Ejemplo de superación

Los dos cambios que ayudaron a este padre a adelgazar cuarenta kilos

El hombre, de 34 años, había estado yendo mucho a restaurantes y comiendo en exceso en los últimos tiempos, sin prestar atención a su dieta

Foto: Foto: Mike Ewing
Foto: Mike Ewing

Mike Ewing llevaba tres horas esperando en la cola para subirse a la atracción de Harry Potter de Universal Studios. El propietario de una empresa de climatización en Westminster (Maryland, EEUU) estaba entusiasmado por disfrutar, sin embargo, justo antes de que pudiera subir, un empleado se lo llevó a un lado y le pidió que se sentara en una silla para verificar que podía ajustarle el arnés de seguridad. Ewing, a sus 34 años, no entraba y no pudo montarse.

"Fue uno de los momentos más vergonzosos de mi vida", explica el hombre a la revista masculina 'Men's Heatlh'. “Estar tan gordo como para no caber en la atracción de Harry Potter fue una verdadera llamada de atención", señala.

La mayor parte de su vida mantuvo un peso normal, pero en lo últimos años había estado yendo mucho a restaurantes, comiendo en exceso, sin prestar atención a su dieta. Su peso, dice, "subió bastante rápido". Comenzó a sentirse cohibido, teniendo que comprar en tiendas de tallas grandes y llegó a pesar 127 kilos.

Cambiar la dieta y ejercicio

El primer cambio que realizó fue en su dieta. Eliminó el azúcar y dejó la mayoría de los carbohidratos. Asimismo empezó a trabajar con un entrenador personal que le dijo que levantase pesas dos veces por semana: un día de trabajo de la parte superior del cuerpo y otro de la inferior. "No es una locura de cambio, pero es un hábito que he mantenido hasta hoy", relata.

El hombre bajó a 113 kilos bastante rápido. Tras unas semanas dejó la dieta restrictiva, pero se mantuvo en el mismo peso. Después comenzó a tener problemas de salud que le hicieron volver a subir de peso: infecciones intestinales y gota, la cual que le impidió caminar. Pero teniendo dos niñas pequeñas, se dio cuenta que tenía que ponerse más en serio.

Eliminó el azúcar y dejó la mayoría de los carbohidratos. Asimismo empezó a trabajar con un entrenador personal y pesas dos veces por semana

Así que, de nuevo, volvió a hacer dieta y en seis meses perdió otros 20 kilos. Ahora puede comprar ropa en las tiendas convencionales y su cintura es de talla media, algo que nunca recuerda haber tenido. Ahora siente más confianza en sí mismo. "Soy un mejor padre y marido", explica. "Eso es realmente lo que importa", añade.

En cierto modo, ha sido un largo viaje, pero tener a su mujer de apoyo le ha ayudado a mantenerse motivado. Asimismo, unos meses después de su plan para perder peso, ella comenzó el suyo. "Empecé a verme mejor y ella también comenzó a sentirse más feliz", cuenta. “Nos ayudamos mucho el uno al otro con esto. Una vez que comienzas a ver resultados, es mucho más fácil seguir adelante”, destaca.

En pocos meses, la gente se dio cuenta de todo el peso que había perdido y suele ser un tema de conversación con sus amigos. "Eso sí, todavía quiero perder más peso, mi objetivo de llegar a los 85 kilos", aclara Ewing.

El joven da una serie de consejos para todo el mundo que quiera estar más en forma: "Encuentra una dieta y ejercicio que te funcione y quédate con ellos". "Hacer ejercicio es lo más importante que puedes hacer para la salud general de tu cuerpo", añade, "pero la pérdida de peso realmente comienza cuando controlar lo que comes".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios