

Situado al final de la playa de Ondarreta, el Peine del Viento se compone de tres esculturas de acero de unas diez toneladas de peso cada una, que convivencia con las rocas y el agua de las olas que azotan la zona.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios