la clave es la innovación

El timo de la productividad: así te engañan los expertos

Trabajar de la manera más eficiente es una máxima que quieren cumplir todos los empleados pero, ¿y si en realidad tuvieran que ocuparse de ello las empresas?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El aumento de la productividad es una de esas indulgencias que los gurús del siglo XXI pretenden vendernos para que nos convirtamos en trabajadores modelos. "¡Sigue estas 20 formas para conseguir que tú y tu equipo seáis mucho más productivos en el trabajo!", "comer alimentos saludables te ayudará a mantener el cerebro adecuadamente alimentado, mejorará tu capacidad mental e impactará en tu productividad", "conquista la procrastinación con la Regla de los dos minutos".

Los anuncios que anteriormente te prometían que perderías peso o conseguirías a la mujer de tus sueños con solo seguir unos pasos han mutado en webs y libros que te prometen el oro y el moro empresarial.

Dios salve a la productividad

El' trabajamos para vivir' es cada vez más un 'vivimos para trabajar', en un mundo donde algunos aspiran por una utópica jornada laboral de tan solo cuatro días. El Partido Laborista en Reino Unido y Más País en las pasadas elecciones españolas coincidieron en incluir en su programa electoral la promesa de reducir gradualmente la carga de trabajo (sin que eso repercutiera en el salario) hasta llegar a las 32 horas en un plazo de diez años.

Y, mientras tanto, en ese mundo extraño en el que vivimos, el pasado mes de diciembre la empresa británica StandardToilet patentó un retrete inclinado para elevar la productividad. El tiempo es oro, más aún en las empresas, por lo que la solución contra aquel compañero que se pasa media jornada laboral en el excusado es, sin duda, un váter inclinado 13 grados hacia delante, de tal modo que las piernas empiecen a doler si permaneces más de cinco minutos sentado en él.

Esta medida digna de una novela distópica de Orwell se explica con la justificación de la compañía: supuestas encuestas recientes aseguran que muchos empleados invierten hasta 28 minutos en el retrete, lo que supone un coste muy alto para las empresas.

En Noruega, una empresa exigió a las empleadas que usaran pulseras mientras menstruaban para demostrar que tenían que ir al baño con frecuencia

Los británicos no han sido los únicos en mezclar pausas para el baño con productividad. Según explica un artículo recientemente publicado en 'The Conversation', una empresa con sede en Chicago fue noticia cuando un sindicato presentó una queja contra ella por "acoso en el baño". Al parecer, la empresa había introducido tarjetas magnéticas para controlar el uso del inodoro y aconsejaba a los empleados que no pasaran más de seis minutos en el retrete, llegando a entregar tarjetas regalo a los que no sobrepasasen ese tiempo.

En Escocia, por otra parte, se pidió al personal de un centro de atención telefónica que firmara un nuevo contrato que limitaba los descansos para ir al baño a solo dos minutos en un total de cuatro horas. Y en Noruega, una empresa exigió a las empleadas que usaran pulseras rojas mientras menstruaban para demostrar que podían ir al baño con más frecuencia por una razón de peso.

¿Todo el mundo se ha vuelto loco con las pausas para el baño o realmente la productividad se ve afectada por esos pequeños detalles? Nadie puede negar que esta es fundamental para fortalecer la economía de un país. Solo hay dos formas de incrementar la renta per cápita de una sociedad: o aumentando el número de horas totales durante las que se fabrican bienes y servicios o incrementando el número de bienes y servicios fabricados por cada hora trabajada, es decir, o trabajando más o con mayor productividad, y teniendo en cuenta cuánto admiramos a los suecos, es probable que no queramos volver a casa de madrugada después de una jornada infernal.

No son los trabajadores. La falta de productividad tiene que ver más con la escasa inversión en capital humano o la segmentación del mercado laboral

Sin embargo, según los expertos, la productividad en España lleva años estancada y presenta una evolución 'contracíclica' desde los años 90. Las razones tienen más que ver con la mala calidad de los equipos directivos así como con el crecimiento de sectores que en realidad son poco productivos. Según un reciente estudio de BBVA Research "la escasa inversión en capital humano específico, la menor formación en el puesto de trabajo, la segmentación en el mercado laboral o la prevalencia de organizaciones de dimensión reducida" también son algunas de las causas.

Por lo tanto, ¿realmente sirve de algo intentar incentivar al trabajador con diversas medidas cuando realmente se trata de un problema más complejo que se escapa a sus competencias? Según una colección de ensayos recientemente publicados por expertos, parece que no. Aseguran que, en lugar de optimizar cada minuto del tiempo de la jornada laboral, los directivos deberían centrarse en mejorar la calidad de vida de sus trabajadores.

Varios de los ensayos sostienen que dar voz a los empleados para que se sientan representados es crucial para aumentar la productividad. Es más probable que las nuevas tecnologías en el lugar de trabajo tengan éxito cuando los trabajadores se sientan involucrados en la toma de decisiones.

En lugar de optimizar cada minuto del tiempo de la jornada laboral, los directivos deberían centrarse en mejorar la calidad de vida de sus trabajadores

En otras palabras, estandarizar las tareas y capacitar al personal ayuda a mejorar la motivación del personal, lo que a su vez se traduce en beneficios para la empresa. No parece un asunto baladí, pues el absentismo laboral marcó un récord histórico en España en 2019.

Es un hecho que las empresas más exitosas son las que están constantemente innovando. Quizá la clave para que realmente mejore la productividad sea que todos esos consejos que podemos leer en webs (planifica tu jornada, levántate temprano, aprende a decir que no) comiencen a centrarse más en las empresas y menos en los trabajadores a título particular.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios