PUEDE IMPLICAR DAÑO CEREBRAL

¿Se te ha metido agua en el oído? Lo que hacías hasta ahora puede ser muy peligroso

Las fuerzas de aceleración implicadas en la expulsión de agua del conducto auditivo humano pueden afectar a nuestro cerebro

Foto: Una buena ducha es siempre placentera. (iStock)
Una buena ducha es siempre placentera. (iStock)

Todos lo hemos hecho alguna vez. Sales de la ducha, de la piscina o de la playa y se te ha metido agua en el oído y ¿qué hacemos? Sacudir la cabeza para tratar que salga de nuestra oreja. Es instintivo, pero no deberíamos hacerlo… o eso dice la ciencia.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) ha realizado un estudio en el que no aconseja llevar a cabo esta práctica, ya que podría acarrear riesgos graves para la salud, sobre todo si hablamos de niños pequeños. Según su investigación, las fuerzas de aceleración implicadas en la expulsión de agua del conducto auditivo humano podrían exponer a éstos a daño cerebral.

"Nuestra investigación se centra principalmente en la aceleración necesaria para sacar el agua del canal auditivo", señala a Science Alert Anuj Baskota, estudiante de ingeniería de la Universidad de Cornell. "La aceleración crítica que obtuvimos experimentalmente en tubos de vidrio y canales auditivos impresos en 3D fue alrededor de 10 veces la fuerza de gravedad para tamaños de oídos infantiles, lo que podría causar daño al cerebro".

Más peligro en niños

Aunque se trata de experimentos en los que no se usó a personas, por lo que no puede tomarse como una prueba clínica de daño cerebral, sí puede ser una llamada de atención para que evitemos un gesto que puede ser potencialmente peligroso para la salud.

Acostarse de lado o mover el lóbulo de la oreja pueden funcionar igual de bien y tú cerebro no lo pagará

Para medir las fuerzas necesarias para desalojar el agua de una oreja, el equipo diseñó tubos de vidrio de diferentes diámetros, destinados a funcionar como una réplica simplificada de un canal auditivo humano real. Para diseñar el oído falso de la manera más realista posible, los investigadores imprimieron en 3D un modelo de canal auditivo humano y recubrieron el interior del tubo de vidrio con silano, para igualar aproximadamente el nivel de hidrofobicidad (capacidad para repeler el agua) que se encuentra en los canales de un oído real.

"Los resultados revelaron que la aceleración crítica para eliminar el agua del conducto auditivo depende en gran medida del volumen y la posición del líquido atrapado dentro del tubo. No obstante, la aceleración crítica está en el orden de 10g, lo que puede causar graves daños al cerebro humano" explica el equipo en el estudio

Alternativas

Según sus investigaciones, los niños podrían estar especialmente en riesgo, ya que requieren, físicamente hablando, una mayor cantidad de aceleración para desalojar el agua atrapada en tubos de menor tamaño.

Así que, teniendo en cuenta esto, lo mejor es optar por soluciones igual de simples y menos peligrosas para sacar el agua de tus oídos. Acostarse de lado o simplemente mover el lóbulo de la oreja pueden funcionar igual de bien y tú cerebro no lo pagará.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios