LOS QUE TIENES QUE EVITAR

Cómo elegir el mejor asiento de avión para volar sin gastar dinero de más

Es muy importante conocer en qué tipo de avión vas a viajar para evitar llevarte sorpresas indeseadas

Foto: La importancia de conocer los aviones al reservar asientos. Foto: EFE Toni Albir
La importancia de conocer los aviones al reservar asientos. Foto: EFE Toni Albir

El asiento en un vuelo no es una cuestión baladí. Elegir un buen sitio puede determinar que tengas un viaje agradable o que, por el contrario, las horas del mismo se conviertan casi en un infierno.

Empecemos por lo más básico. Si te lo puedes permitir y se trata de un viaje largo, apuesta por los asientos de clase ejecutiva o Business. Si te decides por ellos o tu empresa puede pagártelos ya puedes dejar de leer. Si no es el caso y quieres el mejor asiento sin pagar de más, este es tu artículo.

Antes de nada, has de planificar en el tipo de avión en el que vas a viajar. No debes fiarte de la numeración del asiento, ya que dependiendo de la aeronave en la que vayas a volar, cambia su situación, haciendo que puedas estar al lado de los lavabos o junto a una ventana ciega.

¿Qué tipo de viajero eres?

Si no eres un friki de los aviones o simplemente no tienes ni idea de la marca y modelo del avión, puedes usar la web SeatGuru, que te dará información de cómo se distribuye la cabina del transporte en el que te vas a mover y cómo es la configuración de las filas de plazas.

El peor es el situado en el centro, ya que estarás encajonado entre dos personas y carecerás de ventana

Esta herramienta te indicará qué asientos son particularmente buenos o malos en un avión, sabiendo con anticipación si cuenta con espacio adicional o limitado para las piernas, no puede reclinarse, está al lado de la cocina o el lavabo o carece de una ventana.

Según Popular Science, hay un tipo de asiento para cada tipo de viajero, teniendo en cuenta lo que va a hacer o no durante el vuelo.

Para aquél que no piensa dormir durante el vuelo y quiere dedicarse a ver películas o trabajar, el mejor asiento, para una configuración de tres filas de asientos de tres plazas cada una, es el de pasillo en la fila central y en las laterales. Solo serás molestado por una persona (la del asiento central) y tendrás la libertad de levantarte cuando quieras sin tener que perturbar a nadie.

El peor es el situado en el centro, ya que estarás encajonado entre dos personas y carecerás de ventana, ventaja que pueden disfrutar aquellos colocados en los extremos…que también tienen la pega de tener que molestar a dos viajeros si tienen la vejiga floja.

Sin embargo, si lo tuyo es embarcar y dormir, el mejor asiento es el de ventana, ya que no serás molestado por nadie y puedes dormir apoyado en la mampara del cristal. Si eres incapaz de descansar en posición sentada y necesitas apoyar la cabeza en el asiento de delante, olvídate de aquellas plazas con mucho tránsito de personas y de las de espacio adicional para las piernas, ya que no llegarás cómodamente a usar el asiento delantero como almohada.

Estrategia cuando sois más de uno

Si no viajas solo, hay que tirar de estrategia y, como decimos, estudiar antes la colocación de los asientos, ya que hay aviones con configuración 2-4-2, 3-3, 3-3-3, 2-2… y, dependiendo de esto, tú colocación y la de tus acompañantes puede ser de una manera (en la misma fila) u otra (en diferentes filas).

Finalmente, tu último recurso puede ser el de rogar a los empleados del check in que te cambien el asiento

Si viajáis dos, una buena estrategia (aunque arriesgada), en configuraciones con filas de asientos de tres plazas, es reservar los asientos de los extremos y esperar que el avión no se llene, pues los asientos de en medio son los últimos en ocuparse. Si tienes suerte, gozaréis de espacio extra, si no, puedes a última hora pedir a la persona que ha quedado en medio intercambiar el asiento para estar junto a tu pareja o amigo/a.

Dicho todo esto, cada vez es más difícil evitar pagar por elegir asientos, ya que muchas compañías imponen costes por esta acción, y te ofrecen la opción gratuita de elegirlos aleatoriamente. Si puedes elegirlos, tú, mucho mejor; y si no es el caso, una opción es que cuando llegues al aeropuerto hables con los encargados del check in y les pidas, con toda la amabilidad que puedas, que te cambien, si es posible, el asiento.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios