Los síntomas más raros de padecer de estrés crónico
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD MENTAL

Los síntomas más raros de padecer de estrés crónico

La ansiedad tiene diversas formas de manifestarse. En cualquier caso, siempre existen remedios para cada una de ellas que pueden mejorar la situación

Foto: Los síntomas más raros de padecer de estrés crónico
Los síntomas más raros de padecer de estrés crónico

Los trastornos mentales como el estrés o la ansiedad son cada vez más frecuentes entre la población española. Y más ahora, después de haber pasado más de dos meses y medio encerrados en casa. Tanto es así que los expertos ya han advertido de la posibilidad de una nueva pandemia después de la ocasionada por el coronavirus: la que tiene su foco en la salud mental a raíz del encierro.

Como es lógico, volver a la normalidad no va a ser fácil. Y lo será aún más para aquellos que habrán sufrido un aislamiento más severo. Los psicólogos ya hablan del 'síndrome de la cabaña', el cual define a aquellos que sienten cierto miedo de retomar la interacción social después de pasar tanto tiempo solos. Todos ellos, junto con los que ya padecían ansiedad y estrés antes de la cuarentena, pueden ver agravada su situación en esta nueva normalidad que vamos a encarar desde ya.

Al experimentar muchas emociones a la vez como ira, frustración, soledad o miedo, tu yo interno puede verse amenazado y desestabilizado

En otros artículos hemos hablado de las técnicas para reducir todo lo posible el estrés en tu vida cotidiana. Hoy hablaremos sobre los síntomas físicos que puede ocasionar el hecho de sentir ansiedad, ya que aunque muchas veces no experimentemos los nervios que caracterizan a esta patología, esta puede verse exteriorizarse de múltiples maneras. La revista 'The Healthy' ha reunido una serie de estudios y expertos para indagar en estos efectos secundarios (podríamos decir) que el estrés produce en tu cuerpo.

No puedes mantener los ojos abiertos

Este síntoma es muy curioso. ¿Te sientes más cansado de lo normal? ¿Alguna vez has sentido la necesidad imperiosa de echarte una pequeña siesta porque no puedes concentrarte sin quedarte dormido? Es posible que esto se deba a que estás experimentando fatiga a causa del estrés producida por la necesidad de tu cuerpo de calmar la ansiedad a través del descanso. En Estados Unidos, el 32% de las personas que sufren estrés reconocen a la fatiga como uno de los síntomas principales, según una gran encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología.

Foto: Cómo frenar la ansiedad y el estrés que causa la 'nueva normalidad'

El cansancio extremo puede manifestarse como fatiga emocional (cuando has discutido con alguien o tienes problemas con familiares o amigos), física (el desgaste de tu cuerpo tras una actividad física de gran impacto) o cognitiva (cuando te sientes exhausto mentalmente después de una reunión o de haber trabajado demasiado). En este sentido, uno de los remedios que pueden también agravar el problema si no se sabe controlar es el de la siesta. Por ello, es de vital importancia saber diferenciar entre lo que es una siesta breve y reparadora a un maratón vespertino del sueño que no hará nada bueno para tu salud ya que luego las probabilidades de sufrir insomnio son muy grandes (y con él empeorar la situación de estrés).

Estás muy sensible

Al experimentar muchas emociones a la vez como ira, frustración, soledad o miedo, tu yo interno puede verse amenazado y desestabilizado. Es entonces cuando tus pensamientos se aceleran y es imposible controlarlos. Uno de los tipos más comunes de ansiedad es la preocupación por el futuro. Hay que saber gestionar las expectativas y no dejarnos inundar por el pánico o el miedo a lo que pueda pasar. Para ello, el mejor antídoto es centrarse en el aquí y en el ahora y saber diferenciar aquello que está en tu mano o a lo que puedes poner remedio de lo que no depende de ti. La meditación puede aliviar esa preocupación latente.

Sientes frío

El miedo puede inmovilizarnos y por ello nuestro cuerpo puede experimentar una respuesta física que responde a patrones que bien podrían tener alguna relación con la congelación. ¿Cómo? Tu cuerpo se vuelve rígido y la respiración se hace más intensa y más difícil. Este tipo de reacción física sucede en situaciones en las que percibimos una sensación de impotencia frente a las circunstancias que nos ha tocado vivir.

Los psicólogos suelen recomendar terapias de meditación y de relajación para intentar que los episodios sean menos frecuentes

Seguro que has percibido en más de una ocasión cómo se aposentaba en ti un frío irracional en momentos en los cuales eres un manojo de nervios. Lo mejor en esos casos es respirar hondo y tranquilizarse en la medida de lo posible. Y, sobre todo, tener en cuenta que no estás enfermo ni le pasa nada malo a tu cuerpo, tan solo se debe a un estado nervioso.

Sientes que podrías desmayarte

Si de repente sientes naúseas o se te nubla la vista puede que se deba al estrés. Esto también es un mecanismo de defensa del cuerpo muy irracional por el cual inconscientemente tiende a resetearse o apagarse de algún modo para poder controlar el alud de emociones que está metido. Este es uno de los síntomas más difíciles de curar o prevenir, ya que es una respuesta fisiológica muy profunda. Los médicos y psicólogos suelen recomendar terapias de meditación y de relajación para intentar que al menos se den episodios de este tipo con menos frecuencia entre los que los sufren.

Social Estrés Salud mental Trastornos mentales Coronavirus Pandemia Enfermedades mentales
El redactor recomienda