SALUD DERMATOLÓGICA

Por qué no deberías ducharte con agua muy caliente: no es bueno

Se trata del momento que llevas esperando después de una larga y gélida jornada. Pero diversos expertos tienen opiniones que aseguran que no es tan sano como parece

Foto: ¡Ups! Demasiado caliente... (iStock)
¡Ups! Demasiado caliente... (iStock)

No hay nada como una ducha caliente. Se trata de uno de los grandes placeres de la vida, sobre todo después de un día de duro trabajo y frío helador. ¿Hay algo que pueda sentar mejor? Si encima haces deporte y has hecho sudar a tu cuerpo, la ducha te resultará el triple de gratificante. Sin embargo, hay algunos médicos y expertos que piensan que si el agua está a muy alta temperatura puede estar haciendo más daño que bien a la salud de tu piel.

"Cualquier infección cutánea puede empeorar con una ducha de agua muy caliente", explica Shari Marchbein, dermatóloga neoyorquina, a la revista 'Allure'. "Elimina el sebo de la piel, así como las grasas y los aceites necesarios para mantener a la piel en perfecto estado y en su lugar la deshidratan". Aquel fenómeno que ocurre nada más salir del baño por el que los dedos se te quedan como pasas y se arrugan no es otra cosa que la falta de humedad en la dermis.

El agua, si está a altas temperaturas, destruye la barrera cutánea que protege la piel de agentes infecciosos o irritantes

Pero no solo deben tener precaución aquellas personas con algún tipo de problema en la piel. Pasar períodos prolongados de tiempo bajo la ducha hirviendo puede tener efectos perjudiciales no solo para la dermis, también para el cabello. La revista 'Allure' ha reunido a diferentes expertos para que muestren su visión del caso al respecto, y si hay alguna esperanza para todos aquellos que no podemos imaginar la vida sin pasar por la ducha cada mañana o antes de acostarnos.

Eccemas o acné

Evidentemente, si sufres de dermatitis atópica y el agua está demasiado caliente, solo puede ir a peor. También ocurre con enfermedades como la psoriasis, el acné o el síndrome de la piel rosácea. De igual forma, si tienes una piel excesivamente seca también corres el riesgo de que la ducha haga empeorar su estado. La razón es que el agua, si se encuentra a altas temperaturas, destruye la barrera cutánea que protege a la piel.

Si está caliente, puede ser demasiado agresiva para el pelo y evita que el champú cumpla su función

"Una barrera cutánea deteriorada es la principal causa de piel seca, así como también la eliminación de las grasas saludables que hay en la parte superior de la dermis, compuestas de colesterol, ácidos grasos y ceramidas, esenciales para mantener una buena salud dermatológica", sostiene Marchbein. "Y es precisamente tener la piel seca lo que hace que hace que la capa protectora de lípidos sea incapaz de guardar la humedad y mantener a las bacterias u otros agentes irritantes fuera de tu alcance". Si la falta humedad, lo mejor es que optes por baños de agua más templada, ya que si mantienes esta rutina de forma frecuente se te pueden presentar otros problemas de salud, como eccemas o el síndrome de la piel rosada.

¿Y si tienes la piel sana?

Aunque no tengas ninguna afección relacionada con la piel, una ducha de agua caliente también puede resultar muy perjudicial para la misma, ya que barre todos los aceites naturales y beneficiosos de la dermis. "La moderación es clave cuando te duchas con el agua muy caliente", asegura Dhaval Bhanusali, experta dermatóloga afincada en Nueva York. Además, es en invierno cuando más riesgo corremos de dañar a la epidermis: "Todos somos más propensos a tener piel seca y sensación de picazón a medida que bajan los niveles de humedad y subimos la temperatura al agua", reconoce el experto. "Además, el aire caliente y seco de los radiadores también extrae la humedad de nuestra piel".

¿Y el pelo?

Al igual que el agua muy caliente elimina los aceites beneficiosos y las grasas saludables que protegen la piel, repiten el efecto con el cabello. Además, impide el crecimiento del cabello, razón de que te crezca más lento en invierno o que se te caiga más veces con los cambios de estación. "El agua a altas temperaturas puede ser demasiado agresiva para el pelo, así como que puede evitar que el champú o el acondicionador enjuaguen, lo que afectará a su calidad y textura".

En definitiva, lo mejor que puedes hacer es no abusar de las duchas de agua durante un tiempo demasiado largo. Si lo haces rápido minimizarás los daños. Y no solo eso, también ganarás en calidad de vida y conseguirás rebajar la factura del gas, que por estas épocas no tiene pinta de que sea muy baja".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios