TUMOR DE STICKER

El cáncer que se contagia de perro a perro: el más antiguo del mundo

Se transmite sexualmente y según los científicos es un tipo de enfermedad muy extraña que se desarrolló hace miles de años en el continente asiático

Foto: Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

¿Te suena haber escuchado alguna vez hablar del tumor de Sticker? Si eres un amante de los perros, es posible que sí. Es el cáncer más antiguo y uno de los pocos que son contagiosos, en este caso por vía sexual.

Aunque es benigno, acumula una cantidad mucho más elevada de reproducciones (unas 38.000 frente a las más o menos 100) que la de los tumores humanos. Se originó en algún lugar de Asia hace entre 4.000 y 8.500 años, cuando una célula en los genitales de un can desarrolló mutaciones que le permitieron multiplicarse sin control, casi haciendo a este cáncer inmortal a lo largo del tiempo.

Se conoce también como Tumor Venéreo Transmisible (TVT) y sobre todo afecta a perros callejeros, quienes se van cruzando con otros sin control y se van contagiando. Ahora, un grupo de investigadores asegura que ha logrado desgranar la historia evolutiva de esta enfermedad desde los primeros animales en los que se originó y es aún más extraña de lo que creían.

Cada célula cancerosa de este cáncer es un 'parásito' que puede establecer un tumor en otro perro. Entre los animales salvajes, solo hay ocho ejemplos conocidos de tales enfermedades transmisibles. Dos crecen en los rostros de los demonios de Tasmania y los otros cinco repartidos entre algunos tipos de mariscos, pero ninguno es tan antiguo, prolífico o exitoso como el TVT.

Síntomas y características

Este tipo de cáncer, comúnmente se suele alojar en las partes internas de los genitales, aunque se puede apreciar a simple vista en forma de formaciones anormales, sobre todo cuando este ya tiene un tamaño considerable. Cuando son casos muy avanzados también pueden empezar a darse sangrados severos y dolorosos. En las hembras el tumor puede crecer tanto en su vagina que llegue incluso a sobresalir.

En España es extremadamente raro encontrarse con este tipo de tumor. De hecho, nuestro equipo no ha visto nunca ninguno

Adrián Báez Ortega, principal autor de el estudio realizado en el departamento de medicina veterinaria de la Universidad de Cambridge y publicaco en 'Science', junto a otros 80 científicos, ha recopilado 546 muestras de este cáncer en 43 países. A medida que crece un tumor normal, también evoluciona. Aunque la aparición de mutaciones es aleatoria, en el caso del TVT cada una queda fijada y se acumula a las anteriores.

Este proceso de cambio constante significa que los quistes pueden ser genéticamente diferentes, al igual que la forma en la que se propaga (o hace metástasis) a otros órganos. Al comparar estos patrones, los científicos han podido identificar cuáles y dónde fueron los que se originaron primero y averiguar cómo surgió, evolucionó y se propagó este cáncer.

Intrasmisible a humanos

Tranquilo, tu mejor amigo es fiel hasta para esto. Esta enfermedad no puede contagiarse a los seres humanos. "En España es extremadamente raro encontrarse con estos casos. De hecho, nuestro equipo no ha visto nunca ninguno. Por ejemplo, en Brasil ha sido el país donde más pude conocer sobre este tipo de enfermedad por la gran cantidad de perros que la sufrían", asegura Alfredo Rodríguez, especialista en medicina interna en una clínica veterinaria de Madrid.

"A veces es posible ver también tumores en el hocico de los animales simplemente por oler el órgano reproductor del otro. Solo con el roce, las células se desprenden hacia la siguiente víctima", continúa. "Se cree que el primer caso data hace unos 6.500 años, pero las grandes ramas se remontan hasta hace 2.000 desde Asia hacia Europa, después América, África y Oceanía. ¿Cómo pudo ser? Seguramente en los navíos de los marinos", añade.

Este tipo de cáncer se suele alojar en las partes internas de los genitales, aunque se puede apreciar a simple vista en forma de formaciones anormales

Para localizar el origen y la propagación geográfica, los científicos se aprovecharon de que uno de los procesos que intervienen en la aparición de mutaciones tumorales tiene que ver con la latitud, específicamente con la diferente cantidad de radiación ultravioleta. Observaron que las muestras procedentes de las regiones ecuatoriales tenían mayor carga y por eso llegaron a la conclusión de que se originó en el continente asiático.

Terapia adaptiva

¿Existe algún tratamiento? La mayoría de los casos se dan en perros callejeros, por lo que es poco probable que tu perro de raza padezca la enfermedad. En lugar de la quimioterapia agresiva, que impulsa la evolución de tumores resistentes y recurrentes, algunos investigadores están estudiando una estrategia llamada terapia adaptativa. Su plan es tratar los cánceres de manera intermitente y suave, lo suficiente como para controlarlos, pero no tanto como para provocar el aumento de la resistencia.

El objetivo no es curar, sino domesticar, convertir la enfermedad en un problema a largo plazo, pero manejable. Sin embargo, su futuro es incierto. Si bien no logra añadir mutaciones beneficiosas, tampoco elimina las dañinas. Eso es comprensible porque gran parte de su ADN comprende genes para el desarrollo del animal. Por eso puede 'permitirse el lujo' de dejar que las mutaciones se vuelvan obsoletas. Pero con el tiempo, las células que aún necesita también recibirán contratiempos. Lentamente, el tumor se debilitará y será menos eficiente. "Son cánceres muy raros y es muy posible que a lo largo de los años desaparezcan porque no se puedan adaptar al medio", concluye el veterinario.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios