Trucos para salir con alguien que tiene hijos
  1. Alma, Corazón, Vida
SI QUIERES, PUEDES

Trucos para salir con alguien que tiene hijos

A veces las relaciones de pareja son difíciles, y si estás conociendo a alguien que ya ha sido padre con otra persona la cosa se pone aún más complicada. ¿Qué puedes hacer?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Imagina que empiezas a conocer a alguien. Os veis a diario, quedáis para salir, el sexo funciona genial, os divertís, tenéis muchas cosas en común... Todo parece perfecto hasta que te dice que tiene hijos.

Al principio eres un poco reacio y no quieres adentrarte en el fango, pero lo piensas mejor y lo quieres intentar. Al fin y al cabo no son tuyos y no son tu responsabilidad. Todo suena precioso, pero ¿y la hora de la verdad? ¿Es fácil tener una relación con una pareja que ya ha sido padre o madre?

Foto: Foto: Istock.

Crees que alguien con hijos es una persona responsable y comprometida, pero tas cuenta que hay momentos en los que tiene otras prioridades. Lo cierto es que te has metido en una situación que no es sencilla, no por los pequeños en sí, sino porque esta persona tiene un compromiso de por vida.

No serás su "padrastro"

Todos tenemos en la cabeza la imagen de la madrastra de Cenicienta o cualquier película en la que haya niños y el padre o la madre se echa pareja. Tranquilo, no tienes por qué convertirse en esa figura malvada que muchos chavales odian. No todo son desventajas, existen cosas positivas. Por ello, antes de tomar una decisión, debes conocer todo lo que implica una relación así.

Valora su tiempo. Si creías que tu vida era un lío imagina sacar tiempo cuando tienes que hacer las cosas de casa, trabajar, y encima cuidar de los niños. La lista nunca termina. Prepárate porque los horarios cambiarán. Intenta ser flexible y planifica con él o ella tiempos en la que solo haya espacio para vosotros. Eso sí, comprende que a veces surgen imprevistos y no te enfades si de repente debe ir a recogerlos al colegio cuando está contigo.

He estado con parejas que tenían niños y solo puedo decirte que huyas. Nunca estarás en primer plano

El Confidencial se ha puesto en contacto con algunas personas que han tenido este tipo de relaciones y esto es lo que nos han contado. "Mi consejo es que tengas paciencia y sepas dónde te metes. Debes tener en cuenta que nunca serás la primera opción para nada, que siempre va a ir alguien antes que tú porque los críos ya estaban antes de que llegaras y que va a ser siempre así", explica Patricia de 28 años.

"Debes saber que estarás en segundo plano y tendrás que aguantar situaciones que no te gustan y callarte porque no es tu competencia. Vivirás con una persona con horarios, pues la custodia determinará cuándo puedes ver a tu pareja y cuando no en el caso de que estén divorciados. La posibilidad de que tú quieras volver a tener hijos tendrá que hablarse, ya que él ya tiene. En fin, ser consciente de dónde te metes, de que nunca serás lo primero, pero sí algo importante. Si tu amor te compensa, adelante", termina.

Ve poco a poco

Es genial que hayas llegado a un punto en la relación en el que te sientas lo suficientemente cómodo como para conocerlos, pero no te apresures si tu pareja aún no quiere. Recuerda que su prioridad es proteger a sus hijos y sus sentimientos, lo que no debes tomar como un ataque personal contra ti.

Alguien con hijos es una persona responsable y comprometida, pero debes darte cuenta de que hay momentos en los que tendrá otras prioridades

Permitir que alguien entre en la vida de los niños es un gran problema, y ​​tu media naranja podría tener muchas razones para no estar listo. La mejor manera de ayudarlo a sentirse mejor es ser respetuoso con su decisión. Si pides conocerlos y te dice que aún no está listo, sonríe y di algo como: "Entiendo. Sé que son importantes y quieres protegerlos. Solo sé que estoy listo cuando tú lo estés".

"He tenido dos parejas que tenían niños y solo puedo decirte que huyas. No merece la pena estar sufriendo tanto con alguien que nunca va a tenerte en primer plano. En la primera relación que tuve, al principio me llevaba genial con su hija, pero poco a poco se fue convirtiendo en una pesadilla. No me respetaba. La siguiente vez apenas lo intenté y mis pocas ganas de involucrarme hicieron que todo acabara", comenta Roberto, de 36 años.

Relaciones de pareja Trucos HIjos Paternidad Relaciones personales
El redactor recomienda