DOS FORMAS DIFERENTES DE GANAR A LA LOTERÍA

Un anciano y un joven ganan la lotería: el primero regala el dinero, el otro se jubila

Cada uno llevará a cabo su sueño, pero son completamente distintos... casi tanto como su edad

Foto: Kenith Wilson, a sus 83 años, hará el viaje que siempre quiso hacer gracias a la lotería (Foto: NC Lottery)
Kenith Wilson, a sus 83 años, hará el viaje que siempre quiso hacer gracias a la lotería (Foto: NC Lottery)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El mero hecho de jugar a la lotería o participar en cualquier juego de azar lleva implícito que los jugadores buscan un gran premio que les cambie la vida. Es la poderosa razón que hay detrás de que millones de personas de todo el mundo decidan gastar parte de su dinero en tentar a la suerte con la esperanza de que, algún día, la fortuna les sonría.

Sin embargo, cuando ese día llega, la reacción de cada persona es muy diferente. Hemos conocido casos como el de Colin Weir, que se compró su equipo de fútbol favorito por varios millones de euros; o el de la familia Kibler que, a pesar de haber ganado millones a la lotería, siguió yendo a comprar a los mismos supermercados de ofertas que donde lo hacían antes.

Ahora, en solo unas horas, hemos conocido dos nuevos casos que demuestran lo diferentes que son las personas entre sí. Un anciano y un joven han ganado dos premios de lotería con pocos días de diferencia, pero han decidido utilizar el dinero de manera muy diferente: mientras uno se lo regalará a sus familiares y amigos, el otro lo usará para no trabajar jamás.

Dinero para los demás

El primer caso es el de Kenith Wilson, un hombre de 83 años que vive en Carolina del Norte, en Estados Unidos. El hombre viajaba el pasado martes en su coche cuando se detuvo en la pequeña localidad de Valdese para echar gasolina. Aprovechó la parada para repostar y, de paso, se compró un boleto del tipo rasca y gana por valor de cinco dólares.

El anciano solo piensa en hacer el viaje de vacaciones con el que siempre soñó y, después, regalar el resto del dinero a sus allegados

Kenith comenzó a rascar su billete de lotería y comenzaron a aparecer diferentes palabras en el boleto. Poco después, había 10 palabras en ese billete y este hombre, casi sin querer había ganado 150.000 dólares, el equivalente a unos 135.000 euros. Wilson no podía estar más feliz: "Pones esas palabras juntas y lo siguiente que sabes es que las tienes todas. ¡Había ganado!"

Después de pagar los impuestos correspondientes, Wilson vio cómo su cuenta corriente crecía en 106.126 dólares, es decir, unos 95.000 euros al cambio. Sin embargo, pese a ganar esa cantidad de dinero, su vida no va a cambiar: piensa hacer un viaje a Myrtle Beach, una playa de Carolina del Sur a la que siempre quiso regresar, y después sorprenderá a todos los que le rodean.

Los boletos de rasca y gana son, cada vez, más populares
Los boletos de rasca y gana son, cada vez, más populares

La razón es que planea regalar el resto del dinero a su familia y sus amigos más cercanos. Tal y como ha explicado a News Observer "no puedes llevarlo contigo" así que ha tomado la decisión de vivir las vacaciones con las que siempre soñó y, después, regalárselo a las personas que le rodean. Una fantástica fórmula de repartir el dinero ganado en la lotería.

Un premio para jubilarse

Poco tienen que ver las intenciones de Kenith Wilson con las de Shane Saxen, un joven de Iowa que va a emplear sus ganancias en algo muy diferente a lo que hará el anciano. Shane suele participar en algunos sorteos, aunque reconoce que siempre lo hace cuando hay botes muy importantes en las mayores loterías de Estados Unidos, como la Mega Millions o la Powerball.

Sin embargo, esta vez pasó por delante de una tienda y se animó a comprar un boleto para la Powerball: "En este caso, simplemente decidí: ‘¿Por qué no? Compraré uno'. Y tuve suerte". Tanta que ese solitario billete de lotería estaba valorado en un millón de dólares. A sus 31 años, la suerte le había sonreído a Shane para cambiarle la vida.

Pero, aunque tiene toda la vida por delante, Shane Saxen reconoce al Des Moines Register que tiene muy claro en qué empleará el dinero: "Probablemente cambiaré mi coche ahora por uno nuevo". Pero después, piensa emplear su dinero en jubilarse lo antes posible. Trabaja como guardia de seguridad en el campus en la Universidad Briar Cliff, en Sioux City, pero prefiere dejarlo cuanto antes.

El joven invertirá parte del premio en comprarse un coche nuevo y gastará el resto en jubilarse cuanto antes... a sus 31 años

Pese a que Saxen tuvo suerte y ganó un millón de dólares, la suerte pudo haber sido aún mayor: acertó los cinco números del sorteo, pero no con el complementario. Si lo hubiera hecho habría ganado 80 millones de dólares, una cantidad más que suficiente para jubilarse a lo grande, sin pensar si con el dinero que ahora tiene será suficiente hasta que se jubile.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios