UN ESTUDIANTE INDIO DE MEDICINA

Adelgaza 26 kilos para demostrar a sus padres que su vida ha cambiado

En sus tres primeros años de universidad engordó 25 kilos por llevar una mala vida, pero después de que sus padres se enteraran de su estilo de vida, prometió cambiar y lo logró

Foto: La avena es uno de los alimentos principales en su dieta (Unsplash)
La avena es uno de los alimentos principales en su dieta (Unsplash)

Aakaash Pulivarthi tiene 22 años y ha dado un giro radical a su vida. Pese a que apenas mide 1,72 metros, había llegado a pesar cerca de 100 kilos, por lo que sus problemas de sobrepeso eran evidentes. Sin embargo, tomó la decisión de cambiar su estilo de vida por completo para demostrar a sus padres que era capaz de hacer cualquier cosa: así consiguió adelgazar 26 kilos.

Los problemas de este joven indio se remontan a cuatro años atrás, cuando terminó el instituto y se fue a la universidad a estudiar medicina. En esa nueva etapa de su vida cambió sus hábitos y pasó de ser una persona más o menos activa y saludable a comer en exceso, fumar, beber, salir de fiesta… etc. Eso supuso que en solo tres años engordara 25 kilos, llegando a pesar 98.

A lo largo de ese periodo de tiempo cambió su vida al mismo ritmo que fue cambiando la forma de su cuerpo. Sus compañeros hablaban de sus problemas de peso, comenzó a sufrir problemas de espalda y la confianza que siempre había tenido en sí mismo desapareció. Por eso, cuando sus padres se enteraron de sus nuevos hábitos de vida decidió cambiar radicalmente.

Siete meses a dieta

Ese momento, en el que sus padres conocieron al nuevo Aakaash, fue lo que le ayudó a cambiar porque habían perdido su confianza en él. Esa sensación de culpabilidad le llevó a querer regresar a su vida anterior y poder demostrar a sus padres que era una persona nueva. Así comenzó un proceso que, después de 7 meses, le ha permitido adelgazar 26 kilos.

Cuando sus padres se enteraron de que la razón de su aumento de peso era que fumaba y bebía decidió cambiar radicalmente

Este joven, a sus 22 años, había pasado en poco tiempo de ser una persona con principios y que sabía lo que quería a no conocerse siquiera a sí mismo. Pero el hecho de salir de compras y no encontrar nada de su talla por culpa del sobrepeso ayudó a cambiar su mentalidad. Tenía que dar un giro a su existencia y, además, tenía que hacerlo rápidamente.

Lo primero que hizo Aakaash fue dejar de fumar y beber. Para conseguirlo comenzó a correr y a cambiar sus hábitos diarios. Durante siete meses no probó el alcohol ni fumó un cigarrillo y gracias a ese giro en su vida logró adelgazar 26 kilos. Ahora que ha conseguido perder peso y volver a estar en forma no quiere regresar a esa etapa de su vida en la que siempre se excedía.

Aakaash consume a diario chapatis, los tradicionales panecillos indios (Reuters/Ajay Verma)
Aakaash consume a diario chapatis, los tradicionales panecillos indios (Reuters/Ajay Verma)

Para mantenerse motivado, este estudiante conserva las fotos de los peores momentos, cuando estuvo a punto de alcanzar los 100 kilos. Eso es lo que le permite ser constante en su proceso de adelgazamiento y no olvidar nunca de dónde viene: su nuevo estilo de vida sano y saludable le ha devuelto los niveles de confianza que un día perdió en su camino.

Una persona nueva

Para lograr esa espectacular pérdida de peso en apenas 7 meses, Aakaash combinó dieta y ejercicio. Un ejemplo de su dieta diaria hoy en día sería así: para desayunar toma una taza de avena, dos naranjas y una taza de té verde; para el almuerzo, una manzana, dos panecillos indios con lentejas dal y 2 huevos; y para cenar, leche y avena u otros alimentos ricos en proteínas.

Además, antes de sus entrenamientos toma un vaso de agua con un poco de zumo de limón y miel y 4 almendras, mientras que cuando acaba de hacer deporte se come una manzana o una naranja. Su rutina deportiva es muy sencilla: antes de ir a clase corre 3 kilómetros durante 20 minutos y, después, coge la bicicleta para ir a la universidad; por la tarde, hace el camino de vuelta en bicicleta y vuelve a correr otros 3 kilómetros en 20 minutos.

Para no aburrirse con la misma rutina, Aakaash explica a Times of India que trata de alternar los recorridos que hace, de tal manera que siempre sean diferentes, o también cambia el running por la bicicleta para hacer otro tipo de trayectos mientras quema calorías. Lo importante es estar siempre en contacto con el deporte para no olvidarse de la travesía por el desierto que ha llevado a cabo.

No se ha desprendido de las fotos que se sacó en su peor momento para no olvidar de dónde viene

Aunque Aakaash logró situarse en 72 kilos de peso, una cifra adecuada para su altura, no quiere detenerse ahí y piensa seguir haciendo deporte para mantenerse en forma. Además, propaga a los cuatro vientos los beneficios de las dietas equilibradas y que se basan en la cocina tradicional de su país y en la importancia de introducir nuevos hábitos en su día a día que le afiancen en su vida saludable.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios