Qué causa cáncer: todo lo que la ciencia nos dice al respecto
  1. Alma, Corazón, Vida
la prevención es importante

Qué causa cáncer: todo lo que la ciencia nos dice al respecto

No fumas ni bebes e intentas evitar los alimentos procesados, pero aun así hay otros factores que pueden incrementar el riesgo de contraer la enfermedad. Son estos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es, probablemente, una de las palabras más temidas en nuestro idioma. El cáncer es la segunda causa de muerte, solo por detrás de las enfermedades cardíacas. En realidad es un término muy amplio que abarca muchísimas enfermedades, aunque todas tienen un denominador común: las células cancerosas adquieren la capacidad de multiplicarse y diseminarse por todo el organismo sin control.

El cáncer de pulmón empieza en el pulmón y el de colon en el colon, pero todos ellos pueden sufrir diseminaciones que se conocen como metástasis. Los síntomas y el tratamiento dependen del tipo de cáncer y de lo avanzada que esté la enfermedad, y aunque algunos de ellos están determinados por predisposiones o defectos genéticos, por lo que no podemos hacer nada al respecto, también es cierto que está más que demostrado que comer cosas específicas, respirar ciertas sustancias o incluso usar algunos tipos de plásticos aumentan el riesgo a desarrollar algunos cánceres mortales.

Aquí te ennumeramos algunos factores peligrosos que la ciencia ha relacionado fuertemente con el cáncer y que por tanto es bueno conocer. Algunos los conocerás de sobra (obesidad, tabaco, alcohol, contaminación y un largo etcétera), pero otros puede que te sorprendan.

Azúcar

Probablemente has oído más de una vez que comer muchos dulces no solo conduce a la diabetes sino que puede dañar tus células y aumentar el riesgo de cáncer. Pues bien, eso no es todo. Una nueva investigación sugiere que el azúcar puede alimentar el crecimiento de tumores en el cuerpo, porque serviría como "combustible" para la enfermedad. En palabras del biólogo belga Johan Travelein, que ha investigado sobre ello: "El consumo de azúcar por parte de las células cancerosas conduce a un círculo vicioso de estimulación continua en el desarrollo y crecimiento del cáncer".

Sus hallazgos sugieren que los genes más comunes que causan cáncer, llamados proteínas Ras, alimentan tumores agresivos con su consumo de azúcar. En resumen, el azúcar "despierta" a las células cancerosas existentes, haciéndolas multiplicarse y expandirse rápidamente, según la investigación.

Exposición al sol sin protección

Quizá eres de los que piensa que todo el mundo cuando está moreno está más guapo, pero igual deberías replanteártelo. No importa lo que escuches en los salones de bronceado, el daño acumulativo causado por la radiación ultravioleta puede provocar un envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas y sí, incluso cáncer de piel). Según la Skin Cancer Foundation, las personas que usan una cama de bronceado antes de los 35 años aumentan el riesgo de desarrollar melanoma en un 75%.

Está más que demostrado que comer cosas específicas, respirar ciertas sustancias o usar algunos plásticos aumenta el riesgo de cáncer

El sol también puede lastimarte, intenta usar ropa protectora así como crema solar y busca la sombra, sobre todo si vas a estar expuesto al sol durante más de 15 minutos.

Productos químicos

Algunas personas trabajan diariamente con sustancias que causan cáncer. Los que se encuentran en riesgo de entrar en contacto con dichas sustancias son:

Trabajadores de aluminio

Pintores

Pavimentadores de alquitrán

Fabricantes de caucho

Peluqueros que se ocupan diariamente de tintes

Trabajadores de salones de uñas

Ebanistas (aquellos que han de cortar madera regularmente tienen probabilidad de desarrollar cáncer en las cavidades nasales)

Turnos de noche

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó el trabajo nocturno como un probable carcinógeno en 2007. Los científicos creen que trabajar largas horas en la oscuridad puede alterar los ciclos naturales del cuerpo, el sueño y la vigilia circadianos.

¿Te gusta la carne quemada?

Vamos mal. Las carnes excesivamente quemadas en la parrilla pueden estar muy sabrosas, pero probablemente aumentarán el riesgo de cáncer. Esto se debe a que continenen compuestos llamados aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

placeholder

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, cuando estas carnes (res, pollo o incluso pescado) se cocinan a altas temperaturas y se queman demasiado, junto con las grasas y jugos que liberan las llamas también lo hacen una serie de agentes químicos que, si bien no se ha demostrado que causen cáncer, sí que las pruebas en laboratorios han descubierto que producen cambios en el ADN, por lo que podrían aumentar los riesgos de padecerlo en el futuro.

Alimentos en escabeche

El pescado curado con sal, que es popular en China, tiene un alto contenido de nitratos y nitritos, carcinógenos que podrían causar algunos tipos de cáncer (de cabeza y cuello principalmente, que suelen comenzar en los tejidos húmedos que rodean la boca, la nariz y la garganta). De igual manera, comer muchos alimentos en escabeche también puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago.

Foto: La mujer cambió la quimio y la radioterapia que le aconsejaron por una dieta basada en frutas y verduras crudas

La dieta en esta enfermedad es muy importante, pues tener sobrepeso podría aumentar las probabilidades de tenerlo, y algunos estudios pequeños han sugerido que beber té verde podría ayudar a protegerse contra este mal, aunque las investigaciones a mayor escala no han encontrado tal vínculo.

A la hora de la menstruación

Aquellas mujeres a las que les baja su primera regla temprano podría tener un mayor riesgo de cáncer de mama porque están expuestas a más estrógeno y progesterona, producidos por los ovarios. Lo mismo podría sucederles a aquellas que atraviesan la menopausia y usan una terapia combinada de estrógeno y progestina para ayudar a aliviar sus síntomas.

Aunque en algunos casos estamos determinados por predisposiciones o defectos genéticos, la prevención es un factor fundamental

El uso de píldoras anticonceptivas también podría aumentar el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer cervical, aunque existen evidencias de que, por otro lado, tomar esta pastilla puede reducir el riesgo de desarrollar otros males (cáncer de útero, colorrectal y de ovario).

Implantes

De acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, colocar objetos extraños en tu cuerpo, como implantes mamarios de silicona (u otros metales y cerámicas), también puede provocar cáncer. Aunque eso no significa, según la Clínica Mayo, que tengas que ir corriendo a atacar a tu cirujano de confianza. "Una revisión reciente de casos documentados de linfomas asociados con implantes mamarios en los Estados Unidos que fue de los años 1996 a 2015 determinó que la incidencia de esta enfermedad fue de dos por cada millón de mujeres con un implante mamario texturizado".

Virus

Algunos virus pueden aumentar indirectamente el riesgo de cáncer. Esto es debido a que en algunas situaciones desencadenan cambios genéticos en las células que pueden contribuir a la enfermedad. Aquellos directamente relacionados son el del papiloma humano (VPH), que provoca cáncer cervical, los de la hepatitis B y C, que pueden causar el de hígado, además de la bacteria H. pylori que produce cáncer gástrico.

Bebidas picantes o ardiendo

Cuidado con ese café caliente que te han servido en la cafetería. Recientes investigaciones han concluido que las personas que beben mate muy caliente (que tradicionalmente se sirve así en las zonas más frías de Sudamérica) tienen tasas más altas de cáncer de esófago. El consumo de alcohol y el tabaco pueden aumentar ese riesgo. Otro estudio en Irán llegó a unas conclusiones muy parecidas.

Sin embargo, este riesgo es relativamente pequeño y fácil de evitar. Sé amable con tu lengua y con tu esófago que son los únicos que tienes y espera unos minutos antes de dar un sorbo.

Medicina Cáncer Salud Vida saludable Enfermedades
El redactor recomienda