Ponte en forma con seguridad

Los nueve mitos más comunes sobre el ejercicio que en realidad son falsos

Una profesora de Fisioterapia del Trinity College de Dublín revela varios conceptos erróneos que muchas personan tienen sobre el entrenamiento

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Llega la Navidad y con ella las comilonas, los reencuentros, los regalos y, por supuesto, los propósitos de Año Nuevo. Seguramente tengas en mente que 2020 -por fin- va a ser el año para hacer ejercicio, aunque tu ajetreada vida pueda impedírtelo.

Igual que hay muchas razones por las que la gente no practica ningún deporte, también existen muchos conceptos erróneos sobre el ejercicio. Julie Broderick, profesora de Fisioterapia del Trinity College de Dublín, revela nueve conceptos erróneos que muchas personan tienen sobre el ejercicio, recoge 'Science Alert'.

1. "Estoy en forma, no necesito hacer ejercicio"

Desafortunadamente, los beneficios para la salud del ejercicio no durarán si no sigues entrenando. Una reducción significativa o abandono puede causar una fuerte pérdida de las mejoras para tu cuerpo, como la capacidad cardiovascular y la resistencia, según un estudio del Athletic Club de Bilbao. La constancia es la clave. Mantener altos niveles de actividad física a lo largo de tu vida se asocia con mejores resultados para tu salud.

2. "Moverte todo el día no beneficia"

Estar de pie y moviéndote todo el día significa que sigues un alto nivel de actividad física y esto mejora tu salud. Para optimizar los beneficios, aumenta tu nivel de ejercicio lo suficiente como para sudar un poco (siempre que sea posible), recomienda la experta.

3. "Entrenar solo diez minutos no sirve"

La buena noticia es que las pautas recientes que transmiten los especialistas han eliminado esta creencia. No hay un umbral mínimo para los beneficios en la salud, por lo tanto, puedes realizar tareas diarias activas para tu cuerpo, como cargar las bolsas de la compra y emplearte a fondo con la limpieza de la casa.

El envejecimiento no causa problemas importantes hasta que llegas a los 90 años, por lo que debes seguir haciendo deporte a pesar de tu edad

Trata de hacer, por ejemplo, entre tres y cinco períodos cortos de actividad (de medio minuto a dos minutos) que se extiendan a lo largo del día como subir algunos tramos de escaleras con una intensidad lo suficientemente alta como para cansarte.

4. "Tengo una enfermedad, debo evitarlo"

Esto no es cierto. Ser más activo beneficiará una serie de patologías como el cáncer, enfermedades cardíacas y patología pulmonar obstructiva crónica.

Debes ser tan activo como permita tu condición. Márcate el objetivo de 150 minutos a la semana de actividad moderada si es posible. Si tienes una patología muy compleja, pide la autorización a un médico antes de comenzar un nuevo entrenamiento y busca el asesoramiento de un fisioterapeuta u otro profesional del ejercicio.

5. "Soy viejo para hacer ejercicio"

La evidencia muestra que el envejecimiento por sí solo no es una causa de problemas importantes hasta que llegues a los 90 años. La fuerza, la potencia y la masa muscular se pueden aumentar, incluso a esta edad avanzada.

La especialista recomienda que incluyas ejercicio aeróbico, entrenamiento de equilibrio y fortalecimiento muscular si tiene 65 años o más.

6. "El ejercicio me hará adelgazar"

No necesariamente. Combina la restricción calórica con la actividad física para perder peso y recuerda: no puedes olvidarte de tomar una mala dieta.

Las personas que tienen objetivos de pérdida de peso bastante grandes (por encima del 5% del peso corporal) y las personas que intentan mantener una cantidad significativa de peso (para tener músculos) pueden necesitar hacer más de 300 minutos a la semana de actividad de intensidad moderada para lograr su objetivo.

7. "Correr una vez por semana es suficiente"

Partiendo de la base de que cualquier cantidad de 'running', aunque solo sea una vez por semana, genera importantes beneficios para la salud. Si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio, se ha demostrado que tan solo 50 minutos de carrera una vez por semana a un ritmo lento reduce el riesgo de muerte prematura.

Eso sí, según un estudio, los niveles más altos de carrera no necesariamente mejoran los beneficios de mortalidad.

8. "Estoy embarazada, debo reposar"

Según un informe, la actividad física de intensidad moderada es segura para las mujeres embarazadas. Del mismo modo, no presenta ningún riesgo para el bienestar del feto, recoge otro estudio.

Aunque ya estés en forma no debes dejar de hacer deporte. Una reducción significativa del mismo puede afectar al beneficio previo que has obtenido

Además, la actividad física disminuye el riesgo de aumento de peso excesivo y diabetes gestacional durante el embarazo, destaca un escrito del Departamento de Sanidad estadounidense.

9. "No me encuentro bien"

Si tienes fiebre, estás muy mal o experimentas altos niveles de dolor o agotamiento, no hagas ejercicio. En la mayoría del resto de casos, estar físicamente activo es seguro, pero debes escuchar a tu cuerpo y disminuir tu carga de ejercicio si es necesario.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios